7 sencillos cambios que hacer en tu estilo de vida para reducir el riesgo de sufrir cáncer

vida sana, ejercicio

El cáncer es una de las principales causas de fallecimiento en el mundo, con aproximadamente 9,9 millones de muertes relacionadas con tumores en 2020. En España, se produjeron 113.00 muertes por cáncer en 2020 y se prevé que sean 160.000 en 2040.

Año tras año, también se incrementa su incidencia. En 2022 se esperan 280.100 españoles reciban un diagnóstico, cifra que en 2040 alcanzará los 341.000 casos nuevos, según la Sociedad Española de Oncología Médica.

Sin embargo, muchos de ellos podrían evitarse. Alrededor de un tercio de las muertes por cáncer se deben a factores modificables vinculados al estilo de vida, señala la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Se trata de una enfermedad genética que se origina cuando una mutación de las células hace que estas crezcan sin control y sobrepasen en número a las células normales. Se sabe que puede desarrollarse en cualquier parte del cuerpo y no solo en humanos. Sin embargo, qué lleva a una persona a padecerlo sigue siendo una de las grandes incógnitas que aún rodean a esta afección.

El cáncer es una enfermedad multicausal. Entre los factores de riesgo están la edad o la herencia genética. Pero también otros vinculados a factores ambientales o de estilo de vida. El 30% de los casos de cáncer están relacionados con malos hábitos alimenticios. En mayor o menor proporción ocurre lo mismo con el ejercicio, la ingesta de alcohol o el peso.

7 incógnitas que aún quedan por resolver sobre el cáncer

"Es más probable que dos terceras partes de los cánceres y la mayoría de los casos de cardiopatía, ictus y diabetes pudieran evitarse si viviéramos tal y como sabemos que debemos", defiende en Infosalus Lorenzo Cohen, doctor en Medicina y director del Programa de Medicina Integrativa del MD Anderson Center de la Universidad de Texas (EEUU).

A continuación, 7 cambios en tu estilo de vida que pueden ayudarte a reducir el riesgo de cáncer.

Mantén un peso saludable

Obesidad motivo que puede causar cansancio y la fatiga crónico

La obesidad es un factor de riesgo para hasta 13 tipos de cáncer, algunos de los cuales se sitúan entre los más frecuentes y mortales de España.

El sobrepeso continuado casi duplica las probabilidades de diagnóstico de cáncer de útero. Mientras, una reducción del 5% del peso en la etapa pre- y postmenopáusica reduce la incidencia de cáncer de mama hasta un 40% en comparación con las mujeres que no perdían peso. 

El exceso de peso también se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer de mama, colon, vesícula, esófago, riñón, pulmón, páncreas, útero o próstata, entre otros.

La obesidad es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. Su prevalencia no deja de crecer año tras año, también de manera alarmante en menores.

Aunque cada vez son más las voces que ponen en entredicho la utilidad de este indicador, por el momento la forma de valorar la obesidad en niños y en adultos es el Índice de Masa Corporal (IMC), que tiene en cuenta aspectos como el peso y la altura.

Una dieta saludable y algo de ejercicio pueden ayudar a combatir el exceso de peso.

Intenta estar físicamente activo

mujer haciendo ejercicio, correr

El sedentarismo es responsable de miles de muertes en todo el mundo cada año. No cumplir con las pautas de ejercicio recomendadas se ha vinculado a nocivos efectos sobre la salud, incluido un mayor riesgo de cáncer.

Así lo señala un estudio de 2020 en la revista JAMA Oncology, que analizó durante 5 años a 8.000 participantes a través de dispositivos de rastreo. Ninguno de los participantes tenía cáncer al comienzo del estudio, pero después de dicho periodo hasta 268 habían muerto de esa enfermedad.

Incluso después de tener en cuenta factores como la edad, el sexo y el estado de la enfermedad, los investigadores descubrieron que los participantes más sedentarios tenían un riesgo de cáncer un 82% mayor que sus homólogos más activos.

Sobre esto, una investigación reciente señala que solo en EEUU más de 46.000 casos de cánceres comunes podrían prevenirse con cumplir las pautas de actividad física de 300 minutos de ejercicio moderado a la semana.

La evidencia ha vinculado el ejercicio físico al cáncer de mama, de colon, útero y pulmón.

7 trucos sencillos para acabar con el sedentarismo y empezar a moverte más

"La inactividad evita el funcionamiento de muchas estructuras que participan en procesos vitales y resulta dañina hasta el punto de ser un claro factor de riesgo de enfermedades crónicas y cáncer",  explicó previamente la doctora Amelia Carro Hevia directora médica del Instituto Corvilud. 

La OMS recomienda al menos entre 150 y 300 minutos de actividad aeróbica moderada a la semana a adultos de entre 18 y 64 años.

Sigue una dieta saludable

frutas y verduras, comer

Lo que comes puede influir y mucho en tu riesgo de desarrollar cáncer. 

Mientras que una dieta sana y variada es el camino hacia una vida larga y saludable, la ciencia vincula hasta 12 tipos de cáncer con la mala alimentación.

Un estudio del pasado año detectó que la ingesta frecuente de refrescos se relaciona con un mayor riesgo de cáncer colorrectal en mujeres jóvenes. 

El abuso de ultraprocesados, carnes rojas y azúcares también se asocia con un aumento de las probabilidades de padecer algún tipo de cáncer.

Alimentos que están acabando con tu salud, según la ciencia

Frente a esto, una dieta variada repleta de frutas, verduras, cereales integrales, carnes magras y legumbres es una forma eficaz de ayudar a prevenir el cáncer a través de la alimentación. Un estudio de Harvard concluyó que un consumo de entre 2 frutas y 3 verduras al día puede reducir en un 10% el riesgo de cáncer. 

Evitar el tabaco

dejar tabaco

El tabaco no solo puede causar cáncer de pulmón, uno de los que más muertes causa en nuestro país.

Su consumo también se relaciona con la aparición de esta enfermedad en la cavidad oral, la faringe, la laringe, el esófago, el estómago, el cuello del útero, la vejiga, el riñón, el páncreas y la próstata, además de la leucemia mieloide aguda. 

Se estima que el efecto carcinógeno del tabaco se asocia a entre 16% y el 40% de los casos de cáncer en general. De ahí que no tener este hábito sea saludable y ayude a prevenir el cáncer. 

Si no has empezado, evita hacerlo. Y, si ya estás enganchado, hay estrategias que pueden ayudarte a dejarlo.

Bebe el menor alcohol posible

ingesta alcohol, amigos

El consumo de alcohol puede producir cáncer, en especial de boca, esófago, garganta, hígado, colon y recto, así como de mama. Se ha demostrado que el 12% de todos los cánceres tienen una relación directa con el consumo de alcohol, de acuerdo con la Asociación Española contra el Cáncer.

Según sus cifras, el cáncer de mama aumenta su riesgo de aparición en un 7% cuando se consumen más de 20 gramos diarios de alcohol (el equivalente a 2 cañas de cerveza o un gin tonic). El riesgo de cáncer de intestino se incrementa hasta un 23% en comparación con la población que no toma alcohol o lo hace de forma moderada.

Un gran estudio genético que siguió a 150.000 personas a lo largo de una década halló además que los riesgos son todavía mayores para las personas con baja tolerancia al alcohol hereditaria, ya que no pueden metabolizar adecuadamente la bebida. 

No existe cantidad segura de alcohol en términos de salud. Cualquier ingesta impactará en tu organismo aunque, a mayor cantidad, mayor riesgo. En el caso del cáncer gastrointestinal, beber con frecuencia puede ser un factor de riesgo más importante que la cantidad de alcohol consumida cada vez, según un estudio a gran escala reciente.

Protege tu piel del sol

quemadura solar, sol, piel

La idea de ponerte protector solar cada día no es un consejo solo para combatir arrugas. La piel tiene memoria y las quemaduras de hoy pueden ser problemas de salud mañana. O, dicho de otra forma, el cáncer de piel es uno de los más comunes y también más prevenibles.

En nuestro país, cada año el cáncer de piel aumenta su incidencia un 10% y se diagnostican 78.000 casos nuevos, según cifras de 2018 recogidas por Redacción Médica

De estos, casi el 95% pertenecen al cáncer de piel. Producido en la capa más externa de este órgano, su factor de riesgo más importante "es la exposición crónica y prolongada a la radiación ultravioleta del sol, sobre todo durante la época estival". 

Evitar la exposición al sol entre las 12 y las 16 horas, usar fotoprotección de al menos 30 y vestir ropa de protección y gafas de sol homologadas son algunas maneras de prevenir el cáncer de piel que establece la Academia Española de Dermatología y Venereología.

Hazte revisiones frecuentes

Cáncer de mama

Por muy saludable que sea tu estilo de vida, el riesgo cero de cáncer no existe. Es por eso que acudir a revisiones médicas y realizar autoexploraciones que puedan detectarlo es tan importante.

Estar atentos a síntomas que puedan indicar un diagnóstico también es aconsejable. Muchos de los primeros síntomas que aparecen en el desarrollo de un cáncer se suelen confundir con otras patologías o afecciones pasajeras.

La detección temprana del cáncer aumenta ampliamente las posibilidades de recuperación y supervivencia. Se estima que hasta el 90% de los casos de cáncer de colon y recto podrían curarse si se detectan precozmente. En el caso del cáncer de mama, identificarlo en las primeras etapas puede reducir entre el 25% y el 31% la mortalidad. 

A partir de los 40, los médicos aconsejan revisiones ginecológicas, colonoscopias y mamografías de manera regular. 

Sin embargo resulta aconsejable realizarse estas pruebas incluso antes. Algunos tipos de cáncer relacionados con la dieta y el estilo de vida, como el cáncer colorrectal y el de mamá, están incrementando su incidencia entre los más jóvenes.

Otros artículos interesantes:

9 falsas creencias sobre el cáncer que pueden causar preocupaciones innecesarias

11 síntomas silenciosos de los tipos de cáncer más comunes en España

8 cosas que se han descubierto en 2021 que están relacionadas con el cáncer, desde el maquillaje hasta los hábitos sexuales

Te recomendamos