Neuralink, de Elon Musk, quiere incrustar microchips en los cerebros de la gente y conseguir que los robots realicen cirugías cerebrales

Elon Musk.
Elon Musk.

Win McNamee/Getty Images

Elon Musk es conocido por sus empresas de renombre como Tesla y SpaceX, pero el multimillonario tiene  un puñado de emprendimientos inusuales. Uno de ellos, según él mismo dice, lo puso en marcha para lograr algún día la "simbiosis" entre el cerebro humano y la inteligencia artificial.

Neuralink es la empresa de tecnología de interfaz neuronal de Elon Musk. La compañía está construyendo un dispositivo que podría introducirse en el cerebro de una persona, desde donde podría registrar la actividad cerebral y estimularla. Musk ha comparado la tecnología con poner un "FitBit en tu cráneo".

Aunque a Musk le gusta hablar de su visión futurista de la tecnología, ésta tiene algunas aplicaciones médicas potenciales a corto plazo.

Esto es todo lo que necesitas saber sobre Neuralink:

Neuralink se fundó en 2016

Elon Musk, CEO de Tesla y cofundador de PayPal, SpaceX, Hyperloop, SolarCity, The Boring Company, Neuralink y OpenAI.

Neuralink se dio a conocer públicamente por primera vez en 2017 cuando el Wall Street Journal informó sobre su existencia.

La primera aparición pública importante de la compañía no se produjo hasta 2019, cuando Elon Musk y otros miembros del equipo ejecutivo mostraron los diseños de Neuralink en una presentación en directo.

Neuralink está desarrollando 2 dispositivos: el primero es un chip que se implantaría en el cráneo de la persona, con electrodos que se desplegarían en su cerebro.

El chip se coloca detrás de la oreja, mientras que los electrodos se introducen en el cerebro.

El chip que está desarrollando Neuralink tiene aproximadamente el tamaño de una moneda y se incrustaría en el cráneo de un paciente. Desde el chip, una serie de cables diminutos, cada uno aproximadamente 20 veces más delgado que un cabello humano, se abre en abanico hacia el cerebro.

Los cables están equipados con 1.024 electrodos que pueden monitorizar la actividad cerebral y, en teoría, estimular eléctricamente el cerebro. Todos estos datos se transmiten de forma inalámbrica a través del chip a los ordenadores donde los investigadores pueden estudiarlos.

El segundo es un robot que podría implantar automáticamente el chip.

Robot quirúrgico Neuralink.

El robot funcionaría utilizando una aguja rígida para perforar los cables flexibles que emanan de un chip Neuralink en el cerebro de una persona, un proceso similar al de una máquina de coser.

La compañía del CEO de Tesla lanzó un video que muestra el robot en enero de 2021.

VIDEO

Working on the Neuralink Robot

Elon Musk ha afirmado que la máquina podría hacer que implantar los electrodos de Neuralink sea tan fácil como la cirugía ocular LASIK. Aunque esa promesa es atrevida, varios neurocientíficos afirmaron a Business Insider en 2019 que la máquina tiene algunas características muy prometedoras.

El profesor Andrew Hires destacó una función que ajustaría automáticamente la aguja para compensar el movimiento del cerebro de un paciente, ya que el cerebro se mueve durante la cirugía junto con la respiración y los latidos del corazón de una persona.

El robot, tal como está actualmente, mide 2 metros y medio de altura, y mientras que Neuralink se encarga de la tecnología subyacente, su diseño ha sido elaborado por Woke Studios.

En 2020, la compañía mostró uno de sus chips trabajando en un cerdo llamado Gertrude durante una demostración en vivo

El dispositivo Neuralink en el cerebro de Gertrude transmitió datos en vivo durante la demostración mientras ella husmeaba.

La demostración fue una prueba de concepto y mostró cómo el chip podía predecir con precisión la posición de las extremidades de Gertrude cuando caminaba en una cinta de correr, así como registrar la actividad neuronal cuando husmeaba en busca de comida. Musk afirmó que la cerda había estado viviendo con el chip durante 2 meses.

VIDEO

Snout Boops

"En términos de tecnología, 1024 canales no son tan impresionantes en estos días, pero la electrónica para transmitirlos de forma inalámbrica es de última generación y la implantación robótica es también positiva", comentó el profesor Andrew Jackson, experto en interfaces neuronales en la Universidad de Newcastle.

"Estamos hablando de ingeniería sólida pero neurociencia mediocre", sentenció.

Qué dice exactamente la ciencia del extraño plan de Elon Musk para poner chips en los cerebros de la gente y crear híbridos de humanos con inteligencia artificial

Jackson también dijo a Business Insider después de la presentación de 2020 que el sistema inalámbrico del chip Neuralink podría tener un gran impacto en el bienestar de los animales como sujetos de prueba en la ciencia, ya que la mayoría de las interfaces neuronales que se usan actualmente con ellos involucran cables que sobresalen a través de la piel.

"Creo que si puedes hacer experimentos con algo que no implica que los cables atraviesen la piel, eso mejorará el bienestar de los animales", indicó.

La compañía dio un paso más con sus demostraciones con animales en abril de 2021, cuando mostró a un mono jugando a videojuegos con su mente

VIDEO

Monkey MindPong

Neuralink lanzó un video de un mono llamado Pager jugando a videojuegos como el Pong a cambio de un batido de plátano como recompensa.

Pager jugó utilizando un joystick que estaba desconectado de la consola de juegos, lo que significa que en realidad controlaba el cursor usando las señales de su cerebro mientras movía el brazo.

A Elon Musk le gusta presumir de que Neuralink permite a los monos controlar ordenadores con la mente, pero los neurocientíficos no lo ven como algo importante

El mono de Elon Musk.

Elon Musk anunció con entusiasmo en la presentación de 2019 que la compañía había implantado con éxito su chip en un mono. "Un mono ha sido capaz de controlar un ordenador con su cerebro", explicó con orgullo, lo que pareció sorprender al presidente de Neuralink, Max Hodak. "No me había dado cuenta de que hoy íbamos a dar ese resultado, pero ahí va", dijo Hodak.

Musk reiteró este logro en febrero de 2021, 2 meses antes de la demostración en video.

Los neurocientíficos que hablaron con Business Insider en 2019 dijeron que, a pesar de que la afirmación podía ser llamativa, no les parecía nada del otro mundo.

"El mono no está navegando por internet. Probablemente esté moviendo un cursor para mover una pequeña bola e intentar hacerla coincidir con un objetivo", dijo en 2019 el profesor Andrew Hires, profesor asistente de neurobiología en la Universidad de California.

Ya se ha implantado en primates interfaces neuronales-cerebrales que les permiten controlar objetos en las pantallas. El profesor Andrew Jackson de la Universidad de Newcastle explicó a Business Insider en abril de 2021 que los investigadores fueron pioneros en este tipo de tecnología en 2002, pero podría decirse que sus orígenes se remontan a la década de 1960.

Un grupo de derechos de los animales presentó una denuncia contra Neuralink en febrero de 2022 por el tratamiento de los monos utilizados en su investigación

Neuralink utilizó monos macacos rhesus (no aparecen en la foto).

El grupo de derechos de los animales, el Comité de Médicos para la Medicina Responsable, presentó una queja ante el Departamento de Agricultura de Estados Unidos tras obtener más de 700 páginas de documentos relacionados con los monos utilizados en la investigación de Neuralink en la Universidad de California entre 2017 y 2020.

El grupo obtuvo los documentos, que incluían registros veterinarios e informes de necropsia, a través de una solicitud de información pública. Indicaron que 23 monos habían experimentado "sufrimiento extremo como resultado del cuidado inadecuado de los animales y los implantes de cabeza experimentales altamente invasivos utilizados durante los experimentos".

"Los protocolos de investigación fueron revisados minuciosamente y aprobados por el Comité Institucional de Cuidado y Uso de Animales del campus", respondió un portavoz de la Universidad a Business Insider tras conocerse la noticia.

El portavoz, además, subrayó que la colaboración entre Neuralink y dicha Universidad finalizó en 2020.

"Nos esforzamos por brindar el mejor cuidado posible a los animales a nuestro cargo. La investigación con animales está estrictamente regulada y cumple con todas las leyes y regulaciones aplicables, incluidas las del Departamento de Agricultura de EEUU.", sentenciaron desde la Universidad.

Neuralink no respondió a las preguntas de Business Insider al respecto.

Aunque ninguna de las tecnologías que Neuralink ha mostrado hasta ahora ha sido particularmente innovadora, los neurocientíficos están impresionados con lo bien que ha podido agrupar las tecnologías existentes

Elon Musk presentando durante la demostración de 2020.

"Toda la tecnología que ha mostrado ya se ha desarrollado de una forma u otra, [...] Esencialmente, lo que han hecho es empaquetarla en una forma pequeña que luego envía datos de forma inalámbrica", aclaró a Business Insider el Dr. Jason Shepherd, un profesor asociado de neurobiología en la Universidad de Utah después de la demostración de 2020.

"Si solo vieras esta presentación, pensarías que esta tecnología surge de la nada, que Musk parece estar haciendo magia, pero en realidad, lo que ha hecho es copiar y pegar mucho trabajo de muchos, muchos laboratorios", añadió Sheperd.

Elon Musk afirmó que la compañía espera comenzar a implantar sus chips en humanos en 2022, dos años más tarde de lo que esperaba originalmente

Elon musk

Hablando en un evento del Wall Street Journal el 6 de diciembre de 2021, Musk dijo que la compañía tenía previsto comenzar las pruebas en humanos al año siguiente, a la espera de la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos.

Lo repitió en Twitter.

"El progreso se acelerará cuando tengamos dispositivos en humanos (es difícil tener conversaciones sesudas con monos) el próximo año", tuiteó Musk.

Esta no es la primera vez que Musk establece un plazo para implantar los chips de Neuralink en los humanos.

El CEO de Tesla afirmó durante una aparición en el podcast 'Joe Rogan Experience' en mayo de 2020 que Neuralink podría comenzar a realizar pruebas en sujetos humanos en un plazo de un año. Hizo la misma afirmación durante una entrevista en Clubhouse en febrero de 2021.

En 2019, también comentó que la compañía esperaba colocar su primer chip en un paciente humano para finales de 2020.

Los expertos ya expresaron sus dudas sobre ese plazo en aquel momento, ya que parte de las pruebas de seguridad de un dispositivo de interfaz neuronal implica implantarlo en un sujeto de prueba animal (normalmente un primate) y dejarlo allí durante un período prolongado para probar su efecto a largo plazo. 

"No puede acelerar ese proceso. Solo hay que esperar y ver cuánto duran los electrodos. Y si el objetivo es que estos duren décadas, es difícil imaginar cómo podrá probar esto sin esperar largos períodos de tiempo para ver cómo de bien funcionan los dispositivos", aclaró Jacob Robinson, neuroingeniero de la Universidad de Rice, a STAT News en 2019.

El cofundador y presidente de Neuralink, Max Hodak, dejó la empresa en abril de 2021. En febrero de 2022, reveló que había invertido en uno de sus rivales

Hodak anunció el 1 de mayo de 2021 que había dejado Neuralink unas semanas antes y tuiteó que seguía siendo un "gran animador" de la empresa.

En febrero de 2022, Hodak publicó un post en la que decía que había pasado a ser asesor de Synchron, una compañía de biotecnología rival que adelantó a Neuralink en los ensayos en humanos con su propia tecnología de interfaz neuronal.

Hodak también anunció que había invertido en Synchron y le dijo a Bloomberg en un correo electrónico: "No quiero que esto se interprete como un golpe a Neuralink".

"Estoy seguro de que también conseguirán los implantes en humanos pronto", dijo Hodak a Bloomberg.

A corto plazo, un chip en el cerebro de alguien podría ayudar a tratar trastornos neurológicos como el párkinson

Imágenes de primer plano de la aguja en el robot de cirugía cerebral de Neuralink.

La tecnología de interfaz neuronal mejorada como la de Neuralink podría ayudar a estudiar y tratar mejor las afecciones neurológicas graves, como el párkinson y el alzhéimer.

El profesor Andrew Hires le dijo a Business Insider que otra aplicación sería la de permitir a las personas controlar prótesis robóticas con la mente.

"La primera aplicación que se puede imaginar es un mejor control mental de un brazo robótico", dijo Hires en una entrevista de 2019 con Business Insider.

El experto explicó además que los electrodos en el cerebro de un paciente podrían reproducir la sensación del tacto, permitiendo al paciente ejercer un control motor más fino sobre una prótesis.

La compañía insinuó que la primera aplicación del mundo real de su chip daría a las personas tetrapléjicas la capacidad de controlar teléfonos y ordenadores portátiles

Neuralink anunció que había cerrado una ronda de financiación (serie C) por unos 180 millones de euros de diferentes inversores, incluyendo al vehículo inversor de Google, el 29 de julio de 2021.

Como parte de su anuncio, la empresa indicó que la primera aplicación comercial de su chip podría ser para ayudar a las personas tetrapléjicas. La tetraplejia es la parálisis parcial o total de las 4 extremidades.

"La primera indicación para la que está destinado este dispositivo es ayudar a los tetrapléjicos a recuperar su libertad digital al permitir que los usuarios interactúen con sus ordenadores o teléfonos en un gran ancho de banda y de una manera natural. Los fondos de la ronda se utilizarán para llevar el primer producto de Neuralink al mercado y acelerar la investigación y el desarrollo de productos futuros", dijeron desde la empresa.

Durante el mencionado evento del Wall Street Journal en diciembre de 2021, Musk afirmó que los primeros humanos en los que Neuralink espera implantar sus dispositivos son personas que tengan "lesiones graves en la médula espinal como tetrapléjicos".

Elon Musk también dice que, a largo plazo, el chip podría usarse para fusionar la conciencia humana con la inteligencia artificial, aunque los expertos se muestran escépticos al respecto

elon musk

Aunque Musk ha promocionado las aplicaciones a corto plazo de Neuralink, suele vincular a la empresa con sus inquietudes sobre la inteligencia artificial. El CEO ha dicho que cree que la humanidad podrá lograr una "simbiosis con la inteligencia artificial" utilizando la tecnología desarrollada por Neuralink.

Musk le dijo al presentador del podcast Inteligencia artificial Lex Fridman en 2019 que Neuralink "tenía la intención de abordar el riesgo existencial asociado con la superinteligencia digital".

"No podremos ser más inteligentes que un superordenador; por lo tanto, si no puedes vencerlos, únete a ellos", añadió el magnate.

Musk ha hecho muchas afirmaciones fantasiosas sobre las habilidades mejoradas que podría conferir Neuralink. En 2020, dijo que la gente "guardaría y reproduciría recuerdos" como en Black Mirror o llamaría telepáticamente a su coche.

Los expertos han expresado dudas sobre estas afirmaciones.

"No quiero decir que no vaya a suceder, pero creo que la neurociencia subyacente es mucho más inestable. Entendemos mucho menos acerca de cómo funcionan esos procesos en el cerebro, y solo porque puedas predecir la posición de la pata de un cerdo cuando camina en una cinta de correr,  no significa automáticamente que vayas a poder leer los pensamientos”, sentenció el profesor Andrew Jackson en una charla con Business Insider en 2020.

Musk también realizó afirmaciones dudosas sobre sus aplicaciones médicas. Llegó a decir que la tecnología podría 'resolver el autismo'

Durante una aparición en el podcast Inteligencia artificial con Lex Fridman en noviembre de 2019, Elon Musk dijo que Neuralink podría en el futuro "resolver muchas enfermedades relacionadas con el cerebro" y mencionó el autismo y la esquizofrenia como ejemplos.

El autismo se clasifica como un trastorno del desarrollo, no como una enfermedad, y la Organización Mundial de la Salud describe la esquizofrenia como un trastorno mental.

Una neurocientífica ha señalado a 'Business Insider' que existen grandes problemas éticos con la idea de realizar una cirugía cerebral para algo que no sea un tratamiento esencial

La Dra. Rylie Green, del Imperial College de Londres, dijo a Business Insider en 2019 que la idea de realizar una cirugía cerebral en una persona sana es profundamente preocupante.

"Poner cualquiera de estos dispositivos en el cerebro [...] es una cirugía de muy, muy alto riesgo. La gente lo hace porque tiene limitaciones severas y existe un potencial para mejorar su vida. Hacerlo por diversión no es buena idea", señaló.

Otros artículos interesantes:

Elon Musk está haciendo la pelota a China, y eso apunta a un futuro oscuro para Tesla

Todo lo que debes saber sobre Neuralink, el proyecto de Elon Musk para mejorar la especie humana integrando tecnología en el cerebro

Un hombre con un implante neuronal desafía al mono de Neuralink a una partida de 'Pong' usando solo la mente

Te recomendamos