La carrera por abaratar los coches eléctricos los está encareciendo

La industria está desesperada por construir vehículos eléctricos menos caros para las masas. El SUV Hummer EV de GMC cuesta casi 80.000 dólares.
La industria está desesperada por construir vehículos eléctricos menos caros para las masas. El SUV Hummer EV de GMC cuesta casi 80.000 dólares.

GM

  • Los coches eléctricos no son precisamente los más asequibles en estos momentos.
  • Los fabricantes de automóviles dicen que están intentando cambiar esta situación lo antes posible. Pero la oferta y la demanda han hecho subir los precios.

El afán de la industria automovilística por fabricar coches eléctricos más asequibles ha hecho subir el precio de estos vehículos, al menos a corto plazo. 

La industria está desesperada por fabricar vehículos eléctricos menos caros para las masas porque (junto con las preocupaciones en torno a la autonomía y la disponibilidad de carga) el precio es una de las mayores barreras para la adopción masiva de VE. 

En Estados Unidos, nuevos vehículos eléctricos cuestan de media 65.041 dólares (unos 65.900 euros) en noviembre, según Kelley Blue Book, mientras que los coches de gasolina cuestan de media 48.681 dólares (45.594 euros) ese mes.

Los fabricantes de automóviles afirman que están haciendo todo lo posible para introducir vehículos eléctricos más baratos. Por ejemplo, el Chevrolet Equinox SUV EV, que se lanzará en 2023, debería rondar los 30.000 dólares. 

Una startup revela un impresionante SUV eléctrico de 180.000 dólares con puertas de superdeportivo, pantalla extensible y cámaras en lugar de retrovisores — así es su interior

Muchos llevan tiempo apuntando a esa cifra, aunque Tesla se ha retirado un poco de la carrera este año. Elon Musk informó a los inversores a principios de año de que su empresa ya no daba prioridad al vehículo eléctrico de 25.000 dólares.

Los elevados precios de los vehículos eléctricos se deben, en parte, al dominio de los vehículos de lujo en el mercado. El pick-up eléctrico F-150 Lightning de Ford tiene un precio de partida de casi 56.000 dólares; el GMC Hummer EV cuesta más de 100.000 dólares. La startup Rivian ha puesto un precio de 73.000 dólares a su camión R1T, y Lucid ha subido el precio de la variante más barata de su sedán Air a 87.400 dólares

Pero el problema más grave proviene de la industria de las baterías y de la simple ley de la oferta y la demanda.

El mundo de las baterías influye en el precio de tu coche eléctrico

Los fabricantes de automóviles están invirtiendo más de 515.000 millones de dólares en líneas de vehículos totalmente eléctricos en los próximos años. GM y BMW prevén que al menos el 50% de sus ventas de vehículos nuevos sean eléctricos para 2030, y GM quiere eliminar todos los coches que producen emisiones para 2035

Ford quiere que el 40% de sus coches vendidos en todo el mundo sean eléctricos en 2030. Mercedes solo fabricará coches eléctricos a partir de 2025. Con el tiempo, la escalada hará que los coches eléctricos sean menos caros.

Pero a corto plazo, el aumento de la demanda ha bastado para invertir el descenso de los precios de las baterías, que duraba ya una década, según un reciente análisis de BloombergNEF. Este año, los precios de las baterías cruciales de iones de litio subieron alrededor de un 7%

 

Es muy sencillo, cuantos más vehículos eléctricos planeen fabricar las marcas, más materias primas necesitarán para sus baterías. Cuanto menor es la oferta, más suben los precios de esos materiales y más cara es la batería en general.

En última instancia, la demanda ha desatado un frenesí que sigue haciendo de la batería la pieza más cara de un vehículo eléctrico.

Se vislumbra una bajada de precios

Solo el precio del litio se ha disparado un 500% este año, según McKinsey. Este metal podría ser el mayor obstáculo para el abaratamiento de los vehículos eléctricos.

"Va a haber cada vez más gente intentando abastecerse de mayores cantidades de la oferta de litio para asegurarse de que tienen lo que necesitan para operar durante el próximo año fiscal", explica a Business Insider Craig Dillard, socio del bufete Foley & Lardner.

"Tienen que pensar en dónde se obtiene el material", afirma Dillard, y "en qué medida influye el precio del litio no solo en su rentabilidad, sino también en los precios en general de sus productos". Algunas señales sugieren que podría no ser así durante mucho tiempo.

Junto con el reciclaje, también influye la adopción de baterías de menor coste, así como la reducción de los precios del litio como consecuencia de la mayor extracción y refino.

Según Andreas Breiter, socio de McKinsey, "en los próximos años se producirá un exceso de demanda en relación con la oferta, lo que elevará los costes". Pero, al volver a bajar los costes, afirma que "los precios del litio provocarán la entrada de más oferta en el mercado".

Otros artículos interesantes:

Precio de Tesla: cuánto cuesta cada modelo de Tesla en España

Ford seguirá subiendo el precio de los vehículos eléctricos por el encarecimiento de la fabricación de baterías

Ford, Stellantis y Volkswagen se desharán de miles de empleados en 2023 por la escasa demanda del coche eléctrico en España

Te recomendamos