Pasar al contenido principal

4 razones por las que el debate de La Sexta no altera la recta final de campaña a las elecciones del 10-N a pesar de profundizar en los programas

Debate a cinco entre políticas en La Sexta.
Debate a cinco entre políticas en La Sexta. La Sexta
  • Los debates electorales no mueven más que apenas un 2% de los indecisos, y este de La Sexta no ha contado con el respaldo de la Junta Electoral y se ha emitido en una sola cadena.
  • Además, Vox se ha visto arrinconado por el resto de partidos pero ya ha amortizado el efecto sorpresa del debate del lunes y su buena tendencia en sondeos.
  • Lo mismo ocurre con el PP, que ha reculado en unas declaraciones de su portavoz en la Cámara Baja sobre el consentimiento sexual, pero lo ha hecho demasiado tarde.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Solo tres días después del primer debate electoral televisado a cinco candidatos de la historia de la democracia española, ha tenido lugar un segundo encuentro. Solo que esta vez el escenario era otro, y los protagonistas cambiaban.

En lugar de los candidatos y presidenciables de las formaciones, acudían las segundas espadas de PSOE, Unidas Podemos, PP, Ciudadanos y Vox. Y espadas, en femenino: todas las debatientes fueron políticas mujeres.

El escenario fue el plató de La Sexta. A él acudieron este jueves por la noche la socialista María Jesús Montero; la portavoz de Unidas Podemos, Irene Montero; la popular Ana Pastor; la mandataria de Ciudadanos, Inés Arrimadas; y la política de Vox, Rocío Monasterio.

Leer más: 5 frases de cada portavoz que mejor resumen el debate electoral de La Sexta

Las diferencias entre el debate a cinco candidatos y el debate de La Sexta

Son varias. La primera: el formato. El debate del lunes, organizado por la Academia de la Televisión y retransmitido por RTVE y Atresmedia —Antena 3 y La Sexta— contaba con bloques y los moderadores, Vicente Vallés y Ana Blanco, apenas intervenían.

En el caso del debate de La Sexta, no había bloques como tal. Solo preguntas que Ana Pastor iba lanzando a las cinco candidatas. En el debate del lunes, por ejemplo, un bloque fue el de la cohesión territorial, que se empleó para hablar prácticamente en todo momento de la crisis independentista catalana.

No obstante, en el debate de La Sexta se ha hecho una pregunta sobre el "estado de las autonomías" que ha servido para que las candidatas defendiesen los postulados de sus partidos sobre la cuestión catalana.

De hecho, también ha sido objeto de debate la polémica moción aprobada en la Asamblea de Madrid que insta a ilegalizar partidos que atenten contra la unidad de España.

Aun con todo, el debate, que La Sexta ha bautizado con un claim llamativo —"la última oportunidad"— ha tenido lugar a horas de que transcurran las elecciones generales del 10 de noviembre. 

Y aunque efectivamente el cambio de formato ha permitido a los debatientes centrarse en cuestiones de programa o ideológicas, lo cierto es que no ha afectado en nada a la recta final de campaña.

Estas son las razones.

1. Vox disfrutó de su factor sorpresa el lunes; ahora el resto de partidos han sido más ásperos con Monasterio

Rocío Monasterio, portavoz de Vox en el debate de La Sexta
Rocío Monasterio, portavoz de Vox en el debate de La Sexta La Sexta

Vox ha estado más arrinconado y de hecho su portavoz, Rocío Monasterio, apenas ha empleado 17 minutos del tiempo total —el debate se ha prolongado cerca de dos horas—.

El resto de formaciones han rebatido con mayor contundencia y aspereza las propuestas de la organización de extremaderecha, y que el debate se haya centrado en propuestas y programa no ha beneficiado en absoluto a los de Santiago Abascal.

A pesar de ello, la mayoría de sondeos electorales vaticinaban —antes de la prohibición de que se publicasen más, en virtud de la Ley Electoral— un importante crecimiento de esta formación en su representación parlamentaria.

Leer más: El lapsus de Rocío Monasterio (Vox) durante el debate de La Sexta sobre la declaración de la renta

2. Se vieron atisbos de lo que habría sido un interesante debate entre PP y PSOE, pero el bipartidismo ya no va a volver

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso.
REUTERS/Juan Medina

En la noche de este jueves también se pudo ver un interesante enganchón entre la ministra de Hacienda en funciones, la socialista María Jesús Montero; y la exministra de Fomento del PP, Ana Pastor.

Se intercambiaron acusaciones sobre su gestión económica, una a la otra sobre el Gobierno de España y la otra a la una sobre la gestión en la Junta de Andalucía.

Pero esto solo ocurrió en los primeros compases del debate. En los siguientes minutos la situación se relajó, con Ciudadanos recabando apoyos y Podemos apelando a las disensiones internas que pudiesen existir en el PSOE.

"Sé que muchas de las cosas que está defendiendo ahora Pedro Sánchez no las defiendes, María Jesús", le llegó a decir Irene Montero a la ministra en funciones.

Pero el bipartidismo ya no va a volver.

3. El PP trata de centrar sus posturas sobre el feminismo con muy poca antelación sobre los comicios

Cayetana Álvarez de Toledo, portavoz del PP en el Congreso.
Cayetana Álvarez de Toledo, portavoz del PP en el Congreso. PP

En un momento dado del debate, la exministra de Fomento Ana Pastor ha recordado que en España hay "una brecha ocupacional y salarial" y 1,8 millones de mujeres sin empleo.

En el marco de los debates electorales para las elecciones generales del 28 de abril de 2019, la portavoz en el Congreso del PP advirtió que no todo lo que no es un sí es siempre un no. Cayetana Álvarez de Toledo se refería así a las campañas sobre el consentimiento sexual que impulsan los movimientos feministas.

El pasado 1 de noviembre, primer día de campaña electoral, el tema volvió a ser recurrente en un debate a 7 que se organizó entre portavoces de las distintas fuerzas políticas, contando con el PNV y ERC. El líder de Esquerra, Gabriel Rufían, pidió a Cayetana que rectificara y se negó.

Leer más: Encuesta: Quién ha ganado el debate de hoy del 7 de noviembre

A menos de un día de que termine la campaña, el PP ha rectificado por boca de Pastor: "Y quiero decirlo: cuando una mujer no consiente hay agresión sexual y hay violación".

4. Los debates electorales mueven pocos votos y este, para más inri, habrá tenido menos audiencia que el del lunes

Debate a cinco entre mujeres en La Sexta de cara al 10-N.
Debate a cinco entre mujeres en La Sexta de cara al 10-N. La Sexta

La celebración de debates electorales no suele mover a más de un 2% de los votos. El académico Nate Silver deja el tope en un 2,3%. Otros expertos como Robert Erikson o Cristopher Wlezien recuerdan que lo que importa es lo que ocurra después de los debates: las conclusiones que extraigan los propios medios de comunicación sobre cómo han transcurrido estas citas.

Según sondeos como el de NC Report publicado en La Razón, el debate del lunes solo movió a un 1,8% de votos indecisos.

Si a estas estimaciones se suma que el debate de La Sexta habrá tenido menos audiencia —en lugar de ser los cabezas de lista son sus segundas, solo se ha emitido en una cadena y no en varias como el del lunes— resulta evidente que este debate habrá sido una "última oportunidad" para algunos partidos, pero no lo suficiente como para cambiar las cosas.

Todo lo que debes saber sobre las Elecciones Generales del 10-N

Y además