Pasar al contenido principal

"Seguimos siendo muy vulnerables": Margarita del Val, la viróloga que coordina 150 equipos de investigación en el CSIC, asegura que la inmunización natural no es viable y aboga por una app de rastreo

Margarita del Val, viróloga del CSIC.
César Hernández/ CSIC Comunicación
  • "Seguimos siendo muy vulnerables", es la advertencia de Margarita del Val, viróloga del CSIC, ante los resultados preliminares del estudio de seroprevalencia que revelan que solo un 5% de la población ha pasado el coronavirus
  • La viróloga coordina a los 150 equipos de investigadores que están abordando la pandemia desde múltiples disciplinas en la plataforma conocida como Salud Global. 
  • Del Val asegura que, para abordar el desconfinamiento, es necesaria una aplicación que rastree los contactos de una persona infectada
  • "Si suficientes personas cuentan con la aplicación, tendremos capacidad para aplicar un confinamiento selectivo", explica, asegurando que se puede garantizar la privacidad. 
  • Ante la posibilidad de sufrir una segunda oleada de infectados, la viróloga señala que no se sabe cuándo se producirá, pero "sí sabemos qué comportamientos facilitan los contagios". 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

"Seguimos siendo muy vulnerables", es la advertencia de Margarita del Val, viróloga del CSIC, ante los resultados preliminares del estudio de seroprevalencia que revelan que solo un 5% de la población ha pasado el coronavirus. 

La experta coordina a los 150 equipos reunidos por el CSIC en una gran plataforma multidisciplinar de investigación sobre la pandemia que recibe el nombre de Salud Global y que, aunque ha recibido financiación del Ministerio, se sustenta sobre todo a través de donaciones de empresas privadas a las que están "muy agradecidos". 

Entre las labores de la plataforma se incluye la mejora de los sistemas de diagnóstico del coronavirus —por ejemplo, un sistema de testado de aguas residuales para identificar si el virus se está propagando en una comunidad— el estudio de la respuesta inmunológica al virus o intentar predecir cómo evolucionará la pandemia. 

En esa línea, del Val asegura que el estudio de seroprevalencia que se ha hecho es "uno de los mejores del mundo". La experta reconoce que hay margen de mejora en la precisión de los test diagnósticos porque "al fin y al cabo, no deja de ser un virus nuevo", pero el análisis ha permitido obtener una radiografía de la pandemia y "detectar los casos que se nos estaban pasando". 

De hecho, el estudio de seroprevalencia cifra en más de 2 millones las personas contagiadas por coronavirus, una cifra muy superior a los 228.691 casos positivos confirmados. 

Leer más: Los genetistas no descartan que existan personas con inmunidad innata frente a la infección por coronavirus: todas las respuestas que la ciencia está buscando en el ADN

Una aplicación que permita un confinamiento selectivo 

Los datos del estudio de seroprevalencia no han sorprendido a nadie. "Contábamos con el resultado, por eso la desescalada se ha hecho con este cuidado", señala del Val. 

Para la viróloga, la herramienta con la que deben contar con los gobiernos durante las fases de desescalada es una aplicación que rastree los contactos de una persona infectada. 

"No es ético renunciar a una aplicación", cree la experta, que considera que sería más eficiente que el testado masivo. 

Del Val asegura que se puede garantizar la privacidad de los usuarios, apoyando una aplicación que utilice Bluetooth, almacene los datos en el teléfono y sea el usuario el que elija compartirlos si se confirma que es positivo para poder aislar a las personas con las que ha entrado en contacto. 

"Si suficientes personas cuentan con la aplicación, tendremos capacidad para aplicar un confinamiento selectivo", explica Margarita del Val.  

Leer más: La otra cara del desarrollo de la vacuna contra el coronavirus: qué sucederá con la patente y cómo puede España garantizar su acceso a toda la población

"No sabemos cuándo será la segunda ola, pero sí sabemos qué comportamientos facilitan los contagios"

Algunos expertos confían en que la propagación disminuya en verano ante la posibilidad de que el calor reduzca la transmisión del virus. Por eso, se contempla el escenario de que la segunda ola de esta pandemia se viva con llegada del invierno. 

Cuando el calor afecta el virus, se reduce la propagación en unos meses y la enfermedad se convierte en estacional, explica la viróloga. Sin embargo, advierte de que en este caso "va a primar que sigue habiendo mucha vulnerabilidad".

No se puede apostar todo a que la pandemia se ralentizará con el calor y la científica recuerda que la gripe A en 2009 se expandió durante todo el verano. 

Del Val sostiene que "no sabemos cuándo será la segunda ola, pero sí sabemos qué comportamientos facilitan los contagios". La científica señala que el comportamiento que tenga la población será determinante. 

"No nos confiemos", advierte, de cara al desconfinamiento. Del Val insiste en la importancia de mantener las medidas de distanciamiento y evitar las aglomeraciones, especialmente en interior.

Un comportamiento irresponsable haría ver sus resultados "entre 4 y 14 días", advierte. 

Leer más: Las grandes farmacéuticas aceleran la investigación de terapias con anticuerpos como solución rápida para el coronavirus ante la incógnita de cuánto habrá que esperar para tener una vacuna eficaz

"La inmunización natural no es viable" 

A largo plazo, tampoco podemos apostar por la inmunidad de rebaño. "La inmunización natural no es viable", reconoce del Val, que señala que, al fin y al cabo, la primera ola solo ha infectado al 5% y se ha cobrado 27.321 vidas. 

La científica reflexiona sobre el coste humano que implicaría alcanzar la inmunidad de rebaño, a la que los expertos consideran que se llegaría con un 70% de la población infectada. 

Por eso, cobra cada vez más importancia la necesidad de encontrar un tratamiento contra la enfermedad. "Los antivirales se van a tener y serán la primera línea", cree la viróloga, pero "la vacuna será la solución". 

El CSIC tiene tres investigaciones en marcha para encontrar una vacuna, que se une a la carrera que se está desarrollando a nivel internacional a una velocidad sin precedentes.

"Vamos a por todas", asegura del Val, que señala que podría ser una de las primeras veces en la historia en la que hubiera varias vacunas para una enfermedad

En cuanto a los últimos informes sobre novedades acerca del virus, del Val descarta los más anecdóticos, pero reconoce que los casos de los niños mostrando cuadros graves son "sorprendentes" y que no se sabe bien qué está sucediendo. 

También señala que se está viendo que algunas personas que han pasado la infección tienen secuelas y anima a los pacientes que han superado la enfermedad y sigan experimentando síntomas a acudir al médico. 

Y además