9 grandes bulos sobre alimentación que ponen tu salud en riesgo y te hacen engordar, según el máximo especialista en dieta mediterránea del mundo

Dieta mediterránea
Gettyimages
  • En opinión del epidemiólogo Miguel Ángel Martínez-González, uno de los expertos más prestigiosos en dieta mediterránea a nivel mundial "en ningún terreno de la ciencia médica hay tanto confusionismo como en el de la alimentación saludable".
  • Martínez-González cree que se debe al interés de la industria alimentaria, que por razones profundamente comerciales, favorece que se difundan ciertas dudas y oscuridad en torno a lo que supone realmente comer productos ultraprocesados.
  • Para ayudar a la población a saber cuáles son los elementos claves de una alimentación saludable y los riesgos que conlleva comer mal el reputado epidemiólogo ha escrito el libro ¿Qué comes? Ciencia y conciencia para resistir.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Seguir una dieta saludable y equilibrada es la única receta para mantenerse sano y reducir el riesgo de sufrir enfermedades graves. 

Sin embargo, cada vez se come peor. Y una de las razones es que cada vez se sustituyen más alimentos frescos por productos altamente procesados, que son los auténticos malos de la película en lo que se refiere a mala alimentación. 

Así lo considera el doctor Miguel Ángel Martínez-González, uno de los expertos más prestigiosos en dieta mediterránea a nivel mundial. Catedrático visitante en la universidad de Harvard, lideró la red de investigadores del Predimed, el mayor ensayo realizado hasta ahora en Europa sobre los efectos de la dieta mediterránea en la salud.

El epidemiólogo y experto en dieta mediterránea, el doctor Miguel Ángel Martínez-González
El epidemiólogo y experto en dieta mediterránea, el doctor Miguel Ángel Martínez-González

Con la misión de hacer consciente a la población de la necesidad de comer bien, el reputado epidemiólogo ha escrito el libro ¿Qué comes? Ciencia y conciencia para resistirUna obra en la que el autor, junto a la periodista Marisol Guisasola, no solo ofrecen herramientas para aprender a comer de manera saludable, sino que también destinan una parte importante a desbancar mitos en torno a la alimentación y hablan sin tapujos de la industria alimentaria y farmacéutica.

En opinión del especialista en salud pública, el interés de muchas de las grandes compañías por vender sus productos ha llevado a contrastar las evidencias científicas, generando ruido y desinformación, que a la larga han provocado que el consumidor tenga tales dudas que realmente no sepa qué debe comer.

"En ningún terreno de la ciencia médica hay tanto confusionismo como en el de la alimentación saludable, y este confusionismo es a veces intencionado", lamenta el especialista en conversación con Business Insider España.

 

"La pandemia de obesidad es más importante y hace más daño sanitario que la del coronavirus": la alerta de Miguel Ángel Martínez-González, epidemiólogo y máximo experto en dieta mediterránea

"Algunos de estos movimientos, de estas tácticas y argucias, han conseguido crear lo que se ha denominado agnogénesis: generar conscientemente escepticismo, confusión, oscurecerlo todo. Se piensa 'la epidemiología no sirve para nada, un día dicen una cosa y otro otra'. Y esa es una percepción que se ha conseguido generalizar en la población y que hace mucho daño", añade.

Sin embargo, Martínez-González es optimista por naturaleza.

"Los de salud pública somos muy inasequibles al desaliento, sabemos que tenemos menos dinero que las grandes multinacionales de la comida basura, somos los pobres de la película, pero tenemos algo que ellos no tienen: tenemos razón y además no vamos a parar, por lo cual la batalla de la alimentación saludable la vamos a ganar", asegura.

Para facilitar este reto de alentar a la población a comer bien, el doctor Martínez -González comparte en su libro algunos de los mayores bulos y "leyendas urbanas" sobre la alimentación que, sin fundamento alguno, muchas personas siguen creyendo hoy en día.

9 escándalos alimentarios recientes que te harán desconfiar de lo que comes a diario

"La carne roja es la mejor manera de tomar proteínas"

Plato de carme
Getty Images

En 2015 la Organización Mundial para la Salud (OMS) publicó un informe en el que vinculaba la ingesta de este tipo de alimentos con el cáncer.

En concreto, la OMS clasifica desde entonces la carne procesada como Grupo 1 cancerígeno para las personas, y a la carne roja como Grupo 2, por su capacidad para provocar cáncer colorrectal

En 2007, un estudio publicado por el World Cancer Research Fund y el American Institute for Cancer Research ya advirtió de esta relación, recomendando un consumo más reducido de las mismas.

Pero a pesar de estas evidencias, muchas personas consideran todavía que comer carne roja es saludable, incluso la única manera de obtener proteínas para el cuerpo.

El bulo ha crecido además alimentado por las opiniones de "expertos" en alimentación que rebatieron las conclusiones a las que había llegado la OMS.

Entre los mayores escándalos, la publicación de un estudio en Annals of Internal Medicine el pasado año que desmitificaba los riesgos de la carne roja, asegurando que su consumo era saludable. Investigaciones posteriores descubrieron que Bradley Johnston, uno de los autores principales, realmente escondía vínculos con la industria cárnica.

"Este creo que ha sido el más peligroso de los mitos sobre la alimentación que persisten", afirma el doctor Martínez-González a Business Insider España.

Gobiernos de todo el mundo quieren introducir nuevos impuestos a la carne roja como si fuera tabaco: quieren frenar así el cambio climático

La respuesta del experto en salud pública es clara: "La gran verdad es que se puede tener una dieta perfectamente sana y con suficientes proteínas sin necesidad de comer carnes rojas y procesadas".

"No existe dieta sana sin lácteos"

Mujer tomando leche de la nevera
Getty Images

"Otro mito el de los lácteos, no tiene ninguna justificación científica, se dijo para darle salida a los excedentes de lácteos que había en Estados Unidos, un motivo totalmente comercial", afirma.

Como explica el especialista en su libro, "no son necesarios los tradicionales 3 vasos de leche diarios" que se suelen tener como referencia.

Lo que sí indican los estudios más rigurosos es que hay que asegurarse suficiente calcio y que los lácteos son las mejores fuentes de este nutriente. Pero, como recalca, no son las únicas.

Los higos secos, el brócoli, las almendras, el salmón, las sardinas, los boquerones, las espinacas o las alubias son alimentos que también pueden aportar una gran cantidad de calcio.

"Debemos prohibir el consumo de huevo a todo el que tenga colesterol alto"

Huevo frito.
Getty

Durante años el consejo de los médicos fue desterrar el huevo de la dieta de toda aquella persona con problemas de colesterol. La idea ha calado tanto, que la creencia generalizada es que comer más de un huevo a la semana puede conllevar riesgos para la salud.

Tal y como explica el epidemiólogo en su libro, es cierto que la yema de este alimento conlleva grandes cantidades de colesterol, y que tener altos niveles de este es un factor de riesgo para los ataques cardiacos.

Pero como ha evidenciado la ciencia hasta ahora, no puede establecerse una relación clara entre consumo de huevos y riesgo cardiovascular.

La realidad es que es un alimento muy nutritivo que aporta importantes nutrientes a nuestro organismo.

14 alimentos que te ayudarán a reducir el colesterol malo

Frente a esto, como reveló con anterioridad el nutricionista Juan Revenga a Business Insider España, "ciertos estilos de vida también tiene un reflejo en nuestra colesterolemia, nuestra cantidad de colesterol en sangre, entre ellas la actividad física, el alcohol, o las grasas trans e incluso de los azúcares". 

"Los frutos secos y el aceite de oliva engordan"

Frutos secos.
Getty

Los frutos secos son mucho más que un snack para picar algo entre horas. Lo cierto es que su composición nutricional hacen que sean un alimento realmente saludable. Pero tienen la mala fama de que engordan. Esto se debe a que en general conllevan un aporte de calorías elevado, siendo ricos en grasas.

Pero, en su mayoría se trata de ácidos grasos monoinsaturados, es decir grasas beneficiosas para el cuerpo. Son además fuente indispensable de proteínas vegetales y ricos también en ciertos minerales y fibra.

Y como resalta el doctor Martínez-González en su libro, "son muchos los trabajos científicos rigurosos que han encontrado efectos beneficiosos sobre la salud cardiovascular y la prevención de la obesidad".

Por ello, el consejo del especialista, es que para evitar el riesgo de engordar por su alto valor energético, lo conveniente es sustituir un alimento menos saludable de tu dieta por un puñado de frutos frescos. Para no pasarte con la sal escoge la versión natural.

Lo mismo sucede con el aceite de oliva, compuesto por grasas saludables, su presencia en la dieta mediterránea es una de las razones por las que este plan alimenticio es tan saludable.

"No hay nada malo en el azúcar, tu cerebro lo necesita"

Azúcar
Getty

"Se ha instaurado el mito de que nuestro cerebro necesita mucho azúcar, pero eso no es saludable, porque el azúcar en grandes cantidades —como se está ingiriendo ahora mismo, que supone en la población española mucho más del 10% de las calorías que es el límite máximo que recomienda la OMS—, esos azúcares añadidos están detrás de la pandemia de obesidad" afirma el especialista.

Según los datos del Ministerio de Sanidad, el 17,4% de la población adulta padece obesidad en España, mientras que entre los menores de edad esta cifra alcanza el 10,3%.

No solo se trata de engordar, este elemento añadido en grandes cantidades en todos los productos ultraprocesados y refrescos conlleva serios efectos sobre tu salud.

"Para la industria es una garantía de venta, porque los azúcares añadidos enganchan al consumidor y se pueden introducir en todo tipo de alimentos", resalta el experto en su libro. Gracias a ello se consigue ese "punto de felicidad" que estimula el deseo compulsivo de tomar más. Ya sabes cuando haces pop, ya no hay stop.

Hay que diferenciar por supuesto entre azúcares añadidos —aquel extraído de la sacarosa o la caña de azúcar e incorporado a los productos, causantes de efectos nocivos sobre la salud— y los azúcares naturales que hay en la fruta y otro tipo de alimentos frescos, y que debes proporcionar a tu cerebro.

Por cierto, tampoco es mucho más saludable el azúcar moreno.

Debido a su impacto en la salud, Martínez-González considera que el azúcar debería merecer un control similar al del alcohol. 

"El pan, las patatas, la pasta y el arroz son carbohidratos complejos"

Una panadería abierta durante el confinamiento del coronavirus
Reuters

En general existe mucha confusión en lo relativo a los carbohidratos.

Mucha gente piensa que son todos iguales y que ciertos alimentos como la pasta, el arroz o el pan son igual de sanos. Pero eso no se ajusta con la realidad. En muchas ocasiones, sobre todo con el pan, se trata casi de alimentos altamente procesados.

"No se pueden demonizar todos los carbohidratos en general. Hemos desarrollado un concepto, validado en muchos estudios, que es el concepto de índice de calidad de carbohidratos. Este se refiere a que sean provenientes de alimentos integrales, con grano no refinado, que sean ricos en fibra y que tengan bajo índice glucémico, es decir que no suban la glucosa a largo plazo", explica el doctor Martínez- González.

"El cambio que debe hacerse es cambiar pan blanco por integral, la pasta por integral, el arroz por integral, que hace que mejore calidad de los carbohidratos", resume el epidemiólogo.

Cómo cocinar recetas de carbohidratos más saludables

Mención especial reciben las patatas.

"Decimos que para seguir una dieta mediterránea hay que consumir verduras, pero no estamos hablando de las patatas, que tienen un alto contenido en almidón, especialmente las patatas fritas", afirma el especialista.

Esto hace que disparen los niveles de azúcar en sangre, lo que a la larga podría conllevar desarrollar resistencia a la insulina y diabetes de tipo 2.

"Realmente no hay ningún problema grave con la sal"

Tarro de sal.
Sebalos

Getty Images

La sal es la principal fuente de sodio, un mineral que necesita nuestro organismo para transmitir el impulso eléctrico en el sistema nervioso y muscular.

Y por supuesto da sabor a las comidas.

El problema, como considera el epidemiólogo, es que en general las personas se "han acostumbrado al exceso de sodio" en sus dietas 

Tal y como advierte en su manual, mientras que la mayor parte de la población mundial consume de media entre 3 y 6 gramos de socio al día, las guías de prevención cardiovascular recomiendan una ingesta máxima de sodio solo de 1,5 a 2,4 gramos diarios.

En opinión del epidemiólogo, el motivo reside en que este elemento se encuentra en grandes proporciones en la mayoría de productos procesados. 

"La sal vende mucho y ese sabor salado hábilmente introducido en los alimentos procesados contribuye a que se consuman en mayores cantidades", afirma en el libro.

De ahí, añade, que "la fuente más importante de sal en nuestras dietas occidentales no suela ser el salero, sino los alimentos enlatados, procesados, precocinados, el queso y el pan".

"La cerveza es una bebida saludable ideal para hidratarse"

Gente tomando una cerveza mirando el móvil

Getty Images

En España gusta y mucho la cerveza, las cifras no dejan lugar a dudas. Incluso goza de buena reputación como el vino.

Sin embargo, la consideración del epidemiólogo es tajante.

"La industria de la cerveza es muy rentable. Ha destinado una parte sustancial de sus ganancias a técnicas diseñadas para promocionar la idea de que cerveza es salud", escribe.

El problema, una vez más, es que estos mensajes están repletos de mitos y falsedades. Entre ellos destaca la idea de que pueda ser una bebida ideal para hidratarse después de hacer deporte.

"Tiene propiedades diuréticas, lo que significa que aumentará la pérdida de agua en la orina. Es decir, tiene un efecto deshidratante", recoge el especialista en su libro.

También tiene sus consecuencias en el peso.

"La cerveza engorda, sobre todo en la cintura", añade.

"Es normal engordar con la edad"

tercera edad
Matthew Bennett/ unsplash

La idea generalizada es pensar que a los 50 años no se puede pretender tener el mismo peso o la cintura que a los 25.

Lo cierto es que a medida que se cumplen años ciertos cambios en el cuerpo llevan a engordar y la pérdida de peso resulta más complicada.

Pero aunque sea normal no poder aspirar a tener el mismo cuerpo dos décadas o tres después, eso no debe dar por sentado que tener sobrepeso al hacerse mayor es lo normal.

"La realidad es que es posible evitar engordar, y además nada previene tanto las enfermedades que más flagelan a nuestra población como mantener a lo largo de toda la vida esa delgadez de  los 25 años", afirma el doctor Martínez-González.

Esta es la edad a la que es muy difícil perder peso, según la ciencia

Lograrlo pasa, una vez más por mantenerse activo, hacer ejercicio y seguir una dieta saludable a lo largo de toda tu vida.

LEER TAMBIÉN: 17 cosas de tu casa que deberías tirar si quieres tener una mejor salud

LEER TAMBIÉN: 9 hábitos saludables que podrían ayudarte a ganar años de vida, según los expertos

LEER TAMBIÉN: Los españoles, cada vez más reacios a vacunarse contra el coronavirus: las razones por las que crece el escepticismo y las respuestas de los expertos

VER AHORA: Manuel Terroba, CEO de BMW Ibérica: “La capacidad de conectarnos y comunicarnos con el cliente a través del coche será fundamental”