Esto es lo que opinan políticos y empresas a 48 horas de la gran cumbre de la UE que definirá el futuro del mercado eléctrico

Vladímir Putin, presidente de Rusia.
Vladímir Putin, presidente de Rusia.

Sputnik/Gavriil Grigorov/Pool via REUTERS

El próximo viernes, los ministros de Energía de los países miembros de la Unión Europea (UE) se reunirán, con carácter extraordinario, en Praga. Allí se deberían tomar decisiones cruciales para el futuro a corto plazo. Y más, después de que el suministro de gas ruso a Europa se haya detenido por completo. 

Quizá este sea el corte definitivo, o puede que Putin siga especulando con la energía. De momento, el ministro de Energía ruso, Nikolái Shulginov, ha señalado que el flujo se reanudará cuando Siemenes Energy repare una turbina dañada. Desde la empresa, por el contrario, afirman que no hay necesidad de paralizar el envío de gas. 

En cualquier caso, la crítica situación amerita una respuesta inmediata de la UE, que, en palabras de la responsable de Energía en España, Teresa Ribera, debería consistir en una actuación de "urgencia" en el mercado eléctrico. "Putin ha dinamitado el mercado energético, está roto y hay que intervenirlo inmediatamente", aseguró. 

¿Qué opciones baraja Europa para abaratar el precio de la energía y garantizar el suministro?

El pasado viernes, 2 de septiembre de 2022, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció una reforma estructural de emergencia del mercado eléctrico

En el non-paper (borrador preliminar) de la Comisión Europea se barajaba la opción de introducir un límite al "precio de las tecnologías inframarginales de generación de electricidad (las renovables, la nuclear y el lignito), que tienen menores costes operativos que las plantas de gas natural".

Lo que se busca con este movimiento, se explica en dicho documento, "es hacer que los retornos comerciales de estas tecnologías sean independientes del precio marginal de la electricidad".

Esta medida, sostienen, ?proporcionaría a los estados miembros recursos económicos para financiar intervenciones en el mercado minorista. Además, dotaría de mayor seguridad jurídica a los países para proteger a los consumidores del impacto de los altos precios de la electricidad en las tarifas reguladas?.

Otra de las posibilidades que hay sobre la mesa es la de poner un tope al precio del gas consumido en los estados miembros de la Unión Europea.

Putin está ganando la guerra, tanto dentro como fuera del campo de batalla

A pesar del ?no se sabe si definitivo? corte del grifo del gas ruso a Europa, el comisario de Economía de la UE, Paolo Gentiloni, afirmó, en el Foro European House-Ambrosetti (celebrado en Cernobbio -Italia-), que confiaba en que Moscú respete los contratos de venta de gas natural. No obstante, sostuvo que, si esto no sucediera, la UE está preparada para hacer frente a cualquier contingencia.

La actuación europea, para el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, llega tarde, tal y como afirma en una entrevista concedida a varios medios, entre ellos, El País. Michel señala que llevan mucho tiempo hablando de energía (antes incluso de que Rusia invadiera Ucrania) y que ya habían pedido varias veces a la Comisión que les enviara sus propuestas. "No podemos permitirnos el lujo de esperar más", destaca.

El presidente del Consejo Europeo se hace una pregunta: "¿Cómo podemos explicarle a la gente de la UE que paga la electricidad a este nivel y, al mismo tiempo, las empresas de energía obtienen grandes ganancias? Tenemos que recuperar el tiempo perdido. Espero que antes de octubre podamos tomar medidas concretas y medidas urgentes. 

En el mismo encuentro, y en declaraciones a CNBC, el historiador Niall Ferguson se mostró realmente pesimista con el futuro a corto plazo. Sostuvo que los errores en la política monetaria y fiscal del año pasado, que desencadenaron esta inflación, son muy parecidos a los de los años 60".

Además, entonces también hubo una guerra (la árabe-israelí en 1973), que implicó la participación de las superpotencias de entonces: la Unión Soviética y los Estados Unidos, y que provocó una crisis energética.

Pero esa contienda bélica, detalló Ferguson, se acabó en 20 días, "y esta guerra está durando mucho más, por lo que es lógico pensar que el problema con la energía también se mantendrá más tiempo". 

¿Qué opinan las empresas sobre la crisis energética?

La Alianza por la Competitividad de la Industria Española (integrada por 7 asociaciones sectoriales cuyas empresas generan el 55% del PIB) presentó en la reunión que mantuvo el pasado lunes con Teresa Ribera un listado con medidas de máxima urgencia ante la crítica situación de la industria. 

Este es el decálogo solicitado por la Alianza:

  1. Modificación del funcionamiento del mercado eléctrico europeo.
  2. Solución a la situación insostenible de la cogeneración.
  3. Exención del coste del mecanismo de ajuste para los contratos a plazo con precios fijos.
  4. Ayudas a la demanda energética.
  5. Reactivación de los mecanismos de interrumpibilidad voluntarios y retribuidos para el gas y la electricidad.
  6. Plan de renovación del parque de vehículos para acelerar la penetración de los vehículos electrificados, así como para la mejora de la eficiencia del parque.
  7. Acceso directo a préstamos para circulante.
  8. Facilitar al máximo la valorización energética para reducir el consumo de combustibles fósiles.
  9. Actualización de la relación de sectores receptores de Compensación de Costes Indirectos de CO?.
  10. Asegurar la continuidad de la actividad industrial que tenga suministro de gas firme en el Plan nacional de contingencia de suministro de gas.

Elísabet Alier, presidenta de la Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón (Aspapel), en representación de la Alianza, explica que "la situación que afronta la industria europea y española como consecuencia de la coyuntura de los mercados energéticos es crítica, sin precedentes en decenios".

Por ello, agrega, "es necesario adoptar medidas eficaces de forma muy urgente, acordes a la magnitud del desafío que supone una economía de guerra. Ya es una realidad el cierre de instalaciones, deslocalizaciones de producción, etcétera". 

El CEO de Enel asegura que "la crisis energética se podría acabar pronto con un límite al precio del gas"

Francesco Starace, CEO de Enel.

Quien también se ha pronunciado, en este caso, en una entrevista con Expansión durante el encuentro celebrado en Cernobbio, ha sido el director general de Enel, Francesco Starace. 

Para él, hay un problema estructural, que es cómo suplantar el gas ruso dentro del mix energético de Europa. No da una solución al respecto.

Pero, además, hay un contratiempo acuciante, de hoy, que es la volatilidad del mercado mayorista del gas, y que sí tiene fácil solución: "Bastaría con poner un tope a la volatilidad de los precios". Insiste: "La crisis energética se podría acabar pronto si se pusieran límites a las fluctuaciones del precio del gas". 

 

No es sostenible, subraya, que el gas esté a 300 euros el megavatio hora, por ello hay que poner techo a la volatilidad y "rediseñar las reglas del mercado europeo", subrayó. 

Explicó Starace que no está en contra del gas, "sino de su uso excesivo en la matriz energética". La pregunta que habría que hacerse cuando se compra gas, concreta, es "¿sería más útil ese dinero invirtiéndolo en renovables?".

Tiene claro el responsable de Enel que "hay que acelerar la apuesta por las renovables y reducir la dependencia de los combustibles fósiles exteriores". 

"Todo lo recaudado por el impuesto a las empresas de energía les será devuelto"

Josu Jon Imaz, Consejero Delegado de Repsol.

Antes de que Rusia decretara el corte en el envío de gas ruso a Europa, el consejero delegado de Repsol y expolítico del PNV, Josu Jon Imaz, dejó muy clara su postura, principalmente, respecto a los impuestos a las eléctricas anunciados por el Gobierno de España. 

"Van contra la actividad empresarial y dañarán la capacidad de inversión de las empresas para transformarse", afirmó en un artículo de opinión publicado en El País.  "Los precios de los alimentos y de muchos otros productos están caros. También los de la energía: electricidad, gasolina, diésel y gas", apuntó Imaz.

España no se quedará sin gas, pero lo pagará a precio de oro: por qué nuestro sistema energético está blindado ante un corte de suministro ruso

Posteriormente, ironizó: "Los gobernantes ya han identificado el problema, que por supuesto no tiene que ver con ellos: algunas empresas tienen beneficios extraordinarios en un momento de dificultad como el actual; pongamos un nuevo impuesto".

"A ningún gobierno se le ocurre clamar contra las pérdidas extraordinarias y dar subvenciones a esas empresas, evidentemente. Por ejemplo, Repsol perdió 7.105 millones en 2019 y 2020, principalmente a consecuencia de la pandemia. Los resultados acumulados desde entonces, incluidos los supuestos beneficios extraordinarios de 2022, no han compensado aquella pérdida brutal", agregó Imaz.

Terminó su artículo Imaz afirmando que creía en las garantías constitucionales y en las legales, y que está convencido de que "el camino planteado no tiene recorrido. Alguna institución determinará el carácter discriminatorio de la iniciativa". 

Todo lo recaudado, resaltó, "será devuelto a las empresas que fueron injustamente gravadas en mitad de la furia de un discurso demagógico y la seguridad jurídica quedará sin duda restaurada".

La patronal pide ayudas y no aumentar los gastos de las empresas

En un comunicado, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) ha afirmado que hay que "aumentar los mecanismos de apoyo para las industrias gas y electro intensivas, tanto en el aumento del importe de las ayudas como en el número de sectores que pueden recibirlas".

En este marco, continúan, "nos parece preocupante, por ejemplo, que la cogeneración asociada a la industria haya tenido que parar el 60% de su actividad ante la falta de medidas de apoyo y el incremento del precio del gas cuando, precisamente, se trata de plantas eficientes que aportan competitividad a las industrias intensivas en energía". 

La cogeneración, añadieron, ahorra al año el equivalente al consumo de gas de dos meses y medio de todos los hogares y pymes de España.

En este sentido, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado en su cara a cara con Feijóo en el Senado, que la 'excepción ibérica' también se aplicará a las industrias de cogeneración.

También la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme) se pronunció tras conocer los últimos datos del paro: "El -31,8% interanual en julio del consumo de gas, por parte de la industria, demuestra un importante deterioro de la actividad manufacturera, que irá a más en los próximos meses".

Mercados duales, 'pay as bid', subastas y tasas que acaben con los beneficios caídos del cielo: estas son algunas de las soluciones que proponen los expertos para abaratar la luz desde el origen

Desde CEPYME manifestaron, por añadidura, "que muchas empresas están poniendo en marcha planes de contingencia para encarar la actual situación y mantener el tejido productivo y el empleo, pero estas medidas se empiezan a ver superadas por la realidad de los costes en los sectores intensivos en el uso de la energía y la creciente incertidumbre".

Por ello, insisten "en la necesidad de tener en cuenta la realidad de las empresas, que se enfrentan a un otoño especialmente complicado y plagado de incertidumbres, cuando todavía no han superado las consecuencias de la reciente crisis provocada por la pandemia".

Consideran "que no es el momento de plantear medidas que supongan mayor incremento de los gastos de las empresas y que pueden poner en riesgo su propia viabilidad y la creación de empleo".

Macron también respalda un tope al precio del gas

Emmanuel Macron y Pedro Sánchez.

Aunque la situación anterior ya era muy preocupante, el corte total en los envíos de gas ruso a Europa ha multiplicado la gravedad.

Algunos de los máximos responsables políticos de los países de la UE se han pronunciado. Por ejemplo, en una opinión recogida en Financial Times (FT), el presidente de Francia, Emmanuel Macron, apuesta por realizar compras conjuntas de gas en Europa y también respalda el poner un tope al precio del gas ruso. 

Por añadidura, también se mostró favorable a aplicar un impuesto a las compañías eléctricas que se están obteniendo grandes ganancias. 

"Es la manera más coherente de evitar distorsiones entre los países de la UE. Es la más justa y efectiva", resaltó.

Sergio Mattarella: "Se necesita urgentemente una respuesta europea a la altura de los problemas" 

También en el Foro European House-Ambrosetti, el presidente de Italia, Sergio Mattarella, señaló que la vertiginosa subida de los precios de la energía se veía favorecida "por mecanismos irrazonables y desequilibrios internos entre los países europeos".

En declaraciones recogidas por Rai News, el jefe del Estado precisó que "se necesita urgentemente una respuesta europea a la altura de los problemas: los países de manera individual no pueden responder eficazmente a la crisis".

Para Mattarella, "Europa está llamada, una vez más, a dar un salto adelante en determinación política, integración e innovación".

Dejó claro que "la Unión Europea es el único actor continental que puede actuar para calmar los precios de la energía, apoyando las actividades de producción, asegurando los servicios a los ciudadanos y, al mismo tiempo, actuando en el campo de las energías renovables y reafirmando la solidaridad con Ucrania".

Entrevista a Bill Gates: las tecnologías innovadoras que resolverán el cambio climático y cómo financiarlas

Alemania ayudará a sus ciudadanos con los beneficios de las eléctricas

Ya se sabe que Alemania es uno de los países que más podría sufrir si el corte de gas ruso a Europa es definitivo. El pasado sábado, 3 de septiembre de 2022, el canciller Olaf Scholz anunció que usarán los beneficios obtenidos por las empresas energéticas para sofocar los efectos de la crisis energética en los hogares, con un plan de ayuda de 65.000 millones de euros. 

Pero no habló de gravamen ni de impuestos, como sí han hecho otros países miembros de la UE. Se refirió a una "retención parcial" de estos beneficios, para crear "un colchón financiero" que alivie el peso con el que cargan los consumidores. 

Hay productores, aseveró Scholz, que "sencillamente se aprovechan de los elevados precios del gas, que luego determinan el precio de la electricidad".


Otros artículos interesantes:

Ingenieros australianos crean un panel solar que genera electricidad con el enfriamiento del planeta

Este aerogenerador eólico marino de rotación contraria puede generar el doble de energía que la turbina más grande del mundo

Este mapa revela dónde obtiene Europa el gas natural y por qué Rusia está cortando el suministro

Te recomendamos