Pasar al contenido principal

Amenaza de ERE en Ciudadanos, que reducirá sus subvenciones en un 70% tras el batacazo electoral

Albert Rivera
Albert Rivera anuncia su dimisión. REUTERS/Susana Vera
  • El partido naranja pierde más de 3,5 millones de euros en subvenciones del Ministerio de Hacienda.
  • En 2018 Ciudadanos ganó casi 15 millones de euros públicos y gastó 5 en personal.
  • La marcha de Albert Rivera de la dirección general, sumada al descalabro electoral y las pérdidas económicas presentan un futuro agrio.
  • Las normas de Hacienda cifran la remuneración de partidos en 14.000 euros por escaño y 0,57 por voto, unos montos muy inferiores a los de las elecciones de abril.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El fracaso electoral del 10-N siembra la amenaza del ERE en Ciudadanos.

La formación naranja tiene que lidiar con la pérdida de más de 2,5 millones de votos y 47 diputados, pero también con una pérdida monumental de sus subvenciones públicas. 

El partido habría ganado tras el 28-A en subvenciones nada menos que 4.557.201 euros. Sin embargo, los resultados de noviembre le dejan con casi un 70% menos de subvención por voto y escaño, un total de 1.081.571, euros. Con estos recursos, la formación del recientemente dimitido Rivera tendrá que hacer frente a los pagos de su infraestructura.

Las normas establecidas por Hacienda son claras. A cada partido le corresponden 14.817,35 euros por cada escaño obtenido en las elecciones y otros 0,57 por cada voto, unas cifras que el ministerio redujo considerablemente para hacer frente a los gastos de nuevas elecciones. Las cifras, a cuenta de los resultados de Ciudadanos, no dan lugar a interpretación.

Leer más: Albert Rivera dimite como líder de Ciudadanos y deja la política

El partido se verá obligado a adelgazar su aparato administrativo en los próximos días. Los 10 parlamentarios naranjas más los 1.637.540 votantes dejarán en las arcas del partido poco más de un millón y medio de euros, una cantidad mucho menor a la que los de Rivera están acostumbrados a gestionar.

Según la última memoria económica de Ciudadanosel partido ingresó 12.743.157,89 de euros de origen público (entre los que se encuentran las subvenciones) y 4.165.763,98 de euros de origen privado (incluidas las donaciones de los propios militantes).

Durante el último ejercicio el partido tuvo que afrontar nada menos que 14.681.913,82 euros en gastos, de los cuales 5.582.173,85 corresponden a gastos de personal. Adicionalmente, Ciudadanos declaró un total de 8.976.501,96 euros en gastos por "otras actividades ordinarias".

Leer más: Vox ganará casi 3 millones de euros en subvenciones tras su acelerón del 10-N

Ahora, con unas cuentas desbordadas por los gastos y un presupuesto mucho menor, la formación naranja deberá hacer frente o bien a una reducción de la plantilla en forma de ERE o a disminuir los gastos "ordinarios". La suposición no obedece sólo a la pérdida de más de 3 millones y medio de euros en subvenciones de Hacienda, sino a la más que probable pérdida de afiliados descontentos.

Las inversiones ahora se tornan en deudas. Los informes de cuentas del año 2009 hablaban de ingresos por valor de 978.413,03 euros y gastos de 726.513,38. Los endeudamientos (y saneos) posteriores ahora reclaman su precio, y Ciudadanos no puede pagarlo.

Las dimisiones dejan al partido sin liderazgo para afrontar los gastos

Ante la debacle electoral, las consecuencias para el partido también han sido políticas. El principal líder y candidato de Ciudadanos, Albert Rivera, ha anunciado que deja la política. Pero no es el único.

Le acompañarán a la puerta de salida otras muchas figuras de relevancia en la formación. Es el caso del que fuera portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Juan Carlos Girauta, que encabezó sin éxito la candidatura de Toledo, o la del número 2 de Rivera al Congreso por Madrid, Marcos de Quinto. Ambos han anunciado su dimisión.

Pero la luz tampoco se encuentra en la mayoría de cargos de la Ejecutiva. Los 'hombres fuertes' de Rivera están cada vez más desacreditados de cara a la opinión pública, que les castigó sin escaños como en el caso del secretario general del partido y cabeza de lista por Almería, José Manuel Villegas, o la del secretario de Organización y número uno por Granada, Fran Hervías.

El relevo lógico, por tanto, recae sobre Inés Arrimadas. La todavía portavoz del Grupo Parlamentario es la figura más acreditada para suceder a Rivera, aunque su candidatura podría disputársele por los barones madrileños: el vicepresidente de la Comunidad Ignacio Aguado y la vicealcaldesa Begoña Villacís.

Todo lo que debes saber sobre las Elecciones Generales del 10-N

Y además