Pasar al contenido principal

11 maneras naturales para cuidar tu piel y parecer más joven sin usar productos de belleza

Dos hombres adultos disfrutan relajados tomando un refresco.
Gettyimages
  • Con el paso del tiempo la piel envejece y comienzan a aparecer arrugas, flacidez y líneas de expresión.
  • Además factores externos como la polución o el estrés pueden conllevar a desarrollar ciertas enfermedades cutáneas.
  • Sin poner en duda el efecto de las cremas antiedad, recogemos 11 maneras naturales de cuidar la piel sin productos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Primero en Upday Cintillo

La piel no es solo el órgano más grande, también es el más visible que tienes. Por lo que cuidarlo no está demás.

Aunque la piel se regenera continuamente, con el paso del tiempo este proceso se va ralentizando, comenzando a aparecer los primeros síntomas de la edad.

A medida que la dermis va perdiendo densidad y elasticidad empiezan a aparecer arrugas, líneas de expresión y cierta flacidez.

Leer más: 9 hábitos que debes dejar de hacer para cuidar tu piel, según los dermatólogos

Asimismo, agentes externos como la contaminación o el sol, pueden a su vez contribuir a empeorar su aspecto. 

En el mercado un buen número de productos están orientados a combatir este tipo de efectos y favorecer una piel perfecta.

Pero más allá de cremas y sérum antiarrugas, ciertos cambios en el estilo de vida pueden contribuir también a cuidar la piel de una manera natural.

A continuación podrás encontrar 11 maneras con las que puedes mejorar la apariencia de tu piel sin productos.

Apuesta por alimentos que mejoran la piel

consejos para picar de forma saludable
Gardie Design & Social Media Marketing/ Unplash

Una buena manera de cuidar la piel es a través de la alimentación.

La vitamina C, por ejemplo, contribuye a mejorar el aspecto de la piel durante el envejecimiento, según han sugerido algunas investigaciones. Además de ser un buen antioxidante, el conocido como ácido ascórbico sirve como cofactor de las enzimas esenciales para la síntesis y la estabilidad del colágeno.

Asimismo, algunos estudios apuntan a que esta vitamina, presenten en los cítricos, el kiwi o el brócoli, puede ser un fotoprotector natural contra la radiación UV.

Otros alimentos que pueden mejorar la piel son aquellos ricos en ácidos grasos Omega-3 (ayudando a mantener la piel hidratada y elástica), en vitamina E (al proteger de los efectos del sol) y en minerales como el selenio y el zinc —algunos estudios han vinculado una carencia en zinc con una mayor posibilidad de padecer dermatitis.

Utiliza un humidificador para aumentar el nivel de humedad

trucos para mejorar tu piel sin productos
asundermeier/Pixabay

Humectar tu habitación mientras duermes puede favorecer la hidratación de la piel, según el consejo del dermatólogo Paul Jarrod Frank a Insider.

En su opinión, esto se debe a que durante la noche "la piel está en modo reparador y puede tolerar una hidratación más profunda y fórmulas más espesas", explica.

Desde la web de la Clínica Mayo se aconseja también hacer uso del humidificador para evitar los ambientes secos y cálidos ya que estos pueden "resecar la piel sensible y empeorar la picazón y la descamación."

Reduce la ingesta de azúcar

Mujer poniendo azúcar al café

Getty Images

Son muchas las razones para intentar reducir la cantidad de azúcar que se añade al cuerpo. El exceso de esta sustancia en el organismo ha sido vinculada con un mayor riesgo de padecer obesidad, diabetes o enfermedades cardiovasculares. 

Evidencias científicas también han apuntado a que una ingesta elevada de azúcar puede afectar de manera negativa a la piel.

El motivo se debe a que altos niveles de glucosa o fructosa puede terminar alterando la capacidad reparadora de colágeno y elastina.

 

Si tienes acné no laves la zona de manera frecuente

Hombre duchándose
Getty Images

Es frecuente escuchar la recomendación popular de lavar la cara de manera continuada cuando se tiene acné, para mantener la zona alejada de suciedad. Pero lo cierto es que la evidencia científica de esto es más bien escasa y casi se trata más de un mito sobre el cuidado de la piel.

Según algunos expertos la realidad es que limpiar frecuentemente o con brusquedad la zona afectada de acné no tendrá efecto positivo alguno sobre los granos e incluso podría hacerlos empeorar.

Para cuidar la piel afectada, mejor llevar una limpieza rutinaria pero sin excesos. Eso sí, lava la zona con agua tibia, y jabones no alcalinos adecuados para ello.

Por otro lado, si se trata de mejorar una piel reseca, lo conveniente es no exponerla demasiado al agua caliente, según la Clínica Mayo.

No toques o explotes los granos

Acné
Pixabay

Explotar un grano de la cara o simplemente tocar esta zona muy a menudo con las manos puede llevar a un empeoramiento de la piel.

Esto se debe a que en el contacto con la zona afectada se corre el riesgo de propagar por la piel una bacteria causante del acné "que puede extenderse a otros poros y manifestarse en otro grano", como explicó la dermatóloga Ava Shamban a Huffpost.

Tocarse los granos además de generar más, también puede favorecer el riesgo de cicatrices, según explicó el dermatólogo Robert Finney a Business Insider.

Intenta dormir bocarriba

cómo cuidar tu piel sin productos
Tania Mousinho/Unplash

Una de las mejores maneras de ayudar a tu piel sin necesidad de productos es cuidar la calidad del sueño. 

Al dormir el cuerpo lleva a cabo mecanismos de regeneración. En el caso de la piel, es el momento de reparar el colágenos y los daños producidos por los rayos UV entre otros.

Entre algunas de las consecuencias de dormir mal sobre la piel destacan la aparición de ojeras, un tono de piel apagado e incluso incremento de líneas de expresión o arrugas.

Pero no solo se trata de descansar las horas necesarias. La postura en la que dormimos también afecta a la apariencia de la piel.

Según reveló la experta en cuidado de la piel Jamie Sherrill a The Telegraph  “dormir boca abajo con la cara aplastada contra la almohada es la peor posición para quienes están preocupados por el aumento de las arrugas de expresión alrededor de los labios y entre las cejas. Mientras que si duermes de lado, aumentarás los pliegues verticales sobre tus mejillas, mentón y escote ”.

Su recomendación para evitar una mayor aparición de arrugas es procurar dormir bocaarriba con el objetivo de reducir el contacto facial con las almohadas.

 

Busca espacios alejados de la contaminación

comportamientos prohibidos en otras partes del mundo
Busca pasar tiempo en espacios alejados de la contaminación para mejorar tu piel. Jos Zwaan/Unsplash.

La polución del aire puede conllevar graves efectos para la salud.

Algunos indicios incluso han apuntado que una exposición elevada a partículas contaminantes puede favorecer la obesidad.

En lo referente a la piel, la contaminación acelera el envejecimiento y puede provocar la aparición de manchas. 

Por lo que buscar pasar más tiempo alejados de la contaminación puede ayudar a contrarrestar estos efectos.

Pero el aire contaminado no solo afecta cuando se sale a la calle. Existen evidencias que muestran que las consecuencias de la polución en la piel también pueden darse en el interior de los hogares.

Un purificador de aire que ayude a limpiar el ambiente de bacterias y químicos puede ser también una forma de mejorar el estado de la piel.

Evita el tabaco

cómo mejorar tu piel sin productos
Gleb Garanich/Reuters

El hábito de fumar también afecta de manera negativa a la calidad de la piel.

Algunos de los los efectos del tabaco sobre esta, incluyen la liberación de radicales libres, la descomposición del colágeno y la aparición de arrugas y líneas en el rostro.

Fumar además evita que la sangre fluya correctamente provocando hiperpigmentación y decoloración en la piel, como consecuencia de la obstrucción vascular.

 

Practica ejercicio para tener una piel más joven

Hacer ejercicio y deporte
GettyImages

De acuerdo a un estudio de 2015, el ejercicio puede ayudar a lucir una piel más sana y joven. 

La investigación se centró en un grupo de voluntarios con una edad de 65 años o más y un estilo de vida sedentario. Todos ellos fueron sometidos a un entrenamiento dos días por semana en el que debían correr o montar en bici durante al menos 30 minutos. 

Tras un periodo de 3 meses de ejercicio los investigadores encontraron que su piel había mejorado ampliamente, mostrando al microscopio una apariencia propia de una edad mucho más joven.

Protégete del sol

Las playas de Mallorca se están volviendo cada vez más populares y a los residentes no les gusta.
Turistas en una playa de Palma de Mallorca. Jaime Reina / AFP via Getty Images

Eexponer nuestra piel a la radiación solar de manera constante o en periodos demasiado largos puede conllevar riesgos severos para nuestra salud.

Las radiaciones solares, sobre todo las de tipo B (UVB) y las de tipo A (UVA), pueden ocasionar incluso la aparición de cáncer.

De manera menos seria, la exposición solar continuada puede llevar a secar áreas de piel desprotegida y reducir la cantidad de aceites lubricantes naturales presentes en ella, según el portal médico de Harvard.

Asimismo, la radiación ultravioleta (UV) del sol puede causar cambios a largo plazo en la estructura de la piel, afectando al colágeno y favoreciendo la aparición de arrugas.

Lo más recomendable, por tanto, es evitar la exposición solar entre las doce y las cuatro del mediodía y utilizar protección solar de manera frecuente.

Aprende a gestionar el estrés

Descubre cuáles son tus estresores
Flickr/Giuseppe Milo

El estrés tiene un efecto directo sobre la piel, pudiendo comprometer la calidad de esta.

Ante una situación estresante el cuerpo libera cortisol y adrenalina, conocidas como hormonas del estrés. Un exceso de cortisol puede favorecer la aparición de acné, una piel más fina y frágil y dificultar la cicatricación, según la Clínica Mayo.

Niveles elevados de cortisol también parecen contribuir a suprimir el sistema inmunitario de la piel derivando en una inflamación de esta, lo que a su vez puede generar la aparición de dermatitis atópica.

Otras evidencias científicas apuntan a que bajo niveles de estrés el cuerpo activa los mastocitos de la piel, células implicadas en ciertas enfermedades cutáneas como la psoriasis o el acné.

Y además