Pasar al contenido principal

3 paradigmas en la transición hacia unas finanzas verdes: por qué Francia es un ejemplo a seguir

Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de UNFCCC
Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de UNFCCC Flickr
  • Los expertos de la Cumbre del Clima analizan el papel de las políticas, la regulación, las inversiones y los incentivos económicos para luchar contra el cambio climático. 
  • El economista estadounidense Jeffrey Sachs se refirió al gobierno francés de Macron como un modelo de buenas prácticas en la integración de la lucha contra el cambio climático en las políticas económicas.
  • Como parte de su agenda económica sostenible, Francia ha emitido bonos soberanos verdes y está acompañando a 9 sectores, responsables del 90% de las emisiones, para analizar como minimizar su impacto en el planeta.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La economía ya no puede vivir más a espaldas del cambio climático. Tampoco lo pueden hacer más ni los ministerios de Finanzas de los diferentes gobiernos, ni las empresas. Si hay que poner en marcha medidas para limitar los efectos del cambio climático, el esfuerzo debe ser transversal y las políticas y  los incentivos económicos juegan un papel crucial en ello, expuso la mesa de Ministros de Economía de la vigésimo quinta Cumbre del Clima. 

“Los ministros dicen que están en camino de cumplir con los objetivos del Acuerdo de París. El mundo está mal gobernado en general”, dijo con contundencia el director de la red de Soluciones de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, Jeffrey Sachs, en referencia al las metas del Acuerdo de París. “No estamos alcanzando, ni remotamente, ninguno de los objetivos. El próximo año la Cumbre del Clima será decisiva para llegar a la descarbonización de la economía”.

De lo que se trata es de integrar el cambio climático en las políticas y en los presupuestos financieros. “Es un problema sobre inversión, regulación, tecnología, precio de las emisiones de CO2...”, apuntó este economista estadounidense especializado en desarrollo sostenible.

Sachs cogió el hilo y expuso un punto de controversia: “somos muy verdes pero exportamos combustibles fósiles a otros países. Este es un mal comportamiento”, analizó el experto. “No lo digo por Canadá o por Australia. No, eso sería poco educado. Pero, por favor, cero emisiones de CO2 significa cero”, hizo hincapié. 

Leer más: 51 ministros de finanzas impulsan una coalición para crear una economía del cambio climático, fijar el precio al CO2 y elaborar presupuestos con partidas medioambientales

Al fin y al cabo, se trata de establecer las herramientas para una economía verde y sostenible. De lo que hablan es de fijar los precios de las emisiones de carbono, de introducir las consideraciones climáticas en las políticas macroeconómicas y fiscales, de elaborar presupuestos que contemplen partidas contra el cambio climático, de implementar medidas fiscales de adaptación y mitigación del cambio climático. 

“Debemos asegurarnos de que los presupuestos y las políticas macroeconómicas y fiscales estén en línea con el Acuerdo de París”; apuntó Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de UNFCCC. “Necesitamos un compromiso financiero con programas nacionales e iniciativas privadas. Los ministros de finanzas pueden jugar un papel crucial”.

Una idea con la que estuvo de acuerdo el director del Banco Mundial, Axel van Trotsenburg, que abogó por crear una arquitectura financiera para el cambio climático y desarrollar políticas verdes en los presupuestos. “El Banco Mundial ha comenzado a señalar también lo que implica el cambio climático para la pobreza. Si no hay un cambio, existe el riesgo de que 100 millones de personas se vean arrastradas hacia la pobreza”, explicó el directivo del Banco Mundial. 

En esta línea, el director del Fondo Monetario Internacional, Tao Zhang, ya estableció las pautas de las medidas que ya se están tomando: “Estamos desarrollando herramientas para ayudar a los países a establecer el precio del carbono, a promover sistemas financieros sostenibles, a modelar el impacto macroeconómico del cambio climático y la adaptación al cambio climático, uno de los mayores retos de nuestro tiempo”, apuntó.

Leer más: 7 datos que revelan que la emergencia climática está provocando una crisis de los derechos del niño, según Unicef

Pero "el dinero público no hace magia", en palabras de Pierre Gramegna, ministro de Finanzas de Luxemburgo, quien instó a hablar e introducir en la ecuación al sector privado. "Tenemos la segunda mayor industria bancaria del mundo", señaló. "Si tienes muchos combustibles fósiles en el porfolio corres un mayor riesgo", aseveró Gramegna que, siguiendo esta línea apuntó que habla mucho de transición energética pero también de transición financiera: "Pasamos de los combustibles fósiles a la energía limpia y llegarán las finanzas limpias".

Una idea que suscribió la ministra de Economía, Nadia Calviño, que auguró que el sistema financiero jugará un rol muy importante en la transición ecológica para la que se necesitará "un volumen amplio de inversiones" por parte de operadores públicos y privados. 

Y es que parece que si hay un Gobierno comprometido con los objetivos marcados por la Cumbre del Clima de París ese es francés de Emmanuel Macron. Tanto es así que Sachs puso al país galo como modelo en relación a la implementación de finanzas sostenibles:

Francia como guía para el resto de economías del mundo

Emmanuel Macron, presidente de Francia.
Emmanuel Macron, presidente de Francia. Reuters

Compartió espacio, en la mesa de la Cumbre del Clima, un representante del Gobierno galo para explicar la estrategia de Macron en cuanto a finanzas sostenibles. Para Francia, el acuerdo verde es una prioridad y de cara a alcanzar la neutralidad en carbón en 2050 y ha dispuesto herramientas económicas y financieras.

Una de ellas son los fondos soberanos verdes. Y es que el gobierno francés lanzó 20 millones de euros en deuda soberana verde. “Desde el punto de vista financiero no hay razón por la que el ministro de Finanzas no deba hacer esto. Su volatilidad debería ser menor que la de otros bonos”; apuntó el representante del gobierno francés en la mesa de ministros de Finanzas.

Pero si hubo una acción sobre la que Sachs llamó la atención fue el hecho de que, para lograr los objetivos de descarbonización, el gobierno francés está acompañando a 9 sectores, responsables del 90% de las emisiones de CO2. Con ellos, analiza qué herramientas y regulaciones son necesarias y elabora una estrategia en consonancia para limitar el impacto económico en la transición hacia la descarbonización. “Deberíamos ser muy concretos con las empresas”, dijo el portavoz del gobierno francés. 

Leer más: Así ha sido la Marcha del Clima que se ha celebrado en Madrid en paralelo a la Cumbre del Clima

“Todo el mundo debería tomar nota”, recalcó Sachs. “Hay muchos sectores implicados. Tenéis que ir sector a sector, cada uno necesita su estrategia. Esto lo han hecho muy pocos gobiernos. Lo que hace Francia es una guía para el resto de países”. 

Además, el gobierno de Macron mejoró su política financiera, elaboró un presupuesto verde, está desarrollando una línea de impuestos que incentiven las finanzas sostenibles y unas políticas más eficientes.

Puso el foco, el portavoz del gobierno francés, en la elaboración de una taxonomía europea de tal forma que si una agencia de rating concede 3 puntos, todo el mundo sepa que ese producto financiero que es muy eficiente en términos medioambientales. Una taxonomía, al fin y al cabo, que contemple los riesgos medioambientales en la ecuación.

Leer más: Los expertos reivindican el potencial de los datos para luchar contra el cambio climático
 

Nicaragua y la urgencia de la adaptación al cambio climático

nicaragua
Reuters

Pero cada país tiene su propia casuística y la de Nicaragua difiere y mucho, de la de Islandia y Francia. Este país, como otros en vías de desarrollo, sufre de forma más devastadora las consecuencias del cambio climático. Ya no sólo por ser objeto de fenómenos meteorológicos violentos sino, también, por el impacto que estos tienen en su economía. 

Así lo constató el ministro de Finanzas de Nicaragua, Iván Acosta, en su intervención en la mesa de ministros económicos de la Cumbre del Clima. Se plantea, aquí, otro paradigma. El de un país que ha vivido tres huracanes demoledores, además de sequías e inundaciones. "El huracán Fifi provocó un daño equivalente a un tercio del PIB de Nicaragua", aseguró el ministro.

Asumiendo que los fenómenos naturales pueden cambiar la situación económica del país de un día para otro. Por lo que apuesta este ministro es por movilizar recursos y hacer predicciones del impacto de un desastre natural, de tal manera que el país cuenta con una partida económica destinada posibles catástrofes naturales. 

Leer más: Por qué es mejor convencer a los gobiernos locales, regionales y a las empresas en vez de hacer caso a los escépticos del Cambio Climático

Además, el país ha pasado de una tarta energética con un 24% de generación de energías renovables a un 56% y cambiaron las matrices de construcciones e infraestructuras para que no resultaran arrasadas por los fenómenos naturales virulentos. "Lo que no invirtamos hoy, tendremos que gastar el doble mañana para mitigar los daños", apuntó Acosta, "estamos construyendo herramientas económicas para afrontar momentos difíciles". 

 

Islandia, el empeño para dejar de exportar combustibles fósiles

Una planta geotérmica en Islandia
Una planta geotérmica en Islandia Reuters

Sirvió también de ejemplo de buenas prácticas el caso islandés. Y es que Islandia se ha marcado el ambicioso objetivo de producir cero emisiones de CO2 en 2028. “Un objetivo muy difícil, pero lo podremos conseguir con almacenamiento energético”, apuntó Bjarni Benediktsson, ministro de finanzas de Islandia. 

El país quiere dejar atrás su rol exportador de combustibles fósiles y quiere convertirse en exportador de energías renovables. “Preferimos hacer de la crisis una oportunidad” apuntó Benediktsson.

El ministro de Finanzas de Islandia toma como ejemplo el giro de timón que el país tuvo que dar para afrontar la crisis económica y apunta que se tendrán que implementar políticas contra el cambio climático para afrontar este entorno físico muy complicado."Preferimos hacer de esta crisis una oportunidad", aseguró el ministro islandés.

Todo lo que debes saber sobre la Cumbre del Clima 2019: COP25 en Madrid

 

 

 

Y además