4 ventajas de firmar una hipoteca a tipo fijo en un entorno de inflación

Una pareja firmando una hipoteca
Getty
  • La actual inflación ha abierto el debate sobre la subida de los tipos de interés por parte del BCE, lo que afectaría directamente a las hipotecas de tipo variable.
  • Esto provoca, a su vez, que los usuarios vuelvan a decantarse por las hipotecas de tipo fijo que, entre otras cosas, dan la seguridad de pagar siempre lo mismo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La compra de vivienda se está disparando en España como consecuencia de la reapertura económica tras la paulatina superación de la pandemia.

El excedente de ahorro derivado de la mayor restricción del gasto ha provocado que muchos usuarios se hayan decantado ahora por cambiar de casa. Una situación que ha creado un exceso de demanda que la oferta no puede cubrir y que, por tanto, se ha traducido en un irremediable aumento de los precios.

La inflación ha llegado al mercado inmobiliario y con ella el debate sobre el incremento de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo que puede desembocar, a su vez, en una subida de cuotas en las hipotecas de tipo variable.

Aquellos que están en plena búsqueda de la hipoteca ideal para largo plazo –30 años– tienen ese dilema de si centrarse en un crédito de tipo variable o si, con este escenario de mayor presión inflacionaria, quizá sea una buena idea apostar directamente por el tipo fijo para evitar sobrecargas a futuro.

A pesar de que la hipoteca fija ha estado a la sombra de la variable años atrás al aplicar un tipo de interés mucho más alto, actualmente se está posicionando como una de las favoritas. Esa es la realidad que te puedes encontrar actualmente en el mercado y que parece que va a mantenerse próximamente.

Con mayor motivo si se tiene en cuenta este entorno de mayores incrementos de precios, que va a seguir durante algún tiempo.

La atractiva oferta lanzada desde las entidades y una mayor popularización y conocimiento de sus ventajas, entre las que destaca su seguridad, ha dado pie a que el hecho de optar por que esta alternativa sea cada vez más frecuente. La hipoteca a tipo fijo ya es una realidad y una duda por parte de los clientes muy extendida.

Tal y como apunta Ricardo Gulias, director de RN Tu solución hipotecaria, una hipoteca fija es un tipo de préstamo hipotecario que se caracteriza por mantener el mismo tipo de interés durante todos los años del crédito.

“La cuota mensual, que el hipotecado debe afrontar, se mantiene con el mismo importe durante el periodo de pago de la hipoteca, sin estar condicionado por los cambios en los tipos de interés del mercado”, asegura.

Por lo tanto, sin duda, la mejor opción de hipoteca para todas aquellas personas que prefieren no arriesgar su dinero al financiar su vivienda y buscan mejorar las condiciones.

¿Cuáles son los principales beneficios de las hipotecas a tipo fijo en un entorno como el actual? Cabe apuntar a 4 factores

La seguridad de pagar siempre la misma cuota, a pesar de que suban los tipos de interés

El primer motivo de seleccionar una hipoteca a tipo fijo en un entorno actual de inflación es que la cuota a pagar siempre será la misma, ya que no dependerá de ningún índice de referencia.

En este sentido, se establecerá una linealidad en las cuotas que no se verá alterada por las fluctuaciones de los cambios en el mercado financiero.

Años atrás, una hipoteca fija suponía contratar un tipo de interés mucho más alto que los que se podían encontrar en las hipotecas de tipo variable. No obstante, actualmente, los bancos compiten por atraer clientes interesados en hipoteca a tipo fijo, lo que ha desencadenado importantes cambios en las ofertas y bajadas de intereses.

Siempre pagarás la misma cantidad de dinero

Al ser hipotecas que mantienen su tipo de interés, el hipotecado tiene la seguridad de saber lo que pagará cada mes hasta que termine de devolver el préstamo, protegiendo así sus intereses ante futuros cambios que puedan darse en los índices de referencia, como el Euríbor, al que siempre se tiene más exposición.

Pese a que la persona hipotecaria no se beneficie de bajas en el tipo de interés, tampoco le afectarán las subidas. En el segundo caso será el banco quien responda ante diferencias entre las fluctuaciones en las variaciones del tipo de interés, afrontando el riesgo del desequilibrio en el abono de los intereses.

Condiciones favorables a la hora de negociar con el banco

Pero hay más puntos a favor que se han de tener en cuenta. Uno de ellos es la insistencia de los bancos en apostar por este tipo de productos con ofertas muy competitivas. Es una vía de financiación que puede generar condiciones mucho más favorables a la hora de hablas con las entidades de crédito.

Las hipotecas fijas cuentan con importantes beneficios a la hora de negociar condiciones y contratar un tipo de interés atractivo. Además, los periodos de amortización no se alargan demasiado pudiendo financiar hasta en un máximo de 30 años. También permiten pagar menos hipoteca en poco tiempo.

Los intereses ahora son muy atractivos

Por último, hay que indicar que las hipotecas a tipo fijo se han vuelto mucho más atractivas que años atrás, en la que los intereses que se aplicaban al cliente superaban el 3% para financiaciones de 30 años.

Esto ha cambiado por completo en la actualidad. Los préstamos hipotecarios a tipo fijo presentan un interés muy atractivo, según las ofertas actualizadas de los bancos. En la actualidad, puedes encontrar hipotecas fijas por debajo del 1,50% a devolver hasta en 30 años.

Otros artículos interesantes:

Cuáles son las mejores maneras de evitar endeudarse ante una emergencia financiera

Endeudarse en España es más caro que otros países europeos y aun así el 25% de los españoles piensa pedir un préstamo en los próximos 6 meses

Hipotecas sin vinculaciones: qué ventajas y desventajas tienen

Te recomendamos