Ahora que llega la temporada de gazpacho y ensaladas, conoce todo lo que le pasa a tu cuerpo cuando comes tomates de manera habitual

Tomates, huerto

Unsplush/ Kamala Saraswathi

  • Los tomates son un alimento sabroso y versátil que seguramente comas de manera frecuente.
  • Son ricos en antioxidantes, especialmente en licopeno, un compuesto vegetal vinculado a muchos beneficios para tu salud, incluyendo un mejor estado de tu piel, de tu corazón e incluso menor riesgo de ciertos tipos de cáncer.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El tomate es una de las frutas más versátiles. Sí, fruta, aunque lo habitual es consumirla como si se tratara de una verdura. 

Puedes comerlo crudo, o cocinarlo y ponerlo en casi todo: sopas, puré, zumo, gazpacho, sobre pasta, arroz, pizza, carne, etc., el tomate no parece conocer de fronteras culinarias y por eso tu despensa se vuelve más pobre cuando se te acaba el tomate en lata y por ello, también, se coloca como un ingrediente básico en muchas cocinas de todo el mundo.

Existen casi cien variedades de tomates en función de su uso, tamaño y forma. Así encontramos tomates carnosos y grandes , pequeños y redondos como el cherry, tomate pera...Y aunque generalmente asociemos este alimento al color rojo que adquieren cuando están maduros, lo cierto es que el tomate puede venir en una amplia gama de colores que van desde el amarillo hasta el morado, pasando por verdes o naranjas.

En cuanto a su aporte, el tomate es bajo en calorías y muy rico en agua. Lleva pocas grasas y proteínas, pero sí algo más de hidratos. También minerales y vitaminas, entre los que destaca el potasio, los folatos y la vitamina K, esencial para la salud cardiovascular y ósea, entre otras.

Además el tomate es una fuente clave de antioxidantes, siendo un alimento rico en vitamina C (una ración de tomate cubre el 61% de las ingesta diaria recomendada), provitamina A y licopenos, un carotenoide que abunda en este alimento vinculado a muchos beneficios sobre la salud, incluyendo la prevención de ciertos tipos de cáncer.

Debes saber que el licopeno se absorbe mejor cuando se ha calentado (al cocinarlo o si ha sido procesado), o cuando va acompañado de una fuente grasa, como por ejemplo el aceite de oliva.  En general este micronutriente se encuentra en concentraciones más altas en la piel y cuanto más rojo es el tomate.

Versátil, dulce y sabroso, sobran los motivos para incluir en el tomate en tu dieta de manera habitual. Aunque, puede que para algunas personas no sea demasiado conveniente hacerlo, al menos en exceso.

Por ejemplo no resultará demasiado aconsejable para aquellos que padezcan reflujo gastroesofágico (ERGE). El tomate es un alimento muy ácido lo cual en el estómago puede traducirse en problemas de acidez y ardores.

Dicho esto, aquí todo lo que le pasará a tu cuerpo si empiezas a comer tomates de manera habitual.

Mejorarán el estado de tu piel protegiéndola del sol

chica en el baño cuidándose la piel, maquillándose

Kevin Laminto/Unplash

Los tomates se consideran un buen alimento si lo que te preocupa es el estado de tu piel.

Por un lado, aportan buena cantidad de vitamina C, un potente antioxidante que sirve como cofactor de las enzimas esenciales para la síntesis y la estabilidad del colágeno. 

Algunas investigaciones también apuntan a efectos fotoprotectores sobre los rayos UV, uno de los elementos que más envejecerá tu piel, además de poder causar cáncer en este órgano.

El licopeno, un componente en abundancia en los tomates también protege a estos tejidos del impacto nocivo del sol.

Según un estudio después de 10 a 12 semanas consumiendo productos derivados del tomate ricos en licopeno, se observó en los voluntarios una disminución de la sensibilidad al eritema inducido por los rayos UV.

Dicho esto, por mucho tomate que comas, lo mejor es siempre que protejas tu piel del sol utilizando fotoprotectores.

Pueden ayudar a cuidar tu vista

Chica con gafas y mascarilla

Getty Images

Los tomates son una fruta cargada de vitamina A, licopenos y luteina, todos ellos micronutrientes capaces de mejorar tu salud ocular.

Por un lado pueden ayudar frente a la degeneración macular y las cataratas. Por otro lado, los licopenos pueden proteger también contra el daño inducido por la luz.

Un estudio publicado por JAMA Ophtahalmol, evidenció que aquellas personas que incluían altas dosis de luteína y zeaxantina, ambos en los tomates, tenían una reducción del 35% del riesgo de padecer DMAE exudativa, forma menos frecuente de degeneración macular asociada a la edad.

Son un buen aliado para tu cerebro

mujer ordenador, estudiar

Getty Images

Los beta caroteno y licopeno de esta fruta también parecen ayudar a proteger las neuronas.

Aunque la evidencia aún no es sólida, una revisión de estudios centrada en los vínculos entre el licopeno y la función cognitiva encontró que de 4 estudios que evaluaron las relaciones hasta 3 de ellos informaron resultados positivos significativos. 

Aunque ninguna de las investigaciones analizadas determinó que estos antioxidantes puedan ayudar a prevenir el desarrollo de demencia. 

A su vez, los antioxidantes del tomate también parecen estar relacionados con una reducción del riesgo de sufrir depresión, según los hallazgos publicados en Journal of Affective Disorders.

La salud de tu corazón también se verá reforzada

Una mujer es atendida por problemas en el corazón.

Getty

Tu alimentación es un factor clave a la hora de minimizar el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Mientras que algunas arruinarán la salud de tu corazón, otros alimentos pueden ayudar a mejorarla.

Ciertas investigaciones apuntan a los efectos positivos del licopeno sobre el colesterol LDL (malo), ayudando a reducirlo. 

Su gran aporte de antioxidantes también beneficia los efectos antiinflamatorios y contra el estrés oxidativo. Asimismo los nutrientes presentes en el tomate parecen mostrar un efecto protector sobre vasos sanguíneos y el riesgo de coagulación de la sangre.

Podría ayudar a prevenir ciertos tipos de cáncer

Hospital prueba cáncer

Reuters/Yara Nardi

Ciertos estudios observacionales han encontrado algunas relaciones positivas entre la ingesta de tomates y una disminución del riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer.

En concreto una revisión de literatura sobre 72 estudios identificados al respecto, detectó 57 asociaciones inversas entre la ingesta de tomate o el nivel de licopeno en sangre y el riesgo de cáncer y hasta 35 de estas asociaciones inversas fueron estadísticamente significativas.

Esta reducción del riesgo fue más sólida para los cánceres de próstata, pulmón y estómago. Aunque los datos también sugirieron un beneficio para los cánceres de páncreas, colon y recto, esófago, cavidad oral, mama y cuello uterino.

Otros artículos interesantes:

Estos son los tomates envasados menos recomendables que puedes comprar en el supermercado, según la OCU

Así debes cocinar la pasta para que sin perder sabor sea más saludable y engorde menos

Lidl lanza un gazpacho fresco de tomate rosa elaborado por Pepa Muñoz, la 'chef del tomate' premiada con un Sol Repsol

Te recomendamos

Y además