Pasar al contenido principal

Los países asiáticos se arriesgan a nuevas oleadas de contagios por coronavirus cuando levanten sus confinamientos, y lo mismo podría ocurrir en el resto del mundo

Cleaners wash a street in the quarantined city of Wuhan with a high-pressure water gun on February 3, 2020.
Cleaners wash a street in the quarantined city of Wuhan with a high-pressure water gun on February 3, 2020. Getty Images
  • China ha anunciado la reapertura de Wuhan para el próximo 8 de abril, pero los expertos creen que el área podría sufrir una segunda ola de casos de coronavirus cuando se quiten las restricciones.
  • Los turistas están llevando de nuevo el virus a los países asiáticos que habían controlado la propagación doméstica, lo que ha llevado a nuevas restricciones en Hong Kong, Singapur y Taiwán.
  • Para controlar las nuevas olas de infecciones, los países y las ciudades tendrán que imponer más restricciones en el futuro.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Después de llevar 2 meses cerrada, Wuhan, epicentro del brote de SARS-CoV-2, volverá a abrir sus puertas el próximo 8 de abril, pero la ciudad podría ser testigo de otra devastadora ola de infecciones tras su apertura.

Italia ha impuesto medidas similares, y ahora mismo su brote es el más grande fuera de China y duplica el número de fallecidos. Así mismo España, entre los 5 países más afectados, asciende también a más de la mitad de infectados que hay en China (cerca de 81.000 casos reportados). 

Desde que tuvo lugar el histórico cierre de Wuhan, capital de Hubei, China, el pasado 23 de enero, el país ha experimentado un fuerte descenso en su tasa de nuevos contagios. De hecho, no ha informado de nuevas infecciones locales desde el 19 de marzo.

Leer más: La cuarentena en Wuhan fue más rápida y agresiva que los confinamientos de Europa: a qué se enfrentan España e Italia en los próximos días

Este miércoles, empezó a autorizar a residentes de la provincia de Hubei —a excepción de Wuhan— para salir de la provincia si se consideraban libres de riesgo. En otras partes de China, las clases se están reanudando y los negocios están reabriendo y las autoridades creen que el coronavirus ya ha pasado su punto álgido en el país.

Pero algunos expertos temen que levantar estas restricciones de lugar a empezar todo de nuevo, es decir, a un nuevo brote de SARS-CoV-2.

Los cierres sólo retrasan el pico del brote unos 3 meses, cuenta a Business Insider el Dr. Ben Cowling, un epidemiólogo de la Universidad de Hong Kong que investiga la transmisión de la gripe y las medidas de control.

"Lo que pasó en Wuhan y ahora lo que ha pasado en el norte de Italia, no es el pico de una epidemia. Falta un mes para el pico", dice. "Todavía se enfrentan ahora, muy probablemente, a una segunda ola dentro de 1 o 2 meses. Entonces, ¿van a volver a cerrar?"

Leer más: Síntomas del coronavirus: la evolución de moderada a grave puede producirse "muy, muy rápido"

Los turistas y los asintomáticos propagan nuevas olas de infección

Un pasajero que regresa de Londres lleva un traje protector en el aeropuerto internacional de Hong Kong, el 17 de marzo de 2020.
Un pasajero que regresa de Londres lleva un traje protector en el aeropuerto internacional de Hong Kong, el 17 de marzo de 2020. Tyrone Siu/Reuters Tyrone Siu/Reuters

Hay 2 vías principales a través de las cuales el brote del nuevo coronavirus puede resurgir cuando los residentes empiecen a salir de sus casas, vuelvan al trabajo, llevan a sus hijos a clase o vayan de compras.

Una de ellas hace referencia al pequeño número de residentes que estaban en confinamiento y podrían seguir teniendo el virus cuando se levanten las restricciones pero no saben que están enfermos. Esos podrían ser los primeros en propagarlo y, por ende, dar lugar a una nueva ola de infecciones.

Y, la segunda, serían aquellos turistas internacionales que podrían traer el virus de vuelta al país.

De hecho, esta parece haber sido la razón de una nueva oleada de infecciones en Hong Kong, que parecía tener controlada la propagación doméstica.

Leer más: El sector del turismo pierde alrededor de un millón de empleos al día por la crisis del coronavirus

El brote de Hong Kong constaba de sólo 100 casos a principios de marzo. Para entonces, la ciudad había puesto en práctica un distanciamiento social generalizado, medidas para el teletrabajo, campañas de información pública y un mapa de casos de alta tecnología. El 2 de marzo, los funcionarios públicos volvieron a sus oficinas. Pero 2 semanas después, la ciudad informó de un salto a 160 casos de COVID-19.

Y ya la semana pasada, cuando los residentes que habían estado en el extranjero volvieron a sus casas, los casos de Hong Kong se duplicaron. Hasta el 25 de marzo, se han reportado 410 contagiados con el nuevo coronavirus.

"Este es un patrón que se está desarrollando en algunas partes de Asia —China continental, Singapur y Taiwán— que estuvieron entre los primeros en enfrentar el brote", escribe el analista de la CNN James Griffith. "Todos están introduciendo nuevas restricciones a medida que una repentina ola de nuevos casos empieza a crecer".

Leer más: Qué hacer ante las cancelaciones de viajes por el coronavirus

Una pareja pasa un control de temperatura en el aeropuerto internacional de Changi en Singapur el 27 de febrero de 2020.
Una pareja pasa un control de temperatura en el aeropuerto internacional de Changi en Singapur el 27 de febrero de 2020. Getty Images

La jefa ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, ha dicho que la ciudad ya ha superado sus 2 primeras olas del virus.

"La primera ola fue la preocupación de las transmisiones desde el continente (China), por lo que hemos tomado muchas medidas", ha dicho Lam este sábado, según la CNN. "La segunda ola fue la de las transmisiones locales, con esos grupos que se reúnen para cenar y otras cosas. Ahora nos enfrentamos a la tercera ola".

Leer más: Dudas sobre el estado de alarma: qué se puede hacer y prohibiciones

La última restricción de Hong Kong, anunciada este lunes, es que los no residentes no pueden entrar en el territorio. Además, envió a los funcionarios públicos de vuelta a casa, puso en práctica los requisitos de prueba para cualquier persona que entre en la ciudad y pidió Lam a los bares y restaurantes que dejasen de vender alcohol.

Y en esta misma línea, Singapur y Taiwán anunciaron sus propias nuevas restricciones para frenar los casos importados durante este fin de semana.

Las nuevas olas podrían llevar a múltiples cierres

Un hombre cruza una carretera vacía el 3 de febrero de 2020 en Wuhan, China.
Un hombre cruza una carretera vacía el 3 de febrero de 2020 en Wuhan, China. Getty Images

Casi todos los nuevos casos de coronavirus detectados en China provienen ahora de personas que viajan desde el extranjero, incluyendo estudiantes chinos que regresan a casa.

"Estos están ahora sembrando la segunda ola", dice Cowling. "Tienen que decidir si hacer otro cierre".

Leer más: 12 buenas noticias sobre el coronavirus que probablemente no hayas leído

Prevenir la importación de nuevos casos será clave para contener la siguiente ola. De hecho, las restricciones de viaje son unas de las mejores respuestas para contener la propagación del virus una vez se haya controlado dentro de un país, según un estudio publicado en Science.

"Las provincias chinas y otros países que han detenido con éxito la transmisión interna del COVID-19 deben reconsiderar cómo gestionarán la vuelta de los turistas y la movilidad para evitar que vuelva y se propague la enfermedad en sus poblaciones", explica Moritz Kraemer, autor principal del estudio, en una declaración.

Los residentes despiden desde sus casas a un equipo médico de la provincia de Guizhou que sale de Wuhan, China, el 25 de marzo de 2020.
Los residentes despiden desde sus casas a un equipo médico de la provincia de Guizhou que sale de Wuhan, China, el 25 de marzo de 2020. China Daily via Reuters China Daily via Reuters

No obstante, los científicos y expertos en salud chinos han minimizado la amenaza de otra oleada nacional de infecciones por coronavirus.

"Para mí, un segundo brote, un brote doméstico en China, no sería una gran preocupación", dice a Reuters Cao Wei, subdirector del Departamento de Enfermedades Infecciosas del Hospital del Colegio Médico de la Unión de Pekín.

Pero los expertos han señalado que la pandemia de gripe de 1918 mató a más de 50 millones de personas en 3 oleadas. La segunda fue la más mortal.

Leer más: Covidapp: cómo funciona la app contra el coronavirus

Una vez que los casos de COVID-19 empiecen a aumentar de nuevo en cualquier área, las autoridades probablemente tendrán que ordenar el distanciamiento social de nuevo —un segundo confinamiento.

"Lo que sucedió en Wuhan podría suceder repetidamente en cualquier ciudad", dice Cowling.

Holly Secon y Bill Bostock contribuyeron a escribir este artículo.

Y además