Cómo responder a toda la gente negacionista, con teorías de la conspiración o con dudas sobre las vacunas del COVID-19

Manifestación antivacunas COVID-19

Claudia Morales/Reuters

Primero en Upday Cintillo

"No se ha demostrado que las vacunas salven vidas", "¡Todo es una farsa!", "Las vacunas causan más muertes que la enfermedad", "Los futbolistas están colapsando por las vacunas", "Las vacunas no están funcionando" o "están matando a mucha gente".

Son solo unas pocas de la enorme cantidad de afirmaciones que se han realizado en los últimos 2 años sobre el COVID-19 y las vacunas contra el coronavirus, alrededor de lo cual han surgido bulos, desinformación, falsedades mal intencionadas, dudas honestas y críticas con base real.

El movimiento antivacunas no ha nacido ahora ni con la aparición del SARS-CoV-2: como recuerda en un hilo de Twitter Manuel Jiménez, neurocientífico e investigador vinculado a la Universidad de Málaga y a la Unidad de Cultura Científica de UNIR, este nació a finales del siglo XVIII, unos pocos años después de la administración de la primera vacuna contra la viruela.

El científico habla de la negativa de este grupo a vacunarse en nombre de la "libertad", datos manipulados, olas de contagios por ese rechazo y bulos sin argumentos científicos. Finalmente, sin embargo, gracias a las vacunas la viruela fue declarada erradicada en 1980 por la OMS, siendo la única enfermedad humana así catalogada.

No obstante, el grupo de población en contra de las vacunas contra el COVID-19 no está solo compuesto por negacionistas con teorías de la conspiración y sin información que solo quieren hacer ruido. 

Las afirmaciones con las que empieza este artículo provienen tanto de usuarios de Twitter como de prestigiosos científicos en España y EEUU: el profesor de farmacología Joan-Ramon Laporte Rosello, en el Congreso español, y Robert Malone, autoproclamado inventor de las vacunas de ARNm y escéptico de las vacunas de COVID-19 que usan esta tecnología.

Hay muchos tipos de personas que desconfían o critican las vacunas contra el coronavirus, explica Margarita del Val en una entrevista con Business Insider España

Desde los "propagadores de bulos" hasta quienes "no han tenido fácil el vacunarse" por diferentes motivos (laborales, pensar que no recibirán la dosis por no tener papeles, estar censados en otra provincia...) o "personas que le tienen mucho recelo a la vacuna" o a los efectos a largo plazo, cita la experta.

"De estas personas hay que intentar averiguar cuál es la razón de esa reacción a la vacuna y que se den cuenta de que da más miedo el virus, (...) que está aquí para quedarse. Que se pueden infectar ahora, dentro de 2 semanas, de unos meses, de 2 años, y a lo mejor les pilla con una salud mucho peor. Y a lo mejor el susto tremendo es el virus y no la vacuna", aclaraba en noviembre.

"Hay que convencerles de que esto no se va a acabar con que el virus se va, sino que ellos seguirán teniendo el mismo riesgo personal y el virus seguirá". 

"La vacuna de Novavax podría convencer a los no vacunados": la candidata está basada en la misma tecnología que la de la hepatitis B y la gripe

"Hay que ponerlo en su justa perspectiva" y "ser racional", pide.

"Hay que superar el miedo y superar el miedo es difícil, entonces hay que lograr ayudarles, porque sí que es cierto que saber que las vacunas pueden tener efectos adversos te puede asustar, pero no nos asusta hacer un viaje de 500 kilómetros en coche, por ejemplo": un mayor riesgo de "un accidente grave", compara. 

¿Cómo sacar del miedo a quienes son víctimas de "las barbaridades que dicen todos los propagadores de bulos"? "Hay que lograr llegar a ellos para que se den cuenta de que nos hemos vacunado casi 40 millones de españoles (y más de 10 veces más de europeos) y que no nos hemos podido poner de acuerdo (...) para ocultar reacciones adversas tremendas, gravísimas, que van por ahí exagerando", recuerda.

"Las vacunas están siendo seguras", concluye la viróloga del CSIC.

Para realizar algunos de los bulos emitidos contra el COVID-19 y las vacunas, se emplean técnicas de manipulación como el cherry picking (literalmente, "recolectar cerezas", pero que denomina la "falacia de prueba incompleta"), "tomando solo observaciones que apoyan un prejuicio y omitiendo evidencias e información complementaria que lo contradice", analiza el farmacéutico de hospital Emilio Alegre.

Estos son algunos de los principales bulos y de las afirmaciones críticas sobre las vacunas del COVID-19 que se han emitido, así como qué tienen de cierto o si son falsas y cómo se pueden responder, a partir de datos, estudios científicos y declaraciones de expertos:

Las vacunas COVID-19 no sirven para nada, no salvan vidas

Hay muchas declaraciones de autoridades y personal experto a las que acudir sobre la seguridad y el beneficio de las vacunas contra el coronavirus: estas protegen contra el "riesgo certero" que supone el coronavirus, afirma Margarita del Val.

"Está más que probado que las vacunas son seguras y han salvado millones de vidas", abunda Matilde Cañelles, inmunóloga y divulgadora científica.

Sin embargo, "una imagen vale más que mil palabras", y hay también muchos gráficos con datos que muestran que las vacunas están funcionando y reducen los peores efectos del COVID-19.

Estas son 3 imágenes compartidas por Cañelles sobre la efectividad de las vacunas para "prevenir enfermedad, hospitalización y muerte, a lo largo de la historia y durante la presente pandemia" de coronavirus:

1) Efecto de las vacunas sobre el número de casos de distintas enfermedades (hepatitis, varicela, polio, difteria...) a lo largo de la historia (el grosor de los círculos representa el número de casos en cada ola; en marrón, el momento en que se introduce la vacunación):

poder de las vacunas

2) Número de casos y muertes por COVID-19 en las distintas olas, antes y después de la vacunación (se empezó a vacunar en torno a finales de 2020):

Poder de las vacunas, casos y muertes covid

3) Número de muertes por COVID-19 durante el último trimestre de 2021 en países europeos, ordenados por grado de vacunación de la población, de mayor a menor porcentaje:

Poder de las vacunas, países con mayor y menor vacunación contra covid-19

Además, según datos recientes publicados por el Ministerio de Sanidad español, las vacunas COVID-19 protegen frente al virus de varias formas: en personas de 60 a 79 años, el riesgo de hospitalización ha sido 22,3 veces mayor entre personas no vacunadas que en vacunadas; el riesgo de fallecimiento ha sido 30,5 veces mayor en no vacunados; y el de ingreso en UCI ha sido 43,6 veces superior.

Las vacunas de refuerzo no aportan nada

"La protección ofrecida por 2 dosis de vacuna y por la 3ª o de refuerzo supera el 90% frente a fallecimiento y hospitalización por COVID-19", explica Gorka Orive, científico y profesor asociado de la Universidad del País Vasco, recogiendo datos de Estados Unidos de septiembre de 2021 a enero de 2022, "similares a los reportados en Europa".

También ha probado la eficacia de las tercera dosis un estudio en población española: una vacuna de refuerzo contra el COVID-19 aumenta "de manera significativa" los anticuerpos neutralizantes contra las variantes ómicron (por 10 veces) y delta (por 17 veces) en mayores de 65 años, ha mostrado el Instituto de Salud Carlos III, ratificando lo apuntado anteriormente por otro estudio en Israel.

Lo confirma Margarita del Val a Business Insider España: "La tercera dosis sí que hace falta frente a ómicron, porque la protección con solo 2 dosis frente a la variante ha caído mucho. Y la tercera dosis restaura casi toda esa protección que teníamos frente a delta".

Un asunto diferente es la necesidad de otra vacuna adicional contra el coronavirus, autorizada en España por ahora solo para personas inmunocomprometidas: "Aún no llegará. Queda mucha investigación por delante y en Israel ya han visto que, en realidad, el beneficio que da la cuarta dosis es mínimo", afirma del Val, quien aclara que "no es que no funcione, sino que no merece la pena".

Las vacunas no protegen contra la variante ómicron

Una mujer con una dosis de la vacuna preparada.

De nuevo, se puede acudir al estudio mencionado en el apartado anterior, del ISCIII, sobre cómo la vacuna de refuerzo multiplica por 10 los anticuerpos neutralizantes contra ómicron.

También servirían los datos de Sanidad sobre el menor riesgo de fallecimiento, hospitalización e ingresos en UCI en las personas vacunadas, ya que han sido recogidos entre diciembre de 2021 y enero de 2022, en plena ola de ómicron, predominante en España entonces y en la actualidad.

Es verdad que ómicron parece haber reducido la protección de las vacunas contra la hospitalización comparado con delta, pero los datos muestran una efectividad de entre el 57% (tras 26 semanas) y el 81% (de 2 a 26 semanas) con las 2 dosis y del 90% con 3 dosis.

Además, la EMA (Agencia Europea del Medicamento, por sus siglas en inglés) recuerda que la vacunación "continúa brindando un alto nivel de protección contra la enfermedad grave y hospitalizaciones relacionadas con la variante ómicron".

Las vacunas causan más daño que beneficio, o incluso han provocado más muertes

Cuando se afirma esto, como hizo por ejemplo Laporte en su intervención frente al Congreso, es en relación con el estudio sobre la seguridad y la eficacia de la vacuna de Pfizer-BioNTech a los 6 meses de la vacunación, en referencia a que fallecieron 15 participantes del grupo de la vacuna y 14 del grupo placebo.

Sin embargo, los investigadores aclaran que ninguna de esas 15 muertes estaba relacionada con la administración de la vacuna, sino asociadas a otras enfermedades; lo mismo sucede con la vacuna de Moderna, como recoge Maldita.

Las dosis contra el COVID-19 de ARNm no pueden definirse como vacunas

Viales de las vacunas de ARN mensajero de Pfizer-BioNTech y Moderna.

Otra de las polémicas que salieron a la luz con las declaraciones de Laporte fue la definición de "vacuna", a partir del concepto recogido por la RAE de "preparado de antígenos que, administrado a un organismo, provoca en él una respuesta de defensa".

"Utilizar la definición de la RAE para indicar que las vacunas de ARN mensajero no son vacunas como tal no tiene demasiado sentido científico. Las vacunas de ARNm reciben esta denominación en la literatura científica desde antes de la pandemia de COVID-19", señala Miguel Marcos Martín, médico internista en el Hospital Universitario de Salamanca, a Maldita.

"Un antígeno es una pequeña parte de una proteína que a su vez es reconocida por un anticuerpo o una célula T. No existen, que yo sepa, preparados de ese tipo, ni sé si técnicamente se pueden hacer o si funcionarían como vacunas", aclara Matilde Cañelles, que llama a considerar la "perspectiva general".

La definición de la RAE "no recoge la tecnología más actual": "son vacunas porque, estimulando con el propio antígeno la respuesta inmunitaria, previenen la enfermedad cuando el organismo entre en contacto con el patógeno, y como tales son reconocidas en las revisiones científicas", defiende Emilio Alegre.

Si soy joven, no necesito vacunarme porque el coronavirus no me afectará

"Hay gente que no se vacuna porque es joven y cree que es improbable que se muera del virus. Con toda la razón. Tú te montas en coche, aunque sabes que existe una probabilidad muy pequeña de que te mates con el coche. Pues lo mismo con el virus", admite Margarita del Val a Business Insider España.

"Pero es que las secuelas son algo que existe. Entonces para los jóvenes que no se han vacunado, yo diría que prefiero no tener achaques de viejo desde joven. Yo creo que es una razón para vacunarse", matiza después.

"No puedo leer más de dos páginas seguidas y ver la tele me provoca espasmos": 5 personas que sufren covid persistente cuentan por qué no pueden seguir con su vida como antes

Además de que hay casos de jóvenes enfermos gravemente tras contagiarse de coronavirus o con covid persistente, entra el juego la importancia de no convertirse en agente transmisor del virus, ya que se podría pasarse a personas con mayor riesgo.

Las vacunas no evitan los contagios ni la transmisión

Cierto a medias. Las vacunas actuales contra el coronavirus no son vacunas esterilizantes, es decir, no evitan al 100% la transmisión del virus.

"Solo cuando hay una vacuna que hace que las personas vacunadas sean un escudo total —lo que hablamos [como] las vacunas esterilizantes— podemos hablar de que los no vacunados están seguros", explica Margarita del Val. 

España llega al 90% de la población diana vacunada: por qué no se puede hablar aún de inmunidad de grupo, según Margarita del Val

"Pero en este momento no están nada seguros los no vacunados. Los vacunados estamos muy seguros, porque si nos infectamos es altamente probable que sea casi sin síntomas o con síntomas menores", añadía en declaraciones recogidas en noviembre, antes de la aparición de ómicron.

Si bien los ensayos clínicos de las vacunas del COVID-19 no entraron a evaluar si evitaban el contagio y la transmisión, en la vida real sí se han observado indicios de ello: de hecho, Sanidad informa de que, entre el 13 de diciembre de 2021 y el 6 de febrero de 2022, en personas entre 60 y 79 años no vacunadas, el riesgo de infección fue 14,9 veces mayor que en vacunadas.

Las vacunas no son fiables: es un experimento inseguro o pendiente de perfeccionar, para lo que se requieren años

Todos los datos, estudios y declaraciones de expertos y autoridades vistos hasta ahora dejan clara la seguridad y eficacia de las vacunas del COVID-19.

Además, y si bien las vacunas se han desarrollado en un tiempo récord y la pandemia ha dado lugar a autorizaciones de emergencia, hay todo un proceso detrás que se debe superar antes de su salida al mercado.

"Cuando alguien dice: '¿Por qué pensamos que estas vacunas serían seguras en primer lugar? Mi respuesta es: 'No lo creíamos, y por eso hicimos los ensayos clínicos'", aclara Buddy Creech, profesor de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Vanderbilt (EEUU) y presidente de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas Pediátricas, a Business Insider.

"Nunca sabemos si una vacuna que sale del desarrollo va a ser segura. Y por eso tenemos un sistema bien regulado, bien supervisado y abierto al escrutinio para poder juzgar si una vacuna es segura y eficaz. Y si lo es, la utilizamos. Y si no lo es, o bien nunca ve la luz del día o, si ese efecto secundario es tan raro que no sale a la luz hasta después de ser administrada a millones de personas, la retiramos del mercado", recuerda.

Eso si, los efectos secundarios no tardan años en aparecer, sino que "ocurren principalmente en el primer mes después de la vacunación", aclara.

No es necesario ni seguro vacunar a los niños y adolescentes contra el coronavirus

Es verdad que, en general, los niños parecen lidiar mejor con el COVID-19 que los adultos, pero hay argumentos para defender que también se vacunen ellos, una vez cubiertos otros grupos más prioritarios, como se está haciendo en España con los de 5 a 11 años.

Además, tanto la vacuna para adolescentes como la destinada a menores de 12 años han demostrado ser seguras y eficaces, con efectos secundarios similares a los observados en otros grupos de edad.

Por último, para los niños también existe la posibilidad de enfermarse  de COVID-19, ser hospitalizados, propagar el virus a otras personas o tener síntomas persistentes.

Su tasa de infección del coronavirus es similar a la de los adultos, según un estudio en EEUU, que añade eso sí que "una mayor proporción de infecciones entre los niños eran asintomáticas". E, incluso, "los niños más pequeños pueden tener un mayor riesgo de transmitir el SARS-CoV-2" en el hogar que los niños mayores, de acuerdo con otra investigación reciente.

Hay deportistas famosos que colapsan a mitad de un partido por culpa de la vacuna del COVID-19

"Ustedes habrán visto o habrá oído hablar de jugadores de fútbol famosos e incluso de espectadores de espectáculos deportivos que colapsan en mitad del partido. Son personas vacunadas que tienen problemas cardíacos, posiblemente atribuibles a la vacunación, y de eso no se habla", afirmó Laporte también en el Congreso.

Más allá de la vaguedad de ese "posiblemente atribuibles", Maldita ya desmintió que el problema cardiaco del futbolista 'Kun' Agüero estuviera relacionado con la vacuna COVID-19 y Chequeado ha tachado de bulo el contenido de que 350 deportistas murieron o sufrieron lesiones en 2021 tras vacunarse contra el coronavirus.

También lo cataloga como "sin base" científica Business Insider, a partir del análisis del Dr. Ankit Shah, cardiólogo deportivo de Baltimore en el MedStar Heart & Vascular Institute y profesor adjunto de medicina en la Universidad de Georgetown (EEUU).

No hay apenas diferencia de incidencia de COVID-19 entre el grupo placebo y el de la vacuna en los ensayos clínicos

La incendencia de PCR positiva por COVID-19 en los ensayos fue de menos de 1% en el grupo placebo, frente al 0,04% en el grupo de los vacunados, lo que supone menos de un punto porcentual de diferencia.

Sin embargo, llevado a la vida real se aprecia su verdadera magnitud, como calcula el periodista Pablo Linde, de El País: "Trasladado a datos absolutos, en una ola en España con la mitad de la población vacunada, esto equivaldría a tener 168.000 casos [de coronavirus] entre los no vacunados y 800 entre los que sí [han recibido la vacunación], aproximadamente".

Las farmacéuticas no tienen que pagar por los daños de las vacunas

Por sorprendente que pueda parecer, en esta afirmación sí hay buena parte de verdad, como explica a Business Insider Dorit Reiss, profesora de derecho de la Universidad de California (EEUU) y experta en litigios sobre vacunas.

"Es cierto que las empresas farmacéuticas están protegidas de casi cualquier daño de las vacunas COVID-19 hasta febrero de 2024. Esto se debe a la declaración PREP (Public Readiness and Emergency Preparedness Act) que el secretario de salud y servicios humanos emitió en marzo de 2020", explica Reiss en referencia a esta ley aprobada por el Congreso de Estados Unidos.

"Se trata de una disposición general de emergencia para garantizar que los fabricantes actúen en caso de emergencia. No es sólo para las vacunas, es para todo tipo de productos", añade.

Por parte de la UE también se ha alcanzado un acuerdo especial: "En consonancia con las normas de la UE en materia de responsabilidad por los daños causados por productos defectuosos, la responsabilidad sigue correspondiendo a la empresa", comienza diciendo la Comisión. 

"Sin embargo, con el fin de compensar los riesgos potenciales asumidos por los fabricantes debido al período inusualmente más breve para el desarrollo de las vacunas, los acuerdos de adquisición anticipada prevén que los estados miembros indemnicen al fabricante por las posibles responsabilidades contraídas únicamente en las condiciones específicas establecidas en tales acuerdos", añade.

Todo es una estrategia de las farmacéuticas, que tienen intereses comerciales

Pfizer ha disparado su beneficio un 140% en 2021 —con las vacunas, a las que corresponden más de 4 de cada 10 euros, impulsando los ingresos de la farmacéutica— y prevé ingresos récord en 2022.

Moderna, que antes de la pandemia no había llevado ningún producto al mercado, empezó 2021 con sus primeros trimestres rentables desde su creación, en 2010, e incrementos de hasta el 6.300%, y AstraZeneca ha aumentado sus ingresos un 50% respecto a 2020.

La pandemia ha dado lugar a un negocio muy rentable que ha beneficiado a los principales fabricantes de vacunas del coronavirus.

Pfizer, AstraZeneca, Sinopharm y Sinovac producirán 2 de cada 3 vacunas de COVID-19 hasta mitad de año; entre todos los fabricantes duplicarán las cifras de 2021

A raíz de las afirmaciones de Joan-Ramon Laporte sobre las vacunas, Matilde Cañelles responde que "no se entiende qué se está intentando demostrar. ¿Qué las empresas farmacéuticas no son hermanitas de la caridad? ¿Qué las agencias reguladoras son lentas y burocratizadas? Nada que no sepamos". 

"Pero omite el hecho más importante e irrefutable: que las vacunas contra el COVID-19 han salvado cientos de miles de vidas de personas que ya no estarían entre nosotros", contrapone.

Kamila Barca ha contribuido a este artículo.

Otros artículos interesantes:

¿Cuándo se recomienda la vacunación contra el COVID-19 para las mujeres embarazadas?

3 razones por las que Margarita del Val cree que no deberías contagiarte ahora con el COVID-19

"La vacuna de Novavax podría convencer a los no vacunados": la candidata está basada en la misma tecnología que la de la hepatitis B y la gripe

Te recomendamos