La hoja de ruta de los gigantes textiles: del nuevo rumbo de Inditex y El Corte Inglés a la ofensiva de nuevos 'players' como Uniqlo o Shein

Ilustración de jóvenes y moda

Getty

Los casi 48.000 millones euros facturados en 2021 por la española Inditex y la sueca H&M evidencian la fortaleza del sector textil, aun cuando la compleja situación económica amenaza con poner en jaque su buena marcha. 

Dejando a un lado a los dos grandes gigantes de la industria, no es menor el papel que juega el fuerte comercio físico de la irlandesa Primark o El Corte Inglés (ECI), como tampoco lo es la ofensiva que practican players asiáticos como Shein o Uniqlo.

Pese las diferencias que separan sus modelos de negocio, todas viven de cerca cómo el imparable comercio online ha moldeado y previsiblemente moldeará sus estrategias comerciales: la diligencia de adaptarse o no será clave.

Es el caso de Inditex y su obligada metamorfosis —incluida la absorción tiendas— para poner el foco en Inditex Open Platform (IOP): un nuevo marco que buscaba que cualquier cliente pudiera encontrar lo mismo de forma online que en una tienda.

En el lado opuesto, aparece la reticencia de Primark para adentrarse en el e-commerce y el largo de camino que asume El Corte Inglés para adaptarse un tablero de juego cada vez más digital.

Y todo lo anterior, además, confluye ante el acecho de gigante y desconocido Shein, que con un modelo de negocio puramente online está forzando un cambio de rumbo en la industria.

Inditex

Marta Ortega, presidenta de Inditex.

Inditex es uno de los mayores distribuidores de moda del mundo. Su conglomerado abarca a Zara, pero también a 8 marcas más: Zara Home, Stradivarius, Pull and Bear, Bershka, Massimo Dutti, Oysho, Lefties y la recién desaparecida Uterqüe.

Una de las mayores armas del grupo es su capacidad para estrenar novedades dos veces por semana en sus más de 6.400 tiendas. El dueño de Zara es capaz, además, de repartir a cualquier lugar del mundo —opera en 215 mercados— en un máximo de 48 horas.

Su robusta capacidad empleadora –165.000 trabajadores–, es tan sólida como lo son los desafíos que afronta. En especial, hacer frente a un complejo escenario económico bajo la batuta de Marta Ortega o, lo que es lo mismo, hacerlo sin su principal baluarte: Pablo Isla. 

Pero los desafíos no acaban ahí. Al adiós de sus operaciones en Rusia tras el estallido de la guerra en Ucrania le sigue su mermada situación en China con la salida de sus marcas de moda joven: Bershka, Pull&Bear y Stradivarius.

H&M

Tienda H&M en Beijing

Hennes& Mauritz son las 2 palabras que conforman la compañía sueca dueña de 8 marcas de moda, entre la que destaca la que da nombre a la compañía: H&M.

Entre ellas aparecen la moda atemporal de Cos; Weekday; Monki, que se unió al grupo en 2008; Arket, con el foco en moda masculina; Afound, el Lefties escadinavo por su naturaleza de outlet; & Other Stories, centrada en accesorios, y la división de hogar, H&M home. 

El reflejo a pie de calle de esta cartera son 4.702 tiendas en 76 mercados, de las que el grueso —el 88,4%— son de H&M, la que sostiene al grupo, que facturó 198.967 millones de coronas suecas (19.014 millones de euros).

A cargo de la empresa está Karl-Johan Persson, nieto del fundador, Erling Persson y en 2020, Helena Helmersson, se convertía en la primera mujer al frente de uno de los principales grupos de moda del mundo al asumir el cargo de CEO. 

Los desafíos a los que tiene que hacer frente la compañía son tanto locales como globales. Y van desde el hecho de tener que reconsiderar el rol de sus tiendas –incluso con un ERE en España– a retomar el pulso en China tras el estallido del conflicto del algodón de Xinjiang.

Primark

Primark

Propiedad de Associated British Foods (ABF), Primark es el rey indiscutible en Reino Unido, pero su presencia también se extiende a Europa Central y del Este y a Estados Unidos. En total, suma más de 400 tiendas

El gigante textil hoy emplea a más de 65.000 personas en 14 países. Su principal hito es haber sabido crear una compañía de moda rápida cuyas ventas han escalado más de 6.000 millones de libras (más de 5.700 millones de euros) desde 2007.

Su peso es incontestable dentro del holding empresarial del que forma parte y que, además, es dueño del negocio de la azúcar en Reino Unido. Dentro del conglomerado, Primark fue el encargado de aportar el 40,2% –6.620 millones de euros en su último ejercicio fiscal–. 

Si algo caracteriza a Primark ha sido su fidelidad a los precios bajos. Sin embargo, el escenario actual provocó un inusitado cambio de estrategia: en abril, la firma decidía subir los precios para proteger sus márgenes. 

Pero ahí no acaban los retos. En el aire, sin lugar a dudas, sobrevuela Shein. Con un modelo totalmente digital, no deja de ganar adeptos bajo la misma premisa con la que nació Primark: un inmenso volumen de productos a unos precios irrisoriamente bajos. 

  1. Quién es quién en el universo textil: Primark, el rey del 'low cost' europeo que se reinventa para competir contra Shein

El Corte Inglés

El Corte Inglés

El Corte Inglés dictó durante décadas el momento exacto en el que comenzaba la primavera para los españoles con el lanzamiento de su colección y también el inicio del inicio de las rebajas de la industria con las suyas propias. Hoy los tiempos son otros.

Pese a la convulsa situación que atraviesa, su posición es incuestionable: sus firmas están presentes en 30 países y sus referencias se elevan a las casi 230.000, al tiempo que siempre ha sido considerado uno de los grandes empleadores del país.

Pero hablar del grupo nacido en una pequeña sastrería es hacerlo de un enorme portfolio de productos y servicios, de los que el principal es el retail, que supone el 90% de sus ingresos que se elevaron en 2021 a los 11.300 millones. Sobre su división de moda, de sus últimas cuentas disponibles, se desprende que la sección ha vivido su particular renacimiento tras recuperarse un 48,8%, hasta los 4.090 millones de euros. 

En cuanto a su implantación, solo en textil, destacan sus 81 centros comerciales (79 en España y 2 en Portugal); sus 500 tiendas de ropa Sfera, firma creada en el 2000 y sus 55 outlets. 

Sus retos pasan desde encontrar el rumbo definitivo en su directiva con Marta Álvarez a la cabeza a materializar su completa metamorfosis digital y superar los diferentes escollos: sus ventas online caen un 9% y los flecos sueltos de su estrategia se hacen cada vez más patentes. 

Uniqlo

Tienda Uniqlo

La historia de Uniqlo está vinculada a una pequeña sastrería familiar en la ciudad japonesa de Yamaguchi (Japón). 

Sus cimientos se remontan a 1949. Hoy, 73 años después y convertida en un gigante del textil, ultima los detalles de su ofensiva en el mercado español con la apertura de su tienda más grande que abrirá sus puertas el próximo octubre y a escasos metros del Zara más imponente. 

La empresa se engloba dentro de Fast Retailing, un conglomerado que opera diferentes marcas de moda como GU y Theory, pero de la que Uniqlo –una contracción de Unique Clothing Warehouse, (Almacén de ropa único, en español)– es su principal baza con 1.000 tiendas de las 2.312 que tiene el grupo. 

Tanto la marca como el grupo está liderado por su mentor, Tadashi Yanai, quien ocupa el puesto número 40 de las personas más ricas del mundo. Lo hace con una fortuna estimada de algo más de 31.600 millones de dólares, según Bloomberg

Pero pese a la constatada robustez comercial de Uniqlo, los primeros aleteos de su expansión internacional no fueron fáciles. 

El desastroso desembarco de la firma en Reino Unido, donde tuvo que cerrar 16 de las 21 tiendas que tenía– le reportó unos gastos de 3.000 millones de yenes (23 millones de euros) y provocó la retirada de Yanai como presidente en 2002. Volvió a los 3 años y ahora es él quien lidera la expansión mundial del grupo. 

Shein

Tienda Shein

Hablar de Shein es hacerlo de una plataforma de moda online tan grande como el oscurantismo que practica. 

No cotiza en bolsa y, sin embargo, sus cifras son propias de ella. Pese a que sus niveles de ventas y sus tasas de crecimiento siguen siendo puras estimaciones. Las últimas apuntaban a unos ingresos de 10.000 millones de dólares (10.010 millones en euros) a través de un modelo puramente digital.

La firma presenta cada mes una media de más de 15.000 productos —500 al día— con unos precios que oscilan entre un euro y los casi 100 euros para su gama más premium, Moft, según su web.

El de Shein es un engranaje formado por precisas aristas que van de su rápido modelo de producción a su enorme peso en redes sociales, especialmente en TikTok o Instagram —solo en este último suma 25 millones de seguidores—.

Prueba de su éxito es la legión de fieles clientes que encuentran en Shein lo que la moda tradicional no les había dado y que se mueven, en su gran mayoría, por miles de microinfluencers.

Toda esta omnipresencia ha hecho que la marca de moda rápida esté reformulando su estrategia de cara a una potencial salida a bolsa en 2024. Este movimiento, sin embargo, ha destapado que la empresa ha visto caer su valor un 30% sobre la valoración de la compañía en abril de 2022 –100.000 millones de dólares–.

Antes de cualquier paso en este sentido tendrá hacer frente a varios escollos, entre ellos, las acusaciones de plagio en sus diseños o las jornadas de trabajo que se elevan a las 75 horas semanales. Como su éxito, un reto mayúsculo.

Quién es quién en el universo textil: Shein, el desconocido gigante chino que ha atrapado a la generación Z y ahora debe redefinir la fórmula que le ha llevado al éxito.

Otros artículos interesantes:

Uniqlo inicia su ofensiva contra Inditex: inaugura en octubre su tienda de Gran Vía, la más grande de España

El adiós de Inditex a sus enseñas de moda joven en China, el último bastión de Pablo Isla, eleva la dependencia de Zara y coloca a EEUU como nuevo mercado estrella

Del triángulo imposible de la producción a su "despiadada" eficiencia: la cara B de Shein, la marca que atrapa a la generación Z

Te recomendamos