9 síntomas neurológicos que pueden sufrir los casos de COVID persistente y cómo identificarlos

Una mujer con dolor de cabeza.

Getty

  • Entre un 30% y un 80% de los pacientes que se recuperan del COVID-19 sufren la persistencia de uno o más síntomas durante meses, según varios estudios.
  • Estas son las 9 afecciones neurológicas que pueden aparecer en pacientes con COVID prolongado. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las afecciones neurológicas han acompañado a los contagiados con el SARS-CoV-2 desde los inicios de la pandemia —tanto durante la infección como en las secuelas o en los casos de COVID persistente, en los que uno o más síntomas pueden prolongarse en el tiempo—. 

A pesar de las numerosas investigaciones en curso y algunas evidencias científicas que han intentado trazar un vínculo entre estos síntomas y la infección, aún se desconoce cuál es la causa de que algunos pacientes sufran dificultad para concentrarse o déficit de memoria.

"La conocida como niebla mental, la dificultad para concentrarse o para pensar, sigue sin tener un vínculo claro con los efectos del coronavirus en el cerebro", reconoce en una entrevista con Business Insider España Alejo Erice Calvo-Sotelo, médico especialista en Medicina Interna. 

Todas las secuelas neurológicas del COVID-19: trastornos de la atención, pérdida de memoria y más

En palabras del experto, la comunidad científica estudia si la afección tiene alguna relación con el efecto directo del coronavirus en el cerebro, la llegada del virus por la vascularización cerebral, la fuga de proteínas o de material inflamatorio por los vasos cerebrales, una afectación directa de las neuronas por el virus o a las células que rodean las neuronas por el virus. 

"La información es abundante, pero todavía no se sabe cómo afecta al cerebro. Mientras tanto, la dificultad para concentrarse y otras alteraciones neurológicas son frecuentes en los pacientes con COVID prolongado", reconoce Erice. 

Este tipo de pacientes sufren un complejo sintomático multiorgánico —con afecciones tras la considerada fase aguda de la enfermedad— que puede persistir pasadas las 4 e incluso 12 semanas, conforme a la definición de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

3 teorías que podrían explicar las causas del COVID-19 prolongado, según expertos españoles

Representan entre el 30% y el 80% —según la serie, apunta Erice— de los que superan la infección con el SARS-CoV-2. Según los investigadores de un metaanálisis ya revisado por pares, la fatiga (58%), los dolores de cabeza (44%), los trastornos de la atención (27%) y la caída del cabello (25%) son los síntomas con mayor incidencia.

Aunque una investigación publicada en The Lancet advierte de que el 55% de los pacientes todavía podría mostrar síntomas neurológicos durante las visitas de seguimiento 3 meses después.

Además de los daños neurológicos que el coronavirus pueda provocar en los pacientes que se recuperan de la infección, estos individuos tienen también un riesgo aún mayor de sufrir depresión, ansiedad, trastorno de estrés postraumático y trastorno por consumo de sustancias, conforme a uno de los análisis de JAMA Network

Estos son los 9 síntomas neurológicos que también sufren los pacientes con COVID persistente.

Cefalea

dolor de cabeza médico
Getty Images

Los dolores de cabeza han sido uno de los síntomas típicos del COVID-19 desde los inicios de la pandemia. 

También entre los pacientes que sufren secuelas o un caso de COVID persistente —en un 44% de los casos, según el metaanálisis que criba 18.251 estudios, publicado en Scientific Reports—.

55 síntomas que pueden presentar el 80% de los pacientes con COVID-19 prolongado

Las cefaleas se ha diferenciado entre un dolor propio de la infección, un dolor primario que posteriormente se agrava, derivado de los usos de protección individual y consecuencia de la tensión emocional. 

Se caracterizan por pasar de un dolor moderado a severo, sentir como una presión o punzadas en ambos lados de la cabeza. Duran más de 3 días y suelen ser resistentes a los analgésicos habituales, según una investigación que analiza datos de más de 4 millones de pacientes de Reino Unido. 

Parestesias

Paciente con COVID-19.

REUTERS/Eduardo Munoz

A pesar de manifestarse en la piel de los afectados, la parestesia —o sensación anormal de cosquilleo, calor o frío— aparece por una afección al sistema nervioso o circulatorio. 

Los hallazgos publicados en Scientific Reports sugieren que este tipo de signo cutáneo podría identificarse en el 12% de los pacientes contagiados. Aunque en esta categoría también podrían contabilizarse los dedos hinchados, las ampollas y las erupciones en la piel.  

Anosmia o cacosmia

Una mujer huele un queso durante una degustación.
Stefan Wermuth/University of the Arts Bern/Handout vía REUTERS

La pérdida del olfato (anosmia) o la percepción anormal de los olores, generalmente malos (cacosmia), ha sido también otro de los síntomas característicos de un contagio con el COVID-19

Puede aparecer durante la infección y prolongarse como una secuela del contagio. No obstante, también se podría manifestar meses después de superar la enfermedad —que es cuando se asocia a los casos de COVID persistente—. 

Disgeusia

comer despacio para adelgazar
Unplash

Lo mismo sucede con la aparición del trastorno del gusto (disgeusia), que está estrechamente relacionado con la percepción olfativa.

Los pacientes indican tener con frecuencia una percepción de sabor nauseabundo, rancio, metálico o salado. No obstante, afecciones en los nociceptores también han llevado a que tengan dificultad para detectar el picante o la menta fría, por ejemplo

Dispraxia

Paciente de coronavirus es trasladado

Reuters

La dispraxia es un trastorno psicomotriz que se suele manifestar en la infancia. Pero se incluye entre las afecciones neurológicas que sufren los pacientes con COVID persistente

Se caracteriza por la lentitud, la torpeza y la dificultad para realizar movimientos que requieren la coordinación de varios grupos musculares.   

Déficit de memoria

Mujer estresada delante del ordenador
Getty

El déficit de memoria o los problemas para retener información es uno de los síntomas característicos de la ya mencionada niebla mental

Puede ir acompañado de otras afecciones como la sensación de confusión o los trastornos de la atención

9 señales que indican que el COVID-19 está atacando tu cerebro

Una de las últimas investigaciones publicadas sugiere que el responsable es un vínculo entre el sistema nervioso y el inmunológico. Pero, en palabras del doctor Erice, aún no hay evidencia científica concluyente que explique este fenómeno. 

Algunos expertos, como argumenta la neurocientífica Natalie C. Tronson en The Conversation, creen es posible esperar déficit de memoria y casos de demencia relacionados con el COVID-19 en el futuro.

Inestabilidad

paciente de coronavirus
Callaghan O'hare/ Reuters

La debilidad muscular y la incapacidad para despertar o permanecer despierto es uno de los síntomas que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera de urgente atención médica. También la pérdida del habla o el movimiento. 

Estos podrían coincidir con la fatiga crónica, otro de los síntomas más comunes, que podría persistir tras al infección como una secuela de la enfermedad. 

Mareo

Una mujer en la cama.

gettyimages

Causa del efecto directo que podría tener el coronavirus en el cerebro, los pacientes pueden presentar mareos, nueva confusión o problemas relacionados con el movimiento, como los anteriormente mencionados.

No obstante, el metaanálisis publicado en Scientific Reports estima que su prevalencia es del 3%. Mientras, uno de los estudios recogidos por Annals Of Neurology sugiere que casi la mitad de los pacientes hospitalizados de COVID-19 han experimentado mareos junto a la pérdida de gusto y olfato, y dificultades para concentrarse.

Incapacidad para concentrarse

Un hombre en una cafetería con una mascarilla y un ordenador.

REUTERS/Callaghan O'Hare

Dentro del cuadro descrito para la niebla mental, la incapacidad para concentrarse se considera una de las afecciones más comunes en pacientes con COVID persistente. 

Según una investigación publicada en Annals of Neurology, la mitad de los pacientes hospitalizados han experimentado una notable dificultad para centrarse en ciertas tareas. 

En el caso del metaanálisis, este sugiere que lo sufren un 27% de los recuperados que arrastran uno o más síntomas del COVID-19. 

Otro estudio, esta vez no revisado por pares, ha descubierto que 1 de cada 5 enfermos de larga duración por el coronavirus ha experimentado un deterioro cognitivo al menos 6 meses después de su infección inicial.

Otros artículos interesantes:

8 síntomas que pueden aparecer hasta 6 meses después del COVID-19

Todas las secuelas neurológicas del COVID-19: trastornos de la atención, pérdida de memoria y más

7 errores cotidianos que cometemos constantemente amenazan con retrasar el fin de la pandemia

Te recomendamos

Y además