Pasar al contenido principal

La COP25 sigue negociando a contrarreloj un documento que establezca una "mayor ambición" en la lucha contra la emergencia climática

El coordinador de la delegación chilena en la COP25, Andrés Landerretche.
El coordinador de la delegación chilena en la COP25, Andrés Landerretche.
  • La presidenta de la COP25 asegura que el borrador se ha elaborado para contentar a todas las partes aportando soluciones equilibradas.
  • La negociación trata el polémico Artículo 6 del Acuerdo de París sobre la regulación de los mercados de carbono, lo que ha provocado el rechazo de algunas partes.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El plenario de la COP25 ha debatido durante la mañana del sábado el nuevo documento presentado por la presidenta de la conferencia, la chilena Carolina Schmidt, sobre el que ya han expresado su rechazo alguna de las partes, como Brasil Arabia Saudí.

A primera hora de la tarde, el coordinador de la delegación chilena en la COP25, Andrés Landerretche, ha comparecido en rueda de prensa para informar sobre la situación en la que se encontraban las negociaciones y ha comunicado que espera que el plenario final de la Cumbre del Clima, que se reunirá esta tarde, apruebe un texto que establece una "mayor ambición" en la lucha contra la emergencia climática.

Durante una larga noche de negociaciones, la presidenta ha intentado buscar vías intermedias para desbloquear la negociación, como dejar el desarrollo de la parte más técnica y conflictiva de los mercados de carbono para más adelante, como explicó el viernes Andrés Landerretche, coordinador de la Presidencia de la cumbre, según informa El País. Pese a eso, no logran el consenso.

Leer más: Todos los acuerdos cerrados hasta ahora en la Cumbre del Clima

La razón de que la negociación se haya encallado se debe en parte al polémico Artículo 6 del Acuerdo de París sobre la regulación de los mercados de carbono, que genera los mayores desacuerdos entre naciones.

Otro de los puntos que más aleja a las posiciones de los 200 países involucrados es el de cómo instar a los Gobiernos a presentar planes de recorte de gases de efecto invernadero más duros que los que tienen previsto aplicar para el comienzo del 2020.

Hay dos claros bandos en la negociación: por un lado está la Unión Europea y algunos países latinoamericanos, y por otro están China, la India y algunos países africanos y petroleros, que reprochan a los países desarrollados que no aporten lo suficiente a los países en desarrollo para adaptarse a los impactos del cambio climático.

El texto, apoyado en la ciencia, insiste en la necesidad de mantener el aumento de la temperatura media muy por debajo de los 2 grados respecto a niveles preindustriales,  y, en la medida de lo posible, 1,5. Con los objetivos actuales el aumento será de al menos 3,2 grados.

Brasil ha dicho que discrepa del contenido del último borrador porque prioriza los océanos, frente al informe del uso de la tierra, y eso supone "una línea roja para nosotros", ha explicado Público. Por su parte, Arabia Saudí, asegura que no tolerarán "que el informe del uso de la tierra elaborado por el grupo de expertos de la ONU sobre cambio climático o IPCC sea menos importante que el del océano", a lo que se ha sumado Rusia.

Schmidt asegura que el borrador se ha elaborado para contentar a todas las partes aportando soluciones equilibradas, ambiciosas, responsables y comprometidas con la lucha contra el cambio climático.

Todo lo que debes saber sobre la Cumbre del Clima 2019: COP25 en Madrid

Y además