Pasar al contenido principal

Los 7 pueblos más bonitos de Cantabria para ir de escapada rural este verano

San Vicente de la Barquera, Cantabria
San Vicente de la Barquera, Cantabria Gettyimages
  • Si eres de los que está pensando en viajar este verano por España, Cantabria pueden ser un destino más que interesante por descubrir.
  • Acantilados, alta montaña, bosques de ensueño y por supuesto costa y tradición marinera se dan la mano en una misma región.
  • Para descubrirlo aquí hay 7 de los pueblos más bonitos de Cantabria para irte de escapada rural este verano.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si estás pensando en una escapada rural este verano, Cantabria es un destino que no deberías pasar por alto. Posicionada como una de las regiones más verdes del país, sin duda la naturaleza es uno de sus principales atractivos, con parajes naturales de impactante belleza con los que sorprender al visitante.

Alta montaña, bosques espectaculares como el de secuoyas, prados, valles son algunos de los paisajes frecuentes que se dibujan en el horizonte cántabro. Sus pueblos y aldeas de interior mantienen viva aún la tradición rural y ganadera de la zona, al tiempo que ofrecen buenos ejemplo de patrimonio cultural. Imposible pasar por alto sus rutas de senderismo o su gastronomía montañesa.

Leer más:12 lugares de España tan increíbles que parecen irreales

Pero Cantabria también es el gusto marinero de las coquetas villas de pescadores que recorren la costa. Entre desfiladeros y acantilados, se esconden algunas playas de ensueño rodeadas de un entorno único.

Para ponértelo más fácil, si quieres conocer este destino aquí tienes algunos de los pueblos más bonitos de Cantabria a los que irte de escapada rural este verano.

Suances

pueblos más bonitos de Cantabria para hacerte escapada rural
elgol/Getty Images

Esta villa marinera se ubica en un entorno envidiable como es la Cornisa Cantábrica que regala al visitantes vistas a la costa desde sus imponentes acantilados.

Suances se divide entre la parte baja, conocida como "la playa" con el puerto y las playas de la Concha, la Ribera y la Riberuca, y la zona alta donde se ubican las casas de aspecto marinero y algunos de los monumentos más conocidos de este pueblo como la Casa de los Polanco, edificio del siglo XVII de estilo barroco y la iglesia de Nuestra Señora de las Lindes levantada sobre ruinas medievales. Desde esta zona también es posible contemplar una panorámica de la ría de San Martín, uno de los elementos emblemáticos del pueblo.

Con un total de seis playas en la región, Suances es además popular por la gama de actividades al aire libre que se dan en sus costas, entre ellas surf, vela, buceo o remo entre otros.

Comillas

pueblos más bonitos de Cantabria para hacerte escapada rural
Jesus Barroso/Getty Images

Recorrer las calles de esta aristocrática villa es ser testigo del esplendor que Comillas experimentó en el pasado especialmente entre finales del XIX y principios del XX. Por aquella época era el destino veraniego escogido por la familia real española, lo que hizo que buena parte de la nobleza del momento también se desplazara hasta aquí, lo que ha dejado su huella en los palacetes y monumentos que pueblan sus calles creación de artistas de verdadero renombre como el propio Antonio Gaudí.

Precisamente, entre los lugares emblemáticos de Comillas se encuentra la Casa del genial arquitecto, uno de los máximos ejemplos del modernismo. Por supuesto imprescindible también el palacio de Sobrellano, de estilo neogótico diseñado por Joan Martorell para el primer marqués de Comillas, el primer edificio de España en contar con luz eléctrica.

Más allá de su legado arquitectónico, Comillas ofrece también al visitante su playa de arena dorada. Próximo al pueblo es posible visitar el Parque Natural de Oyambre junto a la ría de la Rabia y en las cercanías, ejemplos de su pasado prehistórico como las las pinturas rupestres de las cuevas de La Meaza.

San Vicente de la Barquera

pueblos más bonitos de Cantabria para hacerte escapada rural
Zloyel/Getty Images

San Vicente de la Barquera es la villa pescadora por excelencia de Cantabria cuya actividad sigue aún hoy girando en torno a su puerto.

El municipio se asienta sobre el Parque natural de Oyambre. Esto hace que la zona albergue playas, acantilados, marismas, pequeños bosques caducifolios y por supuesto las rías salpicadas siempre salpicadas de barcas y botes de llamativos colores.

Fundada durante la Edad Media, el pueblo aun conserva algunas construcciones de esta época como el castillo y restos de la muralla. Entre otros monumentos destacados, se encuentran la iglesia de Santa María de los Ángeles, un ejemplo importante de gótico montañés y el puente el de la Maza, construido originalmente entre los siglos XV  y XVI, siendo considerado en aquel entonces uno de los más grandes del reino.

Santillana del Mar

pueblos más bonitos de Cantabria para hacerte escapada rural
MarioGuti/Getty Images

Como se suele decir, Santillana del Mar ni es santa, ni llana ni tiene mar. Aunque nada de eso resta valor a la villa, que se coloca como una de las más turísticas de la zona por su alto patrimonio arquitectónico.

Declarado Conjunto Histórico Artístico, su casco histórico deambula entre la Santillana medieval y barroca. De esta primera época destaca La Colegiata de Santa Juliana, edificio del siglo XII y uno de los mayores ejemplos de románico de Cantabria, así como la torres del Merino y Don Borja de estilo gótico. 

La Santillana renacentista y barroca se deja ver en el palacio de Velarde (XVI) o en la Casa de la Parra. Además destacan las casonas montañesas y los palacetes construidos por los indianos a su regreso de las Américas.

Hablar de Santillana del Mar es hacerlo irremediablemente también de las cuevas de Altamira, uno de los máximos exponentes del arte rupestre ubicadas dentro de este municipio.

Potes

pueblos más bonitos de Cantabria para hacerte escapada rural
Vilches/Getty Images

Potes es sin duda otro de los destino destacado a conocer por todos los amantes de la naturaleza y las actividades al aire libre.

Asentado a los pies del Parque Nacional de los Picos de Europa, entre la confluencia de los 4 valles de la comarca, en sus alrededores es posible encontrar numerosas rutas por las que practicar senderismo, bicicleta de montaña o rutas a caballo.

Su casco antiguo, declarado Bien de Interés Cultural, se encuentra dividido por el río. A ambos lados, callejuelas y caserones blasonados dibujan parte de una arquitectura plagada de torres, puentes y arcos, donde destaca la torre del Infantado del siglo XV.

De sabor rural y ganadero, Potes es además un destino gastronómico en el que degustar la cocina más tradicional de la región, como el cocido, las carnes o  platos de caza mayor.

Cartes

pueblos más bonitos de Cantabria para hacerte escapada rural
acongar/Getty Images

Cartes discurre a lo largo de la orilla izquierda del río Besaya al sur de Torrelavega.

El pueblo conserva un patrimonio de cierta relevancia histórica declarado Bien de Interés Cultural. Su casco antiguo mantiene aún hoy edificaciones que recorren los siglos XV, XVII y XVIII. Destacan los torreones góticos, la casona de los Quijano (siglo XVII) y la iglesia de Santa María de Yermo, un relevante ejemplo del románico del siglo XIII. 

El lugar es también un buen ejemplo de arquitectura montañesa presente en las casas apiladas lo largo de la antigua carretera embellecidas con escudos, blasones o flores.

Carmona

pueblos más bonitos de Cantabria para hacerte escapada rural
MarioGuti/ Getty

En la parte interior de Cantabria, entre los valles del Saja y del Nansa, se encuentra Carmona, de tradición artesana y ganadera, donde algunos de sus ganaderos aún siguen practicando viejas costumbres como la "pasá", el descenso del ganado tudanco desde los puertos. 

Declarado de interés histórico y artístico, sus empedradas callejuelas destacan por su arquitectura montañesa de los siglos XVI, XVII y XVIII repartido entre las imponentes casonas y las viviendas más humildes del barrio de La Pesca. Entre los monumentos más emblemáticos, el Palacio de Mier o  Palacio de Rubín de Celis.

Asimismo, esta aldea tradicional cántabra es un lugar idóneo para degustar la gastronomía de la zona, especialmente el cocido montañés y las carnes.

Y además