Los datos están ahí: las vacunas COVID-19 están demostrando ser cruciales para frenar la pandemia al reducir las infecciones, las hospitalizaciones y las muertes

BI

William Campbell/Getty Images

  • Las vacunas contra el coronavirus que se están inoculando son muy, muy buenas.
  • Los primeros datos del despliegue en el mundo real revelan una enorme reducción de la transmisión, las infecciones y las hospitalizaciones.
  • Las vacunas son más que una herramienta en la pandemia: son la salida.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Para las vacunas contra el coronavirus, las buenas noticias siguen llegando.

Los científicos que rastrean el rendimiento de las candidatas de Moderna, Pfizer y AstraZeneca han detectado que funcionan bien para proteger a las personas contra COVID-19 y que están a la altura de los resultados que arrojaron los ensayos en humanos de cada una de ellas. 

Además, después de haberse administrado a millones de personas en todo el mundo, no se han detectado efectos adversos inesperados —un dato crucial, dado que los fármacos pueden funcionar de forma diferente en el mundo real en comparación con los ensayos en laboratorios o con voluntarios—. 

Los estudios clínicos se limitan a estimar la eficacia de un fármaco. Pero lo importante es su traslado al mundo real. 

Todo lo que se sabe de la inmunidad contra el coronavirus hasta ahora

Según las últimas investigaciones, las vacunas benefician a un gran número de personas, sobre todo a las que tienen un alto riesgo de padecer enfermedades graves.

No obstante, incluso con los mejores datos, todavía quedan años antes de que las vacunas lleguen a un número suficiente de la población mundial como para frenar la pandemia. 

Se han administrado unas 265 millones de dosis de vacunas en todo el mundo —más de 4 millones sólo en España—, conforme a los datos de Bloomberg News. Al ritmo actual, calculan, se necesitará media década para que el 75% de la población mundial esté inmunizada, siempre y cuando las inyecciones respondan a las nuevas variantes originadas en Reino Unido, Brasil, Sudáfrica y Estados Unidos

Aunque no es la misma realidad para todos. España, por ejemplo, prevé que para verano de 2021 el 70% de la población haya recibido la vacuna y esté a punto de alcanzar la inmunidad colectiva

Cada vez hay más pruebas de que las vacunas contra el coronavirus funcionan

El despliegue de las vacunas confirman lo que los expertos en salud pública esperaban: las vacunas son realmente eficaces. 

Los datos de España, Israel, Reino Unido y Estados Unidos lo reflejan en el mundo real:  

Algunos de estos datos todavía no han sido revisados por pares. Dada la urgencia de la pandemia, los resultados suelen compartirse primero como preimpresiones o como borradores preliminares de artículos que aún no se han publicado en una revista científica.

Pero la conclusión general es clara: estas vacunas están funcionando

Los científicos no han detectado efectos secundarios inesperados ni problemas de seguridad. Por lo general, las personas vacunadas experimentan los efectos secundarios comunes a cualquier otra inyección inmunológica, como dolor e hinchazón en el lugar de la inyección, dolores de cabeza y fatiga, que duran 1 o 2 días después de la vacunación y tienden a mejorar.

Un vial de la vacuna de Pfizer

CHRIS JACKSON/POOL/AFP via Getty Images

La protección es amplia y las vacunas parecen impedir la propagación del COVID-19

La protección que ofrecen las candidatas contra COVID-19 es notablemente alta. 

Las vacunas parecen reducir drásticamente las posibilidades de contagiarse con COVID-19 y son especialmente eficaces para evitar hospitalizaciones y muertes

De hecho, para el pequeño grupo de personas inmunizadas que terminan contagiándose con el SARS-CoV-2, el desarrollo de la patología que provoca suele ser más leve. Por ende, también es probable que las vacunas reduzcan la transmisión y el contagio del virus.

23 efectos secundarios de menos a más graves de las vacunas contra COVID-19, según los prospectos de CIMA

En retrospectiva, esto puede parecer obvio, incluso inevitable. Pero la mayoría de las vacunas experimentales no resultan ser tan buenas.

Varios expertos en vacunación habían estimado a Business Insider, antes de que se anunciaran los resultados de la última fase de los estudios, que esperaban tener una vacuna contra el COVID-19 con una eficacia de entre el 70% y el 80%

Por su parte, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) estaba dispuesta a dar luz verde a cualquier vacuna que demostrara una eficacia de, al menos, el 50% —coincidiendo con las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS)—. Tanto las dosis de Pfizer como las de Moderna mostraron una eficacia cercana al 95% en los ensayos, y los datos del mundo real confirman su éxito.

Es más, los resultados sugieren que las vacunas ayudan a prevenir una serie de problemas relacionados con el COVID-19: infecciones asintomáticas, enfermedad sintomática, evolución grave, hospitalizaciones, uso de respiradores, etc.

El coronavirus está todavía lejos de desaparecer

Cuando se dieron a conocer los resultados de los primeros ensayos en humanos, no estaba claro si las vacunas evitarían todas las infecciones, lo que dejaba abierta la posibilidad de que las personas inmunizadas pudieran propagar el virus como portadores asintomáticos

Los nuevos datos sugieren que las vacunas tendrán un efecto significativo en la reducción de la propagación. Esto significa que la inmunización te protege a ti y a todos los que están a tu alrededor.

Aún así, no cabe duda de que la guerra contra el coronavirus está lejos de acabar

3 factores por los que tendrías que vacunarte 2 veces o más contra el COVID-19

Algunas variantes del virus han desarrollado mutaciones que pueden disminuir la protección de la inmunización, como sucedió con la variante sudafricana y la inyección de AstraZeneca y Oxford. Y los investigadores aún no saben cuán robusta y duradera es la inmunidad que confieren

De hecho, es posible que haya que aplicar vacunas de refuerzo de forma rutinaria o que se necesiten diferentes generaciones de vacunas —algo que ha adelantado a Business Insider el CEO de la biotecnológica Moderna, Stéphane Bancel, quien explica se irán sustituyendo las vacunas en despliegue por las nuevas candidatas a medida que se necesiten—.

Moderna tiene una nueva vacuna lista para probarse en humanos y una estrategia contra nuevas variantes del coronavirus

Es fácil perderse en la avalancha de noticias sobre las vacunas, sobre todo porque los mensajes de optimismo quedan truncados por el temor a que las variantes del virus disminuyan su impacto. 

Aunque todavía queda mucho trabajo por hacer, los primeros meses del despliegue de la vacuna respaldan un mensaje muy simple para el público: estas vacunas son extraordinariamente seguras y eficaces.

LEER TAMBIÉN: 23 efectos secundarios de menos a más graves de las vacunas contra COVID-19, según los prospectos de CIMA

LEER TAMBIÉN: 4 factores por los que podrías contagiarte de COVID-19 aunque estés vacunado

LEER TAMBIÉN: Un estudio reciente confirma que la vacuna de Pfizer ha evitado los casos graves de COVID-19 en Israel

VER AHORA: Javier Gándara, director general de easyJet para el Sur de Europa: “Nuestro gran reto es conseguir que volar vuelva a ser asequible para todos los bolsillos tras la crisis”