Un nuevo estudio señala que la dieta mediterránea puede ayudar a las mujeres a reducir el riesgo de padecer diabetes tipo 2

mujeres cocinando

Getty Images

  • Una nueva investigación apunta a que las mujeres pueden reducir su riesgo de diabetes tipo 2 hasta en un 30% siguiendo una dieta mediterránea.
  • Esta alimentación propone nutrientes que ayudan a controlar los niveles de azúcar en la sangre y otros factores como la inflamación ligados a esta enfermedad.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la diabetes tipo 2 es una enfermedad crónica que conlleva altos niveles de azúcar en sangre y que aparece cuando el organismo no es capaz de utilizar de forma correcta la insulina que produce.

No tratarla puede conllevar a daños más serios como afecciones cardíacas o renales. Se trata además de una enfermedad más frecuente de lo que podría pensar. La diabetes tipo 2 afecta a 6 millones de personas en España, lo que supone 8 de cada 100 ciudadanos, de acuerdo a un informe de 2019 de la base de datos EpData.

Un estudio publicado el pasado mes de noviembre en JAMA Network Open ha encontrado que seguir una dieta mediterránea podría ayudar a las mujeres a reducir su riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

La investigación analizó los datos relativos a un total de 25.317 mujeres seguidas durante 20 años. En el proceso se pidió a las participantes que completaran cuestionarios sobre su ingesta dietética en una puntuación del 0 al 9.

Las mayores puntuaciones se asignaban a un mayor consumo de alimentos ligados a la dieta mediterránea como son frutas y verduras, legumbres, cereales integrales o frutos secos. Asimismo se valoró una ingesta menor de alcohol y de carnes rojas o procesadas.

Tras el seguimiento más de 2.000 mujeres desarrollaron diabetes tipo 2. 

Estos son los beneficios científicamente probados de la dieta mediterránea

Los resultados mostraron que las mayores puntuaciones de consumo de dieta mediterránea se asoció con un riesgo de diabetes tipo 2 hasta un 30% menor.

En concreto, seguir una alimentación basada en los principios de esta dieta parece tener un impacto positivo sobre ciertos biomarcadores como la resistencia a la insulina, el metabolismo de las lipoproteínas y la inflamación.

Los hidratos complejos y las grasas saludables pueden ayudar a prevenir la diabetes

No es la primera vez que se establece esta asociación. Estudios preliminares indican que adoptar una dieta mediterránea puede ayudar a las personas con diabetes a controlar mejor sus niveles de azúcar en sangre.

Entre los posibles motivos para ello, aunque hace falta más investigación, está el que los carbohidratos aportados por la dieta mediterránea son del tipo complejo, que tardan más en digerirse, por lo que no provocan picos de azúcar en sangre.

Los mejores ejercicios para controlar la diabetes y reducir los niveles de azúcar en sangre

Además, esta alimentación es rica en grasas insaturadas que también tiene beneficios sobre otros factores como la inflamación.

Asimismo, a la larga, este plan de alimentación tiene efecto positivos sobre la silueta, ayudando a mantener el peso.

La obesidad es uno de los principales factores de riesgo de desarrollar este tipo de enfermedad, en concreto nueve de cada diez personas con diabetes tipo 2 tiene sobrepeso u obesidad, en cifras de la  Sociedad Española de Diabetes (SED).

Dado que este plan de alimentación es flexible, fácil de seguir y ayuda frente a enfermedades graves como ha demostrado la ciencia, no hay motivos para no empezar a comer mejor, como impone la dieta mediterránea.

Otros artículos interesantes:

12 razones por las que no consigues adelgazar con la dieta mediterránea

Así es como puedes perder peso sin hacer dieta: 11 trucos que recomiendan los expertos

17 errores más comunes y habituales que cometes a la hora de perder peso y adelgazar