Los 7 pueblos más bonitos de La Rioja para ir de escapada rural este verano

Sajazarra
AlbertoLoyo/ Getty Images
  • Si eres de los que está pensando en viajar este verano por España, La Rioja es sin duda un destino interesante a descubrir.
  • Con vinos de fama mundial, recorrer sus bodegas y paisajes repletos de viñedos es de por sí una excusa perfecta para visitar esta región.
  • Pueblos medievales de alto valor patrimonial, cuna de la lengua castellana, parajes naturales y aguas termales naturales son otros alicientes que demuestran que esta región es mucho más que vino. 
  • Para descubrirlo aquí hay 7 de los pueblos más bonitos de La Rioja para irte de escapada rural este verano.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La Rioja es una de las comunidades autónomas más pequeñas del país, pero eso no significa que su territorio no esté poblado de atractivos turísticos.

Sin duda, el mayor de ellos es el vino. Con más de 500 bodegas en su territorio, recorrer la Rioja es dejarse maravillar por su horizonte repleto de viñedos, degustar una cata, visitar los entresijos de alguna de sus bodegas o simplemente relajarse con una buena copa de vino en alguno de sus restaurantes o tascas

Aunque una escapada a La Rioja es mucho más que etnoturismo. Aquí se encuentran verdaderas joyas del patrimonio nacional, como el Monasterio de San Millán, "cuna de la lengua" o ciudades como Calahorra, donde los romanos dejaron buen ejemplo de su paso por ella.

La Rioja también es naturaleza, albergando algunos entornos naturales de ensueño como la Reserva de la Biosfera de Arnedillo, donde además poder disfrutar de aguas termales naturales, o la Sierra de la Demanda, tapizada de bosques de robles, hayas y pinos donde se ocultan pequeños pueblos de pasado medieval.

Leer más:12 lugares de España tan increíbles que parecen irreales

A continuación puedes conocer algunos de los pueblos más bonitos de La Rioja a los que ir de escapada rural este verano.

Briones

Faina Gurevich/ Getty Images

Rodeado de viñas y tierras bañadas por el Ebro, se alza Briones sobre un cerro de 80 metros de altura desde el cual otea el horizonte.

A escasos 35 kilómetros de Logroño, este pequeño pueblo riojano permite aislarse del tiempo y disfrutar de la tranquilidad y de la belleza tanto del  paisaje que le rodea como de la que se desprende de su propio entramado urbano.

Declarado Conjunto Histórico Artístico, Briones entremezcla su trama medieval, con la arquitectura del XVIII propia de la Rioja barroca. Sus casas se levantan en piedra con escudos heráldicos o destacados ejemplos de herrajes y rejas en ventana y balcones.

Entre sus monumentos más importantes, los restos de la muralla y el castillo en lo alto de su ladera, la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que data del siglo XVI, el Palacio de Marqués de San Nicolás del XVIII o la Casa de los Gadea.

Entre sus atractivos también sobresale su cercanía al Museo de la Cultura del Vino cuna de las bodegas Vivanco, a la afueras del pueblo. Un espacio donde conocer todo lo relativo a esta bebida milenaria y degustar una buena copa con vistas a los viñedos y en la distancia, Briones coronando el cerro.

San Vicente de la Sonsierra

AlbertoLoyo/ Getty Images

Un paisaje repleto de viñedos y un rico patrimonio cultural definen San Vicente de la Sonsierra.

Ubicado en lo alto de un cerro, más de 30 bodegas salpican su término municipal, por lo que el entorno que lo rodea es un mar de viñas por los que serpentea el Ebro, con la Sierra de Cantabria como fondo. Un paraje que puede recorrerse a través de los numerosos senderos del vino que parten desde este pueblo, transcurriendo entre viñedos, ermitas y necrópolis. Y es que la zona estuvo poblada desde la prehistoria, como reflejan el dolmen neolítico de la Cascaja o el poblado de la Nava, de la edad de Hierro.

En cuanto al pueblo, se trata de un reciento amurallado donde destaca su castillo en lo alto del cerro, construido por orden del Sancho el Sabio de Navarra en torno a 1170. Dentro del recinto amurallado pueden contemplarse la torre del reloj, la torre Mayor, la iglesia parroquial o la ermita de San Juan, uno de los pocos ejemplos de construcciones góticas primitivas que existen en La Rioja. 

Otros ejemplos del rico patrimonio que atesora este pueblo son el puente medieval y la Ermita de Santa María de la Piscina, ubicada en los alrededores, uno de los mayores ejemplos de románico de la región.

San Millán de la Cogolla

KarSol/Getty Images

San Millán de la Cogolla es designado como "cuna de la lengua", y es que en cierta manera, este valle vio nacer las primeras frases del castellano que siglos después iría evolucionando hasta generar la lengua que hoy en día se habla en buena parte del mundo.

Estas primeras frases se conocen como Glosas Emilianenses, explicaciones en romance hispánico (y también en euskera) de textos en latín escritas en los márgenes de uno de los códices que se guardan en el Monasterio de San Millán de la Cogolla, sin duda uno de los reclamos de esta localidad riojana.

Los orígenes de este templo (conocido como Monasterio de Suso) se remontan al siglo VI cuando fue fundado por san Millán. Junto con el Monasterio de Yuso, construido posteriormente, conforman un conjunto monumental declarado Patrimonio de la Humanidad.

Ubicado al pie de la Sierra de la Demanda, en la vertiente oriental que separa la Meseta del Valle del Ebro, el pueblo ofrece numerosas rutas y senderos para los amantes de las actividades al aire libre. Entre las más populares, la ruta hasta la Cueva del Santo que permite conocer el hayedo que discurre por el río Cárdenas y contemplar la ermita erigida en lo alto de la montaña.

Briñas

AlbertoLoyo/ Getty Images

Entre la sierra del Toloño y la orilla izquierda del Ebro se asienta Briñas, pueblo de la Alta Rioja, perteneciente a la comarca de Haro.

El pueblo guarda buen ejemplo de lo que fue La Rioja durante los siglos XVII y XVIII, con un casco histórico salpicado de casonas hidalgas levantadas en piedra arenisca y adornada por llamativos escudos heráldicos. En el centro del pueblo, la iglesia de la Asunción, de estilo barroco, se coloca como uno de los principales enclaves de la localidad.

El humilladero del XVII, uno de los pocos que se conserva en la región, los restos de la ermita de San Marcelo y el puente de Briñas cuyo origen se remonta al siglo XIII son otros reclamos arquitectónicos para los visitantes.

A este atractivo cultural se le suma el entorno natural, en el que entre la sierra y el caudaloso río, poder transitar por sus varias rutas, caminos y senderos.

Ezcaray

Jorge Botella/ Getty Images

A los pies del Pico San Lorenzo , punto más alto de La Rioja, en plena Sierra de la Demanda el viajero se encuentra con Ezcaray, un pueblo que rebosa encanto en cada rincón.

Ezcaray es conocido por su proximidad a la estación de esquí de Valdezcaray. Aunque los aficionados al deporte que lleguen a esta villa fuera de la temporada invernal encontrarán muchos otros alicientes, como una amplia diversidad de rutas de senderismo, bicicleta de montaña o el simple caminar por las riberas del río Oja rebosantes de vegetación.

En sí el pueblo tampoco defrauda. Con orígenes que se remontan al siglo X, Ezcaray atesora un conjunto urbano destacable  con calles empedradas adornadas de soportales, plazuelas  y balconadas rebosantes de flores.

Los palacios del Ángel y de Barroeta, la antigua fábrica de tapices, la ermita la Virgen de Allende con su coqueto jardín o la iglesia de Santa María la Mayor son parte de los tesoros que ofrece el recorrido por el pueblo. Y todo esto envuelto en un ambiente veraniego jovial y activo, sobre todo en los puestos y locales de las plazas del Kiosko o de la Verdura.

Arnedillo

jcfmorata/ Getty Images

Dejando un poco a un lado los viñedos, si decides adentrarte en la Rioja Baja, puedes optar por hacer parada en Arnedillo. Entre las sierras de la Hez y Peñalmonte, atravesado por el río Cidacos este pueblo goza de un alto patrimonio histórico y cultural, y de fama nacional por sus aguas termales. 

Fluyendo desde diversos manantiales que recorren Arnedillo, estas aguas termales de carácter natural suben hasta la superficie desde gran profundidad donde adquieren una elevada temperatura. Recomendadas por su impacto positivo sobre la salud, estas aguas son aprovechadas después por el balneario aunque también existen puntos de acceso libre en a través de las pozas naturales que surgen en los márgenes del río.

Los amantes de la naturaleza y las actividades del aire libre podrán además deleitarse aquí con las numerosas rutas y caminos que pueden recorrerse. Como la Vía Verde del Cidacos que caminando, en bici o a caballo, sigue la antigua línea del ferrocarril que unía Calahorra con Arnedillo; o la ruta que sigue el recorrido marcado por las numerosas ermitas que salpican los alrededores. 

En su interior esta localidad riojana también acoge atractivos con los que despertar el interés del visitante. Declarada villa realenga desde 1170 por orden del rey Alfonso VII, entre sus principales monumentos destacan su castillo, antigua residencia de los Obispos de Calahorra, o la iglesia de San Servando y San Germán, de comienzos del XVI.

Sajazarra

AlbertoLoyo/ Getty Images

Sajazarra se coloca en la confluencia de los ríos Aguanal y Ea en un entorno de llamativa belleza rodeado de viñedos y otros cultivos que dibujan un paisaje único. Incluido en la lista de los Pueblos más bonitos de España, su legado arquitectónico cultural es además remarcable por lo que son muchas las cosas que ver en Sajazarra.

Con un trazado herencia de su pasado medieval, las casas de piedra decoradas con escudos se arremolinan en torno a lo que fue la antigua muralla. Construida en el siglo XIII aún se conservan restos de ella por la villa.

Destaca en el horizonte el Castillo de Sajazarra uno de los mejores conservados de la región, cuyo origen se remonta hasta el siglo XV, hoy ocupado por las bodegas Señorío del Líbano.

La Iglesia parroquial de Santa María de la Asunción construida en 1171 aunque posteriormente restaurada y las casonas barrocas, como la Casa de los Ruiz de Loizaga o la Casa de los Loma Osorio son otros de los monumentos sobresalientes que hacen de esta villa uno de los pueblos más bonitos de La Rioja.

OTROS PUEBLOS DE INTERÉS

 Los pueblos más bonitos de Andalucía

 

Los pueblos más bonitos de Aragón

 

 Los pueblos más bonitos de Asturias

 

Los pueblos más bonitos de Baleares

 

 Los pueblos más bonitos de Cantabria

 

 Los pueblos más bonitos de las Islas Canarias

 

Los pueblos más bonitos de Castilla la Mancha

 

Los pueblos más bonitos de Castilla y León

 

Los pueblos más bonitos de Cataluña

 

Los pueblos más bonitos de la C. Valenciana

 

Los pueblos más bonitos de Extremadura

 

Los pueblos más bonitos de Galicia

 

Los pueblos más bonitos de La Rioja

 

Los pueblos más bonitos de Murcia

 

Los pueblos más bonitos de Navarra

 

Los pueblos más bonitos de País Vasco


 

Bonus*

 

50 rincones desconocidos de España que deberías visitar al menos una vez en la vida

LEER TAMBIÉN: 25 cosas típicas de España que no encontrarás en otros países

LEER TAMBIÉN: Este es el mejor restaurante de cada provincia española

LEER TAMBIÉN: La mayor trampa turística de cada provincia española

VER AHORA: X Smart Business Meeting: expertos del sector analizan los retos y el futuro de la educación y la formación en España

    Más:

  1. Viajes
  2. Turismo
  3. Ofertas
  4. Listas
  5. Top