Cómo te afecta ahora el COVID-19 tras la aparición de las variantes y tu grado de inmunidad

Un chico se hace un test de antígenos en casa.

Getty

  • La enfermedad que el coronavirus provoca ha ido evolucionando con la aparición de nuevas variantes del virus. 
  • Ahora los primeros síntomas se parecen más a los del resfriado o la gripe, según el grado de inmunidad. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Síntomas que antes no se asociaban a ninguna etapa de la enfermedad que el coronavirus provoca, como los estornudos, ahora están entre las 5 primeras afecciones que aparecen tras el contagio

Los datos del autodiagnóstico diario de millones de pacientes en la aplicación de ZOE a lo largo de toda la pandemia, han permitido identificar que tanto el tipo de síntoma como el orden en el que aparece han cambiado a medida que ha evolucionado el SARS-CoV-2.

También lo han hecho las afecciones que aparecen tras una o 2 inyecciones de las vacunas de 2 dosis —como la de Pfizer, Moderna o AstraZeneca—. 

Además, los vacunados han presentado menos síntomas y en un periodo de tiempo más corto. Y se estima que, por esta misma razón, sean infecciosos durante menos días, según Will Lee, vicepresidente científico de Helix, una empresa de pruebas que ayuda a los CDC a rastrear las variantes.

Cómo saber si los síntomas que tienes son de una gripe, el COVID-19 u otra enfermedad, ante la llegada de la campaña de la gripe

Algunas de las afecciones más distintivas de un caso de contagio con el nuevo coronavirus —como la pérdida del gusto y el olfato o la tos persistente— ya no están entre los primeros síntomas del COVID-19.

Ahora, los síntomas que distinguían entre los casos de COVID, gripe, resfriado y alergia se parecen más y son más fáciles de confundir. 

"El COVID-19 también está actuando de forma diferente ahora. Es más bien un resfriado fuerte en esta población más joven. (...) El síntoma número uno es el dolor de cabeza", describe el profesor de epidemiología genética del King's College de Londres que dirige el estudio, Tim Spector.

El COVID-19 se parece más al resfriado y la gripe tras la aparición de algunas variantes

Un chico enfermo sentado en el sofá.

Getty

Los hallazgos de la investigación en curso de ZOE COVID Study en Reino Unido, sugieren que los primeros síntomas del COVID-19 que aparecen tras el contagio son el dolor de cabeza, el dolor de garganta, la congestión nasal, la fiebre y la tos persistente.

Sin embargo, otras afecciones predictivas como la pérdida del olfato o la disnea parecen manifestarse mucho más tarde

Por qué la protección de la vacuna del COVID-19 no dura para toda la vida

"La pérdida del olfato aparece en el puesto 9 [de la clasificación de síntomas] y la dificultad para respirar está muy abajo en la lista, en el puesto 30, lo que indica que los síntomas registrados anteriormente están cambiando con la evolución de las variantes del virus", ejemplifican los expertos. 

La tos persistente, la fiebre y la falta de aliento ocupan también lugares muy bajos en la clasificación —8, 12 y 29, respectivamente—.

Esto podría dificultar la detección temprana de casos, más con la llegada del invierno y de la campaña de la gripe y con la recepción de la pauta completa de vacunación contra el coronavirus —que hace que los síntomas que aparecen tras la infección sean más leves—.

Gráfico con los síntomas del COVID-19, la gripe, el resfriado y la alergia.

COVID Symptom Study; CDC; Mayo Clinic; NIH; Taylor Tyson/Business Insider

Gracias a las medidas de control, en la temporada de gripe de entre 2020 y 2021 los casos de gripe se redujeron drásticamente en España. Pero las autoridades sanitarias estiman que las enfermedades respiratorias pueden volver. 

"Preveo que, en los próximos meses, si la gente no lleva mascarillas —y ya hemos empezado a ver algo de esto—, habrá un aumento del número de infecciones respiratorias en los lugares donde no se lleven mascarillas", ha advertido Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). 

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) mantiene que los síntomas más comunes son la fiebre, la tos, el cansancio y la pérdida del gusto y el olfato, que pueden durar hasta 14 días.

Aunque también se han reportado casos graves de COVID-19 con la variante delta en India. Entre ellos, casos de gangrena y pérdida auditiva, una afección muy rara del COVID-19. Y un documento interno de los CDC ha desvelado que delta puede provocar más casos graves de COVID-19.

Los síntomas cambian según el grado de inmunidad: si has recibido dos, una o ninguna dosis de las vacunas

Una chica recibe una dosis de la vacuna de Pfizer contra el COVID-19.

REUTERS/Henry Nicholls

Los científicos también han descubierto que la incidencia de los síntomas es diferente entre quienes han recibido ninguna, una o dos dosis de la vacuna. Aunque la mayoría de ellos comparten las mismas afecciones. 

El dolor de cabeza es el primero de los síntomas para cualquiera que sea el grado de inmunidad. Este se caracteriza por pasar de moderado a severo, sentirse como una presión en ambos lados de la cabeza, durar más de 3 días y ser resistentes a los analgésicos habituales. 

Le sigue el dolor de garganta y la secreción nasal —que eran algunos de los síntomas que ayudaban a los propios afectados a distinguir entre el COVID-19, la gripe, el resfriado y la alergia—. Luego, la fiebre, que no es frecuente entre ninguno de los inmunizados. 

,,,,,

Para los que ya tienen 2 dosis de la vacuna, los estornudos se posicionan como el tercer síntoma más frecuente —cuando antes era un claro indicador de un resfriado frente a un posible contagio con el SARS-CoV-2—. 

Mientras que para los que tienen solo una inyección, se calcula que es el cuarto síntoma más común. 

"Estornudar mucho podría ser una señal potencial de que alguien vacunado tiene COVID-19 y, por leve que sea, debe hacerse una prueba y aislarse para proteger a sus amigos, familiares y compañeros", advierten los investigadores. 

Los 21 síntomas que se han identificado hasta ahora del COVID-19, según un estudio que analiza datos de más de 4 millones de pacientes

Entre las afecciones más distintivas del COVID-19, la tos persistente es frecuente entre los que no se han vacunado —según el estudio, podría afectar a un 46% de los pacientes— y los que han recibido la primera inyección

Pero, en su lugar, es la pérdida del gusto y el olfato el quinto síntoma de los que tienen la pauta completa. 

Los investigadores, con sede en Reino Unido, señalan que la tos realmente sigue por debajo de los estornudos y la secreción nasal en las clasificaciones, que se consideraba que no estaban estrechamente relacionados con la infección.

Mientras que el 60% de los adultos de entre los 16 y los 65 años de edad han reportado haber perdido la capacidad olfativa o del gusto, el 35% de los niños y aproximadamente la mitad de los mayores de 65 años.

Los hombres suelen notificar más complicaciones respiratorias y las mujeres informan de más casos de pérdida de olfato

Personas esperando la vacuna contra el COVID-19.

John Macdougall/Pool vía REUTERS

El SARS-CoV-2 nunca ha afectado a todos los pacientes por igual.

Factores de riesgo, como las enfermedades subyacentes, hacían a algunos contagiados más susceptibles de una evolución rápida de casos graves y mortales del COVID-19. 

Los hombres parecen ser más susceptibles al coronavirus que las mujeres y los niños han sido más propensos a presentar síntomas gastrointestinales —que ahora son también frecuentes en adultos— que tos o anosmia y disgeusia.

Por qué el COVID-19 mata a más hombres que a mujeres: un estudio arroja nuevas claves

Una revisión de los datos de la aplicación de ZOE ha revelado que los síntomas actuales también pueden variar entre los grupos de edad y entre hombres y mujeres. 

Los hombres son más propensos a tener dificultades respiratorias, fatiga y escalofríos, mientras que las mujeres suelen informar de más casos de pérdida de olfato, dolor en el pecho y tos persistente, según Mint.

Aunque este orden podría alterarse de tenerse en cuenta la edad de cada uno de los pacientes: para las personas mayores de 60 años de edad la pérdida de olfato no es un síntoma relevante —menos para los mayores de 80 años—, pero sí que lo son los síntomas gastrointestinales.

Otros artículos interesantes:

Cómo superar el impacto psicológico del COVID-19 cuando termine la pandemia: 3 vías que ayudan al cerebro a recuperarse

10 factores en la salud de los jóvenes que aumentan el riesgo de padecer COVID-19 grave, según un estudio realizado en España

6 datos que han cambiado de las vacunas contra el COVID-19 que deberías conocer

Te recomendamos

Y además