Pasar al contenido principal

Las 10 reglas de oro para comportarse correctamente en un crucero

Pasajeros de un crucero en las tumbonas.
Steve Mason/Getty
  • Tener un buen comportamiento en un crucero, como en cualquier otra estancia vacacional, es lo ideal. 
  • Existen reglas no escritas que deberías cumplir para hacer la convivencia con otros pasajeros y la tripulación más fácil.
  • Y, aunque te sorprenda, algunas de ellas no son aceptadas por los viajeros. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Hay muchos códigos no escritos sobre la vida a bordo de un crucero. Estos tienen que ver con la cortesía y las reglas de comportamiento en un ambiente que se comparte con cientos, quizás miles de personas.

Desde la propina hasta la vestimenta, pasando por las reglas de convivencia o las costumbres con la comida y la bebida, hay que tener en cuenta algunas normas de conducta.

Leer más: 5 cruceros con experiencias que se salen de lo habitual en este tipo de embarcaciones y viajes

Estos son algunas reglas que se deberían seguir en un crucero.

1. No discutir en el camarote

Habitación de un crucero
Getty Images

Las paredes de los camarotes son más finas que las de la casa o un hotel. A más de un pasajero le sorprenderá la facilidad con la que se escuchan los sonidos del pasillo o de las habitaciones contiguas.

Por ello, hay que evitar no solo las discusiones puertas adentro, sino también hablar en un tono de voz alto por la noche o poner el televisor a un volumen considerable.

Leer más: Así se evita que una discusión con un narcisista se vaya de las manos

2. El crucero no es el yate personal

Mujer en pijama en un crucero.
RossHelen/Getty

Por más que uno haya pagado para estar cómodo y relajado, eso no autoriza a que se esté paseando por los pasillos en pijamas o ropa interior.

Leer más: Influencer del sueño: este londinense ha conseguido miles de seguidores en Instagram simplemente por dormir en las mejores suites del mundo

Tampoco es de buen gusto estar exhibiendo el arsenal de joyas en ámbitos poco apropiados, como puede ser la piscina; o recorrer los ambientes del barco escuchando música desde el móvil.

3. No reservar tumbonas para todo el grupo

Pasajeros de un crucero en las tumbonas.
Steve Mason/Getty

La guerra de las tumbonas, tan clásica de los hoteles 'todo incluido', también tiene su capítulo en las piscinas de los cruceros.

La tripulación tolera que se pueda colocar una toalla o un artículo personal para reservar una mesa o unas sillas para un par de personas, y por no más de 20 o 30 minutos.

Leer más: 20 errores habituales que debes evitar en un crucero

Pero la estrategia de lanzar toallas a diez tumbonas y no dar señales de vida por una hora es de mala educación. Por más grande que sea un crucero, no se puede ser el dueño del lugar.

4. Tener cuidado con la salud

[re] conscuencias de respirar aire contaminado
Shutterstock

Aunque un crucero tenga un tamaño equivalente a tres campos de fútbol, es un espacio relativamente reducido compartido por mucha gente.

En caso de que se tenga algún constipado, conjuntivitis o alguna enfermedad que pueda ser contagiosa hay que evitar los lugares comunes o con mucha concentración de personas; y recurrir al personal médico lo antes posible.

Ni hace falta aclarar que cuando se tose o estornuda hay que ser discreto y tener la boca tapada, y no se deben compartir toallas ni otros enseres personales.

Leer más: Los cruceros, una fuente de contaminación mayor que 100 millones de coches

5. Ser educado con los tripulantes

Tripulación de un barco.
yoh4nn/Getty

Los tripulantes tienen dos tareas principales: velar por la seguridad a bordo y procurar que los pasajeros tengan una experiencia inolvidable. Están al servicio de los viajeros, pero no son sus empleados, por ello nadie tiene por qué ser maleducado, ni se debe hablarles a los gritos o pretender que hagan tareas a las que no están autorizados.

Leer más: 9 miembros de tripulación de yates de lujo comparten cómo es trabajar para un multimillonario

Si uno necesita una manta extra, o le gustaría que el cóctel lleve un poco más de ron, solo hay que pedirlo de buenas maneras.

6. Dejar propina cuando corresponde

Mujeres pagando en un restaurante.
LeoPatrizi/Getty

Al contratar un crucero siempre hay que asesorarse sobre cuáles son las reglas respecto a la propina. En los que ya está incluida puede ser un tema menos en el que pensar; pero en los que no, queda muy mal visto no dar una pequeña contribución a los tripulantes encargados de la limpieza de los camarotes, del servicio de las comidas, los empleados del casino y los bartenders.

Leer más: 10 comportamientos habituales en España pero que están muy mal vistos en otros países

No hay una regla escrita de cuánto dejar de propina, pero un parámetro aceptado es entre 10 y 15 euros por persona y por día. En ocasiones, como cuando se compra un cóctel, esta se puede sumar a la cuenta; pero por las dudas siempre conviene tener billetes de baja denominación a mano.

7. No beber en exceso

Amigos bebiendo en un crucero.
DisobeyArt/Getty

Por lo general en los cruceros no están incluidas las bebidas alcohólicas, pero sí se venden cupones que brindan importantes descuentos.

Como en un bar o una discoteca, se debe beber con moderación. El vaivén del barco, si hay marejada, puede perjudicar a las personas que no son demasiado tolerantes con la bebida.

Leer más: Los trabajadores de cruceros dicen que tienen tanto sexo a bordo que es comparable con las residencias universitarias

Y hay pocas cosas más vergonzosas que protagonizando escenas originadas del exceso etílico.

8. No dejar que los niños corran por cualquier lado

Madre e hija de vacaciones en un crucero.
Kerkez/Getty

En los cruceros hay zonas reservadas para niños, como salas de juego o parques acuáticos. Pero eso no les da carta blanca a que estén por las demás áreas del crucero corriendo como si un parque.

Leer más: 54 fotos escandalosas que muestran cómo los hijos de los multimillonarios se gastan las fortunas de sus padres

Además de un potencial riesgo para la seguridad, hay zonas donde se suele tener conductas más reservadas, como en los restaurantes; por lo que algunos padres deberían tener más cuidado con sus hijos.

9. Ser moderado con la comida

Pasajeros de un crucero comiendo y hablando
Aja Koska/Getty

El buffet libre puede ser una tentación, pero no por eso hay que llenar el plato como si se saliera de una semana de ayuno.

Servirse en exceso lleva a un despilfarro de alimentos, una mala costumbre que los cruceros tratan de erradicar.

Además es un causal de problemas hepáticos o digestivos, que se suele potenciar por un consumo excesivo de alcohol.

Leer más: Por qué los hoteles más caros no siempre son los mejores, según un viajero profesional que se ha alojado en más de 3.000

10. Vestir de manera correcta

Grupo de jóvenes de vacaciones en un crucero.
Los cruceros más cortos son los preferidos de jóvenes y principiantes. bernardbodo/Getty

Hay ciertas zonas del crucero donde uno se puede vestir de manera informal, como las áreas de recreaciones, el solárium o la piscina. Pero en los comedores y restaurantes, y sobre todo de noche, hay que mantener una cuota de elegancia. O al menos de discreción.

Leer más: Estos son los trucos que Zara usa para descubrir qué ropa vas a comprar incluso antes de que la veas

En muchas cenas la tripulación se encarga de avisar cuál será el código de vestimenta de la ocasión, y queda muy mal no respetarla.

 Artículo original de Cerodosbé.

 

Y además