Cómo quitar los mocos: remedios eficaces para expulsar las flemas de la garganta

mocos, flemas, resfriado
  • Las flemas son incómodas y desagradables pero funcionan como mecanismo de tu cuerpo para protegerse de virus y bacterias.
  • Aquí tienes los mejores remedios para eliminar los mocos de la garganta sin demasiado esfuerzo.

Tus mocos pueden ser desagradables pero están ahí por un motivo, lubrican y protegen a tu sistema respiratorio de polvo, bacterias o agentes tóxicos

Cierta mucosidad está bien pero a veces esta se vuelve excesiva. Notas entonces que necesitas eliminar las flemas de la nariz y la garganta.

Esta sobreabundancia es un síntoma característico de infecciones respiratorias como el resfriado, pero también de otras más serias, como la gripe, la bronquitis crónica, la neumonía, la fibrosis quística o el Epoc (enfermedad pulmonar obstructiva crónica).

Otras afecciones que pueden generar la producción en abundancia de mocos son el asma, el reflujo gástrico o las alergias o también puede estar vinculada a malos hábitos como el tabaco.

Cómo deshacerte de los mocos: remedios caseros que funcionan

Si tienes una producción excesiva de moco en la garganta, hay algunos remedios naturales que puedes utilizar para liberarte de ellos.

Mantener la humedad del aire es crucial, ya que un ambiente seco irrita la nariz y garganta, lo que generará más mucosidad para lubricar. Un humidificador de vapor frío en la habitación puede ayudarte con los mocos, además de hacerte no roncar y mejorar tu piel.

También es importante mantenerse hidratado, pues "ayuda a expulsar las flemas, que se hacen más fluidas", señala en ABC el doctor José María Molero, del Grupo de Trabajo de Enfermedades Infecciosas de la semFYC.

Además de beber agua, puedes recurrir a sopas,caldos, infusiones, zumos o café descafeinado, ya que la cafeína "reseca la mucosa, al igual que el alcohol y los líquidos muy azucarados", según el especialista.

El remedio de tu madre con el que combatir el resfriado que algunos estudio avalan

Pero, mientras que sonarse en exceso o carraspear constantemente puede ser contraproducente, ya que contribuirá a la mucosidad excesiva, los lavados nasales y las gárgaras con agua y sal son remedios efectivos. Según la Clínica Mayo, la mezcla debería ser de 1/4 a 1/2 cucharadita de sal disuelta en un vaso de 0,2 litros de agua tibia.

Un baño caliente es un hábito placentero que además te vendrá bien. El vapor generado hará que liberes las mucosidades. Cuando suban a la garganta, escúpelas en un trozo de papel o pañuelo. Este gesto es más saludable que tragarse las flemas.

Evita los alimentos que causan acidez si padeces este problema. Los desencadenantes del reflujo gástrico pueden favorecer un aumento en la flema y la mucosidad. Las comidas fritas, los picantes o frutas como los cítricos son algunos de ellos.

 

Dormir estando malo puede ser todo un reto. En la posición horizontal que adoptas en la cama, "el líquido y la mucosidad del goteo posnasal pueden acumularse en los pulmones y el tracto respiratorio y causar irritación y tos en medio de la noche", explica Alexandra Kreps, médica de atención primaria.

Para evitarlo, busca elevar un poco tu tronco colocando debajo una almohada (a poder ser en forma de cuña). "Al levantar todo el torso, y no solo la cabeza, ayudas a abrir las vías respiratorias", lo que te permitirá respirar más fácilmente y dormir más cómodamente.

Otros artículos interesantes:

Qué tomar para el resfriado: los remedios que funcionan y los que no contra el constipado

Los síntomas que te ayudarán a identificar una neumonía a tiempo

Las 4 infusiones que pueden ayudarte a evitar coger un resfriado (o hacerlo más corto si ya lo has pillado)

Te recomendamos