5 factores por los que se siguen desarrollando vacunas contra el COVID-19

Vacunan a un hombre con la candidata de Pfizer y BioNTech.

REUTERS/Henry Nicholls

  • Los ensayos de más de 200 posibles nuevas candidatas contra el COVID-19 siguen en desarrollo, a pesar de que las vacunas autorizadas han prometido entregar miles de millones de dosis para este mismo año.
  • Estos son 5 de los factores por los que se siguen investigando nuevas vacunas contra el COVID-19. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Primero en Upday Cintillo

Ahora mismo, hay unas 287 candidatas a vacunas contra el COVID-19 en desarrollo, conforme al registro de la Organización Mundial de la Salud (OMS). 93 candidatas se están investigando en ensayos clínicos en humanos y 30 de estas han llegado a las fases finales de pruebas, data The New York Times.  

Las vacunas autorizadas para su uso de emergencia protegen con altos niveles de eficacia —entre el 60% y el 95%— de casos de moderados a graves de COVID-19. Disminuyen los contagios y la propagación del nuevo coronavirus, según los datos en el mundo real, pero aún queda pendiente mucha investigación al respecto. 

También para su eficacia, su éxito frente a versiones más agresivas del patógeno, en grupos de riesgos o población pediátrica y para la eficiencia y seguridad de terceras inyecciones o dosis de refuerzo

Qué vacunas necesitarían una tercera dosis y por qué

Dado que los fabricantes de las candidatas ya autorizadas han prometido miles de millones de dosis para este mismo año, la puesta en marcha de ensayos clínicos aleatorizados en países de ingresos altos será cada vez más difícil. Esto se debe a que, estando estas disponibles, los posibles voluntarios dudarían en recibir una vacuna experimental o el placebo si acaban en los grupos de control.

Por ende, los nuevos ensayos podrían trasladarse a países con menor poder adquisitivo, mientras en los más ricos se estudian las dosis de refuerzo o terceras inyecciones de las vacunas ya autorizadas. 

No obstante, la OMS ha insistido en que más que la eficacia de las vacunas, el principal reto es la vacunación. Por lo que la Organización defiende que se debe garantizar un acceso justo y equitativo a las vacunas del COVID-19 en todo el mundo —uno de los factores por los que se sigue indagando en potenciales candidatas a hacer frente a la infección con el coronavirus—.

Estos son 5 de los factores por los que se siguen investigando nuevas vacunas contra el COVID-19.

La amenaza de las nuevas variantes del coronavirus

Muestra de prueba PCR.

REUTERS/Clodagh Kilcoyne

Las variantes de las que se han informado a lo largo de todo el año pandémico son aquellas que tienen un mayor impacto para la salud pública, por su capacidad para infectar, enfermar y escapar del efecto de los anticuerpos, de acuerdo con los informes del Ministerio de Sanidad de España. 

Estas alteraciones del virus podrían poner en jaque a las vacunas actuales contra el COVID-19 —e incluso a los anticuerpos fruto de una infección natural con el patógeno original—. Más aquellas que comparten la mutación E484K, que afecta a la proteína S del virus, también conocida como espiga, que ha potenciado la resistencia a los anticuerpos del SARS-CoV-2.

"Todavía estamos aprendiendo cuán efectivas son las vacunas contra nuevas variantes del virus que causa COVID-19", reconocen los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Es por ello que las farmacéuticas que tienen ya algunas de sus vacunas autorizadas para su uso de emergencia contra el COVID-19, se vuelcan en la actualización de las inyecciones, nuevas vacunas orientadas a las variantes o dosis de refuerzo para las candidatas originales

"La circulación generalizada de nuevas variantes del SARS-CoV-2 requiere el desarrollo de candidatos a vacunas que podrían prevenir el COVID-19 debido a estas variantes", recoge un estudio publicado en The Lancet sobre las vacunas en curso y los futuros desafíos y oportunidades.

6 efectos secundarios que ya han identificado de las dosis de refuerzo de las vacunas de COVID-19

Dado que uno de estos ensayos debe realizarse en personas no vacunadas y en personas que no hayan estado previamente infectadas con el SARS-CoV-2, es probable que a partir de finales de 2021, dichos ensayos solo se puedan realizar en países con una asequibilidad y disponibilidad limitada de vacunas contra el COVID-19. 

El segundo ensayo, un estudio de refuerzo, podría llevarse a cabo en países de altos ingresos ya que debe realizarse en individuos previamente vacunados que hayan recibido la vacuna autorizada según la dosis y régimen posológico autorizados —tal y como se ha sugerido con anterioridad—.

"La evidencia es limitada sobre cómo las nuevas variantes de COVID-19 afectarán el funcionamiento de las vacunas COVID-19 en condiciones del mundo real. Los CDC continuarán monitoreando cómo funcionan las vacunas para ver si las variantes tienen algún impacto en qué tan bien funcionan las vacunas COVID-19 en condiciones del mundo real", apoyan los Centros.

La necesidad de dosis de refuerzo

Sanitaria lee informe de un paciente antes de vacunarle contra el COVID-19.

REUTERS/Carlos Osorio

"Ya estamos ajustando las vacunas para hacer frente a lo que el virus está haciendo en términos de evolución, porque están surgiendo variantes que tienen una combinación de mayor transmisibilidad y una capacidad para evadir parcialmente nuestra respuesta inmune", ha adelantado la líder de secuenciación del SARS-CoV-2 en Reino Unido.

Dado que las candidatas actuales podrían no ser suficientes para detener con éxito la propagación de las nuevas variantes del SARS-CoV-2, en un futuro se necesitarían más dosis de las mismas vacunas o nuevas candidatas polivalentes —que sean capaces de adaptarse a las formas que vaya adoptando el patógeno—.

"Estamos asumiendo múltiples pasos para actuar con decisión y estar preparados en caso de que una cepa se vuelva resistente a la protección brindada por la vacuna", ha asegurado el presidente y director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, sobre los pasos que está dando la farmacéutica en la investigación.

12 datos que tienes que conocer antes de ponerte las vacunas de Pfizer, AstraZeneca, Moderna y Janssen, según los prospectos de CIMA

En anteriores encuentros con Business Insider el CEO de la biotecnológica Moderna, Stéphane Bancel, también ha defendido que si la compañía tiene que perseguir 10 variantes en los próximos 10 meses, lo haría. 

"Moderna está muy comprometida. Se lo digo a todos los jefes de Estado. Tenemos la capacidad. Tenemos la infraestructura", afirma Bancel.

Además de ser efectivas contra las nuevas versiones del virus, los expertos esperan que pongan fin al uso de estrictas medidas de control como la limitación de movimiento, el uso de mascarillas en exteriores y el distanciamiento social. 

"A pesar de que los avances tecnológicos nos permiten hacer ciertas cosas más rápidamente, todavía tenemos que depender del distanciamiento social, el rastreo de contactos, las cuarentenas y otras medidas", resalta a Healthline el Dr. Bruce Y. Lee, profesor de la Escuela de Posgrado de Salud Pública y Política de Salud de CUNY.

La eficacia a largo plazo

"Los estudios de efectividad de las vacunas proporcionan un creciente cuerpo de evidencia de que las vacunas basadas en ARN mensajero [ARNm] ofrecen una protección similar en condiciones del mundo real a la que tienen en entornos de ensayos clínicos, lo que reduce el riesgo de COVID-19, incluidas las enfermedades graves, entre las personas que están completamente vacunadas en un 90% o más", aseguran los CDC.

Otros estudios, llevados a cabo en Reino Unido, también han evidenciado que una única dosis de la vacuna de adenovirus que ha desarrollado AstraZeneca en colaboración con la Universidad de Oxford, reduce las infecciones sintomáticas en un 72%. También la candidata de Pfizer y BioNTech. 

Pero ninguna de las vacunas autorizadas es 100% efectiva frente a la infección con el SARS-CoV-2. Y se sigue desconociendo cuán robusta es su eficacia a largo plazo. 

Hay células inmunes no muy conocidas que toman el control cuando los anticuerpos del coronavirus disminuyen

No obstante, algunos hallazgos están empezando a arrojar luz sobre las dudas que aún comparte la comunidad científica. 

Una investigación publicada en Nature ha evidenciado que aquellos que superan una infección con el SARS-CoV-2 producen un tipo de células inmunes (las células B) que son capaces de fabricar anticuerpos contra el nuevo coronavirus durante toda la vida

Asimismo, una de las investigaciones no revisadas por pares, publicada en bioRxiv, ha demostrado que el sistema inmune de los infectados y los vacunados neutraliza sin problemas las mutaciones más preocupantes que se han detectado hasta la fecha. 

Los 11 acontecimientos adversos de las vacunas de COVID-19 más notificados en España

Todavía se está estudiando qué tan bien las vacunas evitan que se transmita el virus que causa COVID-19 a otras personas, incluso si no presentan síntomas. 

"Los primeros datos muestran que las vacunas ayudan a evitar que las personas asintomáticas propaguen el COVID-19", destacan los Centros, a lo que suman el tiempo que dura la inmunidad del nuevo coronavirus.

Las extrañas reacciones adversas y los efectos secundarios de las dosis de refuerzo

Médico vacunando a una embarazada.
MJPS

Getty Images

Los equipos de investigación tienen como objetivo acelerar o limitar el tiempo necesario para obtener la aprobación durante la pandemia a una duración promedio de 16 meses. Pero, una vez se superen los procesos para la autorización de emergencia, los investigadores comienzan la fase IV, durante la cual observan el progreso de los pacientes vacunados.

"Dado que las vacunas se distribuyen fuera de los ensayos clínicos, varios sistemas de seguimiento continúan investigándolas para garantizar su seguridad", certifican los CDC.

Conforme a los informes de los Centros, no se han identificado patrones inesperados de reacciones u otros problemas de seguridad durante el monitoreo temprano de la seguridad de las vacunas.

13 síntomas silenciosos de las vacunas contra el COVID-19

Aunque, como para cualquier otro fármaco, se han detectado extrañas reacciones adversas a las candidatas —anafilaxia, trombos junto a niveles bajos de plaquetas, hinchazón en pacientes con rellenos dérmicos...—. 

En esta misma línea, los ensayos combinados de eficacia o para diferentes rangos de edad de las candidatas ya autorizadas, evalúan los efectos secundarios para estos grupos y las futuras dosis de refuerzo —que muchos expertos creen que serán imprescindibles para frenar la pandemia de COVID-19—.

Las reacciones a las dosis de refuerzo en los ensayos son, por lo general, similares a los de la segunda dosis. Lo que puede significar que sean más intensos que los de la primera, porque el cuerpo ya identifica a la imitación de la proteína espiga del virus y reacciona más rápido, pero sin ningún acontecimiento adverso nuevo.

Vacunación a población pediátrica y grupos de riesgo

Una niña recibe una dosis de una de las vacunas desarrolladas contra el COVID-19.

REUTERS/Hannah Beier

Como se ha mencionado con anterioridad, gracias a la eficacia y seguridad de las vacunas tanto en los ensayos como en el despliegue en el mundo real, algunas farmacéuticas están ya probando las inyecciones en población pediátrica —un esfuerzo que los científicos esperan que sea definitivo para impulsar la inmunidad de grupo—. 

De facto, la candidata de Pfizer ya se puede administrar a menores de entre 12 y 15 años de edad

"Si realmente queremos volver a la normalidad, tenemos que conseguir la inmunidad colectiva en todos los grupos que pueden contribuir a la transmisión", advierte a través de Nature James Conway, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas e investigador de vacunas en la Universidad de Wisconsin-Madison, EEUU.

Por qué las mujeres y los jóvenes tienden a experimentar efectos secundarios más graves con las vacunas contra el COVID-19

Esta categoría también afecta al resto de grupos que quedan fuera de la población diana para ensayos —de entre 18 y 65 años de edad—. Entre ellos: embarazadas, personas inmunodeprimidas o con otras enfermedades subyacentes. 

"Una vez se tiene claro —ha demostrado su seguridad y eficacia, que es lo mínimo que tiene que pasar cualquier medicamento— se puede valorar la necesidad de realizar pruebas en pediatría o en mujeres embarazadas", ejemplifica a Business Insider España en una entrevista Óscar Mesa Del Castillo, CEO de QualitecFarma

Según Conway, hasta que todos se vacunen no dejará de existir un riesgo significativo de un resurgimiento del virus —un factor que no sólo atañe a los diferentes grupos de edad o de riesgo, si no también a las diferencias que existen en el despliegue de vacunas entre los países pobres y ricos—. 

Nuevas generaciones de vacunas capaces de hacer frente a diferentes formas del virus

Prueba de antígenos es un laboratorio.

REUTERS/Juan Medina

Otro de los motivos por el que nuevos fabricantes avanzan en ensayos de potenciales candidatas a vacunas contra el COVID-19 es por la posibilidad de que exista una inyección más eficaz y potente contra el SARS-CoV-2.

Uno de los mejores ejemplos de qué se podría conseguir con el desarrollo de nuevas vacunas está aquí, en España. 

La vacuna del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) con Luis Enjuanes e Isabel Sola al frente de la investigación, estudia la administración intranasal, que evitaría el contagio y la transmisión del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, algo que las vacunas actuales no consiguen al 100%. 

"Nuestra vacuna produce anticuerpos y linfocitos T, pero además tiene algo así como una delegación, que es la que produce la respuesta inmune en mucosas: en la puerta de entrada de los patógenos. Se activan las IgA, que están especializadas en funcionar en la mismísima puerta de entrada, para que el virus no pueda entrar siquiera y no pueda replicarse", explica Sola en una entrevista con Nius Diario

Este gráfico muestra las posibilidades de que el coronavirus se convierta en un virus endémico, según una encuesta que pregunta a más de 100 inmunólogos y epidemiólogos

Además, ya incorpora las nuevas variantes del virus, por lo que será más eficiente contra las formas más contagiosas y virales del SARS-CoV-2. 

"Hacemos ingeniería, para tener la secuencia que nosotros queremos. (...) En la misma secuencia, incorporas esas variantes. Dentro de 7 meses esperamos que no haya cambiado mucho la situación... Pero ya que vamos un poco por detrás, esta sería la ventaja", ejemplifica Sola. 

En esta misma línea, se espera otra de las tecnologías más ambiciosas en cuestión de inmunización: las vacunas polivalentes —que puedan responder a diferentes formas del virus—. 

"Si hay 2 o 3 cepas predominantes en todo el mundo y la infección o la inmunidad a una no protege contra las otras, es posible que necesitemos vacunas polivalentes", reconoce a The Wall Street Journal el director del programa de investigación de vacunas de la Universidad de Vanderbilt (Tennessee, EEUU), Buddy Creech.

Pero los científicos aún desconocen cómo evoluciona el SARS-CoV-2 —clave para predecir qué mutaciones podrían propagarse, como se hace con la gripe cada año—. 

"La verdadera pregunta es a qué evolucionará el virus, y si supiéramos la respuesta, podríamos detenerlo", plantea al medio Sean Whelan, virólogo de la Universidad de Washington (EEUU).

Otros artículos interesantes:

Inmaculada Roldán espera una quinta ola de COVID-19 que afectará sobre todo a la población más joven

Este gráfico muestra qué le pasa a tu cuerpo al contagiarse con el COVID-19

12 signos de COVID-19 prolongado que debes consultar con tu médico