Una voluntaria del ensayo de Pfizer revela lo que es ser sujeto de la investigación de la primera vacuna efectiva contra COVID-19

Jenny Hamilton dice que no lo pensó 2 veces antes de involucrarse en el ensayo.
Jenny Hamilton dice que no lo pensó 2 veces antes de involucrarse en el ensayo.

Jenny Hamilton

  • Jenny Hamilton es una exoficial de policía de 57 años que trabaja en seguridad de instalaciones para la industria cinematográfica y vive en Atlanta, Estados Unidos.
  • Participa en el ensayo de la vacuna de Pfizer, que ha desarrollado recientemente la primera vacuna eficaz contra el coronavirus en tiempo récord.
  • Hamilton no sabía si le habían administrado la vacuna o un placebo, pero después de recibir las 2 primeras inyecciones, experimentó lo que parecía un resfriado: fiebres de bajo grado, fatiga y dolores musculares.
  • "Estoy emocionada de que otros puedan recibir algo de protección", cuenta Hamilton a Lauren Lee, de Business Insider
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Varios miembros de mi familia son enfermeros, y se contagiaron con COVID-19 probablemente a mediados de mayo.

Lo esperábamos porque suelen visitar a mucha gente en centros de asistencia y residencias de personas mayores, era cuestión de tiempo. 

Para nosotros, como familia, fue una experiencia bastante aleccionadora. 

Por suerte, sufrió un caso leve de COVID-19. Pero tenía otras condiciones preexistentes que lo ponían en mayor riesgo de un resultado más grave.

Desde que nos expusimos en enero, siempre he visto la pandemia como si fuera algo irrepetible a lo largo de todo el siglo

He estado pensando en lo que podría hacer para ayudar, aunque soy básicamente una categoría de alto riesgo andante para el COVID-19. Tengo asma y Hashimoto, una enfermedad autoinmune.

Estaba buscando activamente ser parte de esto.

En primer lugar, es una oportunidad enorme para poder ayudar a tus vecinos y estar en condiciones de promover una terapia o vacuna que evite que la gente muera.

No lo pensé 2 veces. Era algo que buscaba, y lo hice principalmente porque los miembros de mi familia son enfermeros.

Pero no lo pusieron fácil. 

Busqué información sobre el lugar donde se realizaban los ensayos y esperé a que salieran los detalles sobre cómo podía inscribirme en uno de ellos.

Soy una de las voluntarias del ensayo de la vacuna contra el COVID-19 de Johnson & Johnson en España: así lo estoy viviendo desde dentro

Había oído que otras personas se inscribieron para participar, y quería saber de dónde estaban obteniendo esa información. 

Hay 3 instalaciones en el área de Atlanta (Estados Unidos) que están haciendo el estudio. Yo soy parte de la de Investigación Clínica de Atlanta en Stockbridge, Georgia, EEUU. 

Por último, fui a su web y rellené una pequeña encuesta. Me llamaron al día siguiente.

Me aceptaron en el ensayo a mediados de agosto

Participo en el ensayo de Pfizer, donde nos administran 2 dosis de la vacuna o el placebo.

Me hicieron un montón de preguntas y la prueba de COVID-19 como parte del examen. Me sacaron sangre y me dieron la primera inyección

En ese momento, no sabía si estaba recibiendo el placebo o la vacuna, pero esa noche, empecé a sentirme muy cansada.

Al día siguiente estaba realmente agotada, y luego empecé a tener fiebre. Mi temperatura era de 99, casi 100 grados fahrenheit durante 2 días y medio o 3 días [37-37,5 grados Celsius]. 

Desde perder un diente por los escalofríos hasta sentir que te deja sin vida: así es la experiencia de los primeros voluntarios que han probado las vacunas de Moderna y Pfizer contra el coronavirus

(Nota del editor: A Hamilton no le dijeron si había recibido una vacuna que funcionara o el placebo. Cree que recibió la vacuna, debido a la reacción de su cuerpo a las inyecciones). 

Después de la primera inyección, esperé 3 semanas y recibí otra inyección a principios de septiembre.

Se dio el mismo escenario —estaba muy cansada al día siguiente—. Era un poco más severo, donde ni siquiera tenía ganas de levantarme para preparar algo de comer. Me quedé en la cama y dormí la mayor parte del día y aún así tuve una fiebre baja durante 2 o 3 días también.

Después de eso, me encuentro bien. 

Estoy en la tercera fase del estudio. Me sacaron sangre un mes después de la última inyección y me harán otra extracción de sangre en marzo para determinar si tengo anticuerpos —o diferentes reacciones con las plaquetas y los glóbulos blancos— y cuál es la respuesta de mi cuerpo.

Me pidieron que rellenase un diario

Cada vez que te inyectan, se supone que debes detallar en tus respuestas cuáles son tus efectos secundarios durante los siguientes 7 días: cuál es tu temperatura, dolores, molestias y, en una escala, cuán severos son.

Si tienes más que moderado en cualquiera de las preguntas que tienes, un coordinador del estudio se pondría en contacto contigo. 

Un voluntario del primer ensayo de la vacuna contra el coronavirus: "Me inscribí para ayudar a que la pandemia termine lo antes posible"

Por ejemplo, una de mis preguntas era sobre el cansancio. Cuando puse "severo" en el cansancio, el coordinador del estudio me escribió poco después y me preguntó cómo estaba. Lo mismo ocurrió cuando mi temperatura se mantuvo elevada durante un período de tiempo más largo tras la segunda inyección. 

Básicamente me dijo que los efectos secundarios de esta vacuna en particular eran generalmente más severos con la segunda inyección que con la primera, así que esto era normal.

Son muy buenos en el seguimiento de cada caso

Con algunas de las anotaciones del diario, te dicen que llames a tu coordinador. Ellos llaman inmediatamente, se aseguran de que estás bien y determinan la gravedad de tus reacciones.

Ese es el tipo de cosas que encuentro reconfortantes. 

Por qué los resultados de Pfizer son una buena noticia para las demás vacunas contra el coronavirus

Aparte de eso, no entablas más relaciones con ellos. Sólo te dicen que si te sientes mal, puedes llamar en cualquier momento. O si estas pensando en retirarte del estudio, puedes llamar inmediatamente y te hablarán sobre ello.

Es decir, intentan mitigar las situaciones en las que alguien puede sentirse preocupado o ansioso.

Nunca he sentido nada, la verdad. Porque, hasta ahora, ha sido como tener un leve resfriado

Aunque estoy ya en la última fase, el estudio va a durar 2 años 

Tendré que rellenar un diario una vez a la semana, al menos durante 2 años.

Así pueden seguir si tengo algún síntoma o siento que he contraído COVID-19. Si es así, te dan un test de frotis nasal para pasar a recogerlo y examinarlo. 

Según me explicaron, la última extracción de sangre que harán será en marzo.

Europa pagará menos que Estados Unidos por la vacuna contra el coronavirus de Pfizer

Aunque se siente como si tuviera otra capa de protección, sigo llevando mi mascarilla. De hecho, soy bastante cuidadosa. 

He salido a comer alguna vez, pero la pandemia ha hecho que mi percepción cambie por completo.

Desprecio los restaurantes que no imponen el uso de las mascarillas y el distanciamiento social. Y me aseguro de distanciarme socialmente en otros lugares.

Es maravilloso que parezca que el ensayo se acerca a producir una candidata exitosa como vacuna contra COVID-19. Me emociona que otros puedan tener alguna protección.

Los pensamientos expresados son los del sujeto. Su participación en el ensayo ha sido confirmada por Business Insider.

LEER TAMBIÉN: Soy una de las voluntarias del ensayo de la vacuna contra el COVID-19 de Johnson & Johnson en España: así lo estoy viviendo desde dentro

LEER TAMBIÉN: “Los efectos son peores que una resaca”: esto es lo que han contado los voluntarios sobre su experiencia con la vacuna de Pfizer contra el coronavirus

LEER TAMBIÉN: Pfizer anuncia que su vacuna contra el coronavirus previene el 90% de los contagios, lo que supone un paso decisivo en la lucha contra la pandemia

VER AHORA: La guerra de la que nadie habla: qué está haciendo la Oficina de Patentes y Marcas para impulsar la soberanía industrial española frente a potencias como EEUU o China