La presencia de más de 5 síntomas en la primera semana de COVID-19 podría indicar un caso persistente: estas son las afecciones más comunes

Test PCR a una niña para detectar COVID-19.

REUTERS/Leonhard Foeger

  • El 80% de los casos de COVID-19 podrían desarrollar un síndrome de síntomas persistentes que duran más de 4-12 semanas después de la infección, según la SEMG. 
  • Un estudio ha descubierto que experimentar más de 5 síntomas podría ser un indicador de COVID prolongado. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La causa de los casos de COVID prolongado sigue siendo una incógnita aunque con algunas posibles respuestas, según varios estudios que abordan la persistencia de los síntomas y las guías clínicas para identificar y tratar a este tipo de pacientes

El síndrome se desarrolla independientemente de la gravedad de los casos y se diferencia de las secuelas de la enfermedad porque "no se le encuentra una causa orgánica que justifique la presencia de síntomas", explica la Dra. Esther del Corral Beamonte, médico internista en el Hospital Royo Villanova de Zaragoza y portavoz de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).

Hasta al fecha, según estudios publicados en Journal of Medical Virology, Gastroenterología y Hepatología y bioRxiv, la duración de los síntomas podría deberse a la permanencia del virus en el organismo. 

También podrían estar vinculados, de acuerdo con las investigaciones publicadas en Science y bioRxiv, a la tormenta de citoquinas que sufren los pacientes más graves con COVID-19. O a la existencia de autoanticuerpos que pueden actuar contra proteínas inmunmoduladoras, según un estudio publicado en medRxiv.

6 datos que diferencian un caso de COVID persistente de las secuelas que deja la enfermedad

El COVID persistente o long COVID afecta a hasta un 80% de las personas que han padecido la enfermedad que el coronavirus provoca, principalmente a mujeres (79% de los casos) con edades comprendidas entre los 36 y los 50 años de edad (50% de los afectados). 

Y se caracteriza por ser un complejo sintomático multiorgánico en el que los síntomas persisten pasadas 4 e incluso 12 semanas de la infección sin una causa aparente, conforme a la guía clínica de la SEMG. 

Según un metaanálisis que criba 18.251 estudios, que ha identificado 55 afecciones que presentan los pacientes de COVID persistente, la fatiga, los dolores de cabeza, los trastornos de la atención y la caída del cabello son las más comunes. 

Dos de estas afecciones son también unos de los 5 síntomas más predictivos en el conjunto de la población, según un estudio.

Fatiga

Chica viendo la televisión

La fatiga ha sido una de las afecciones más reconocidas del COVID-19 desde los inicios de la pandemia, tanto para los casos leves como para los más graves —que luego podrían sufrirla como secuela de la enfermedad—.

Un estudio no revisado por pares, publicado en medRxiv, concluye que este síntoma podría ser predictivo de un caso de COVID persistente. Según los investigadores, la prevalencia de la fatiga era de 97,7%.

Cefalea

Un hombre se echa agua en la cabeza por el calor, en España.

Los dolores de cabeza se han convertido en uno de los principales 5 síntomas que aparecen tras la infección con el SARS-CoV-2 con las nuevas variantes del virus, conforme a los hallazgos de la investigación en curso de ZOE COVID. 

Con una prevalencia del 91,2%, esta afección también podría avisar de un caso de COVID persistente en el futuro. Conforme a las especificaciones de la guía clínica de la SEMG, se informa frecuentemente como un dolor intermitente. 

Disnea

Una chica por la calle se quita la mascarilla para respirar.

La disnea, la sensación de tener dificultad para respirar o de que no estás recibiendo suficiente aire, es también un síntoma característico del COVID-19, debido a su condición respiratoria. 

De facto, es uno de los síntomas más comunes entre las secuelas de la enfermedad —que se diferencian de los casos persistentes, cuya causa es aún desconocida, porque son consecuencia del daño orgánico o estructural—.  

Afonía o voz ronca

Una mujer habla por teléfono por la calle.

En la investigación con sede en Reino Unido, ZOE COVID, que sigue la evolución de los síntomas de la enfermedad del nuevo coronavirus, la afonía o voz ronca es una de las afecciones que acompañan otros síntomas del COVID-19 asociados a un mayor riesgo de necesitar apoyo hospitalario.

En el estudio no revisado por pares, que analiza qué síntomas pueden ser predictivos de un caso de COVID prolongado, no consta una prevalencia de la afección. 

Sin embargo, la medida que valora la razón de probabilidades (odds ratio),  indica una asociación positiva entre la afonía y el síndrome persistente. Esto también ocurre con la disnea y la mialgia.

Mialgia

mujer haciendo ejercicio en casa, yoga

Los dolores musculares suelen aparecer junto a otras afecciones de la enfermedad que el nuevo coronavirus provoca, como la fatiga o la fiebre. 

Según el estudio, la probabilidad de que estos síntomas fuesen predictivos del COVID persistente fue en aumento con la edad, el IMC, el sexo femenino y el asma. 

Aunque para los mayores de 70 años, la pérdida del olfato fue el indicio más evidente —por delante de la fiebre y la afonía—.

Otros artículos interesantes:

6 datos que diferencian un caso de COVID persistente de las secuelas que deja la enfermedad

3 teorías que podrían explicar las causas del COVID-19 prolongado, según expertos españoles

8 conceptos básicos pueden definir un caso de COVID-19 prolongado, según expertos españoles

Te recomendamos